Elija un idioma principal para aprovechar al máximo nuestras páginas de la sección Artículos:
English 日本語 Español Português

Hemos realizado muchas mejoras en las páginas de la sección Artículos. ¡Por favor, envíe sus comentarios a editor@DiscoverNikkei.org!

Crónicas Nikkei 8 — Héroes Nikkei: Pioneros, Modelos a Seguir e Inspiraciones

Mi héroe: Setsutaro Hasegawa

Para cuando yo nací a inicios de los años 60, la larga sombra de la Segunda Guerra Mundial comenzaba a desvanecerse. Los años 50 y 60 fueron testigos de oleadas sucesivas de inmigrantes que llegaban a Australia,pero casi ninguno era asiático o japonés. La política blanca australiana aún prevalecía y, a juzgar por el color de mi piel, tuvo éxito; aunque aún yo conservabami apellido japonés.

Mi padre nació con el nombre de Raymond Taro Hasegawa, hijo de Leo Takeshi Hasegawa y nieto de Setsutaro Hasegawa (ST Hasegawa), un inmigrante japonés a Australia que había llegado en 1897, antes de la federación y la promulgación de la ley para la restricción de la inmigración, conocida como “Australia blanca”.

Nunca conocía a ST Hasegawa, como frecuentemente él firmaba , ya que falleció en 1952 a la avanzada edad de 81 años. Sin embargo, sé que nació en Otaru, Hokkaido, fue un maestro de escuela y el mayor de los hijos. Como muchos de su generación, aprovechó la libertad para viajar que vino tras el fin de la era Tokugawa y la promulgación de las reformas Meiji. Llegó a Australia a bordo del Yamashiro Maru en 1897 para trabajar como sirviente en Melbourne y aprender inglés.Después, dejó el servicio de su empleador y comenzó a trabajar en lavanderías antes de establecer su propia lavandería en la ciudad de Geelong. Para 1905, se casó y nació el primero de sus tres hijos.

En algunos aspectos, creo que el matrimonio y la llegada de tres hijos fueron decisivos para que ST Hasegawa se quedara en Australia hasta su fallecimiento en lugar de regresar a casa. Siendo el hijo mayor, se podría haber esperado que él se hiciera cargo de la familia, como la tradición ordena, pero para 1911 era padre de tres niños y para 1914,se convirtió en padre soltero.

Leo Takeshi, Moto Kozo y Joenacieron todos con el apellido Hasegawa pero solo uno de ellos murió con él. Parece que la vida seguía un camino bastante recto para la familia Hasegawa en Geelong hasta que la Segunda Guerra Mundial estalló. Todo ello cambió al día siguiente del bombardeo dePearl Harbour y la declaración de guerra a Japón, cuando ST Hasegawa fue arrestado e internado en Tatura. Al mismo tiempo, Leo Takeshi se alistaba en el ejército,mientras que Moto Kozo trabajaba en Melbourne y Joe era contador.

Los hijos de Leo Takeshi, que eran ocho, vivían con ST Hasegawa en la casa que él había comprado en los años 20. La Segunda Guerra Mundial era una época difícil, el apellidoHasegawa junto con la apariencia de asiático sacó a relucir lo peor en algunas personas, pero no de todas. Mi tía Matsu, una adolescente durante la guerra, cuenta de las piedras que le tiraron debido a su ascendencia japonesa. Mientras que en Melbourne, Moto Kozo estaba harto de que lo llamen “Jap” [abreviación del inglés “Japanese” o japonés, con sentido peyorativo]y decidió que lo más fácil para él y su familia era adoptar el apellido de soltera de su madre olvidado hace mucho tiempo, Cole.

ST Hasegawa, ahora con unos setenta años, consiguió una libertad anticipada de Tatura por compasión en 1943. Estuvo sujeto a restricciones, pero se le permitió vivir con su familia en 21 Little Ryrie Street por el resto de la guerra.

En el mundo moderno, miramos la televisión, escuchamos música, navegamos por el internet y viajamos. En las épocas anteriores a la televisión e internet, ST Hasegawa pasaba el tiempo en que no estaba trabajando haciendo jardinería y alimentando a los peces dorados y aves. La casa en Little Ryrie St tenía un magnífico jardín de piedras de estilo japonés en el patio de entrada, mientras que la parte posterior estaba llena de estanques y jaulas de pájaros.  Cuenta la leyenda familiar que gente de todas partes venían a ver el jardín.

En aquellos días, si querías comida japonesa tenías que bajar a los embarcaderos en Geelong cuando los barcos japoneses estaban en la ciudad para comprar lana y hacer trueque con los marineros japoneses. Se dice que mientras ST Hasegawa aún estaba vivo, siempre había pepinillos japoneses en la casa. La comunidad japonesa en Geelong era pequeña y estaba compuesta de 4 hombres quienes, junto con mi bisabuelo, se casaron con mujeres australianas y dirigieron lavanderías. Me contaron que ellos se reunían con frecuencia para conversar en japonés.

Para cuando llegué en los años 60, el jardín japonés se encontraba en abandono. Los estanques estaban vacíos, las jaulas habían desaparecido y la memoria de ST Hasegawa prácticamente se había desvanecido. En 1956, después de que su padre murió, el hijo menor, Joe, cambió su apellido a Cole y eliminó el recuerdo de una ascendencia japonesa. Leo, mi abuelo, conservó su apellido hasta su muerte, como lo hicieron sus tres hijos. Matsu, la hija de Leo, era conocida por la mayoría como Sue. La segunda y tercera generación y aquellos de su alrededor se sentían a menudo incómodos con la idea de la ascendencia japonesa.

A menudo me pregunto por qué era yo, la cuarta generación,quien se había interesado en mi ascendencia japonesa. En retrospectiva, puedo ver que no existe una sola razón sino más bien muchas. Mi curiosidad comenzó en casa, cuando mi padre había reunido varios artículos que habían pertenecido a su abuelo, incluyendo su pasaporte, reloj de bolsillo, ábaco, entre otros.Siendo un niño pequeño, puedo recordarlo mostrándome estos tesoros familiares y hablando sobre su abuelo. Esto dejó una impresión en mí y en el camino sentí cada vez mayor curiosidad. En sentido literal, yo era un niño pequeño que creció en el distrito blanco anglo-occidental de Victoriay que lucía como ellos, y por otro lado, no.

Además, era una época en donde las actitudes hacia Japón se encontraban en transición, específicamente, Japón estaba pasando de ser un estado paria a ser nuestro mayor socio comercial y una fuente de gran interés a medida que sus bienes de consumo, animación y comida cautivaban nuestra atención e imaginación. De niño, a inicios de los años 70, puedo recordar haber visitadoSukiyaki House, un restaurante japonés en la ciudad de Melbourne, en donde la mayoría de las meseras eran novias de guerra japonesas y que una de ellas tuvo que escribir mi apellido en japonés. Esto pudo haber sido el primer restaurante japonés en Melbourne y fue, desde luego, mi primera experiencia conociendo a gente japonesa y compartiendo su comida. Fue en muchos sentidos el inicio de una relación para toda la vida con el país de mi bisabuelo.

En cuanto a mí, al final, viajé y viví en Japón; primero, a inicios de los años 80 siendo un estudiante y en años más recientes, como hombre de negocios. En resumen, mi herencia se ha convertido en mi vida. Como reflexión, puedo notar que la segunda y tercera generación de la familia Hasegawa tuvo que lidiar con problemas complejos relacionados con la raza y el odio, especialmente durante la guerra y sus consecuencias que los llevó a rechazar su ascendencia japonesa. Para mí, ha sido mucho más fácil.

 

© 2019 Andrew Hasegawa

16 Estrellas

La Favorita de Nima-kai

Cada artículo enviado a esta serie estuvo disponible para ser elegido como los favoritos de nuestros lectores y de los Comités Editoriales. ¡Gracias a todos los que votaron!

Australia japanese australian migration Tatura World War II

Sobre esta serie

La palabra “héroe” puede significar diferentes cosas para diferentes personas. Para esta serie, hemos explorado la idea de lo que es un héroe nikkei y de lo que esto significa para diversas personas. ¿Quién es tu héroe? ¿Cuál es su historia? y ¿de qué manera ha influido en tu identidad nikkei o tu conexión con tu herencia nikkei?

Les pedimos historias desde mayo hasta septiembre de 2019, y la votación concluyó el 12 de noviembre de 2019. Todas las 32 historias (16 en inglés, 2 en japonés, 11 en español y 3 en portugués) que recibimos desde Argentina, Australia, Brasil, Canadá, Japón, los Estados Unidos, México y Perú.

Aquí están las historias favoritas seleccionadas por nuestro comité editorial y la comunidad Nima-kai. 


Las elegidas del Comité Editorial:

La elegida por Nima-Kai:

Para saber más sobre este proyecto de escritura >>


Mira también estas series de Crónicas Nikkei:

#1: ¡ITADAKIMASU! Sabores de la cultura nikkei 
#2: Nikkei+ ~ Historias de Lenguaje, Tradiciones, Generaciones y Raza Mixtos ~
#3: Nombres Nikkei: ¿Taro, John, Juan, João?
#4: La Familia Nikkei: Memorias, Tradiciones, y Valoress
#5: Nikkei-go: El idioma de la familia, la comunidad y la cultura
#6: ¡Itadakimasu 2! Otros sabores de la cultura nikkei
#7: Raíces Nikkei: Indagando en Nuestra Herencia Cultural