Elija un idioma principal para aprovechar al máximo nuestras páginas de la sección Artículos:
English 日本語 Español Português

Hemos realizado muchas mejoras en las páginas de la sección Artículos. ¡Por favor, envíe sus comentarios a editor@DiscoverNikkei.org!

war

en ja es pt

Crónicas Nikkei 8 — Héroes Nikkei: Pioneros, Modelos a Seguir e Inspiraciones

Mi Padre fue un Resistente de Tule Lake

My father’s family in 1926. He is on the far right.

Siempre admiraré la fuerza y valentía de mi padre. A pesar de los increíbles desafíos que él tuvo que padecer durante la Segunda Guerra como un joven confinado a los campos de concentración en Estados Unidos, él vivió su vida con pasión y perseverancia.

Mi padre nació en Santa Ana, California el 6 de junio de 1921. Sus padres eran inmigrantes quienes manejaban una exitosa granja de apios. Cuando él tenía cinco años de edad, él y sus padres se mudaron de vuelta a Japón para cuidar de su abuelo enfermo. Allí pasó el resto de su infancia. Muchos años después, mi abuela me contaría lo estudioso e inteligente que él era, y que él había nacido para ser un líder. En 1939, él se graduó con honores de la prestigiosa Escuela Secundaria Kenritsu Yamatahama y aceptó una pasantía en el Banco Sumitomo de Los Ángeles. Una vez que se mudó a California del Sur, él conoció a otros kibei-nisei, aquellos nacidos en Estados Unidos, pero criados en Japón. El futuro se veía promisorio.

Los ataques a Pearl Harbor en diciembre de 1941 dramáticamente cambiaron las vidas de los nikkei o los individuos de herencia japonesa. Tres meses después, el presidente Franklin D. Roosevelt firmó la Orden Ejecutiva 9066, la cual autorizaba la encarcelación de 120,000 japoneses que viviesen en la Costa Oeste, dos tercios de los cuales eran ciudadanos estadounidenses. Mi padre fue enviado de manera forzosa al Campo de Encarcelación Manzanar, ubicado al oeste del Valle de la Muerte.

En el Campo de Encarcelación Manzanar, mi padre trabajo en la tienda de reparación de máquinas de coser. Él se encuentra atrás, el segundo desde la izquierda.

Tras las cercas de alambres de púas en medio del desierto, su sueño de seguir una carrera como banquero se derrumbó para siempre. Como veinteañero sin familia en los Estados Unidos, él debió haberse sentido muy solo y traicionado.

En 1943, una “solicitud de autorización de permiso” fue otorgada a los adultos en los campos de internamiento. Creada por la Autoridad de Reubicación de Guerra de los Estados Unidos, esta incluía dos preguntas; las preguntas 27 y 28, las llamadas preguntas de lealtad, las cuales se convirtieron en una fuente de gran conflicto e inquietud entre los japoneses que vivían en los campos.

La pregunta 27 sostenía: “¿Está usted dispuesto a prestar servicio a las fuerzas armadas de los Estados Unidos en misión de combate, cuando sea que le fuese ordenado?”

La pregunta 28 sostenía: “¿Jurará usted lealtad incondicional a los Estados Unidos de Norteamérica y defenderá fielmente a los Estados Unidos de cualquier o todo ataque por fuerzas extranjeras o nacionales, y renuncia a cualquier forma de lealtad u obediencia hacia el emperador japonés, a cualquier gobierno extranjero, poder u organización?”

Se generó la confusión y se manifestaron protestas masivas.

¿Significaba un “sí” a la pregunta 27 que los hombres nisei serían reclutados al ejército de los Estados Unidos, mientras que al mismo tiempo deberían permanecer tras las cercas de alambres de púas?

¿Se infería por un “sí” a la pregunta 28 que los inmigrantes issei se convertirían en apátridas y por lo tanto serían separados de sus hijos nacidos en los Estados Unidos?

Muchos, como mi padre, protestaron y se rehusaron furiosamente a responder a las ambiguas preguntas o respondieron “no” a ambas. Condenados al ostracismo y catalogados como los chicos “no-no” (luego conocidos como los rebeldes de Tule Lake), ellos seguidamente fueron enviados al Centro de Segregación de Tule Lake, en la región desolada del norte de California.

Más tarde en la vida, en un ensayo personalmente titulado “Detention Camp Vagabond” (Vagabundo del Campo de Detención), mi padre describió su experiencia:

Aquellos que fueron juzgados como desleales debían ser segregados al campo de Tule Lake. Como yo había pedido ser enviado de regreso a Japón, yo ya estaba en la lista negra. No tuve que responder a las preguntas de lealtad en Tule Lake. Tule Lake fue construido para albergar a diez mil personas, pero 18 mil fueron atestados allí. De todos los actos racialmente discriminatorios perpetrados por los Estados Unidos, recuerdo este como el peor.

Con el bombardeo atómico estadounidense de Hiroshima y Nagasaki, la Segunda Guerra Mundial llegó a su fin en agosto de 1945. El Centro de Segregación de Tule Lake cerró el año siguiente. Mi padre fue enviado a un campo de encarcelación en Crystal City, Texas, con otros rebeldes de Tule Lake. Él describió su llegada:

Apenas nos reunimos, nos asignaron números, que nos pusieron en nuestros pechos. No solo eso, también se nos llevó a la caseta del guardián para ser registrados por contrabando. Fuimos forzados a desnudarnos para la inspección. Aún recuerdo haberle gritado al soldado, quien tenía alrededor de mi edad, “¿cuál es el gran hecho de apuntarle una bayoneta calada a un compañero estadounidense?”

En 1947, mi padre fue asignado a trabajar en Seabrook Farms, una compañía de alimentos congelados con base en Nueva Jersey. Posteriormente ese mismo año, el Departamento de Justicia ordenó poner en libertad a todos los detenidos nikkei. Mi padre saboreó la libertad por primera vez en más de cinco años.

Recuerdo haberle preguntado por qué simplemente él no regresó a Japón a estar con su familia. Él me dijo que a pesar de los horribles años en el campo, él deseaba ver a dónde lo llevaría su vida en los Estados Unidos. Él pronto se estableció en Pasadena, California, en donde conoció a mi madre y empezó una familia. En su mente, era demasiado tarde para seguir una carrera en la universidad o una carrera de banquero. Debido a los prejuicios hacia los japoneses en la posguerra de los años cincuenta, era difícil encontrar trabajo. Por ello, trabajo arduamente por los siguientes cuarenta años como un jardinero independiente. Él se convirtió en un prominente miembro de la comunidad japonesa americana, tomó cargos de líder en la Asociación de Jardineros del Sur de California, el Club de la Prefectura de Ehime y el Kokuseiryu Shigin (Shigin es una forma de cantar poemas japoneses clásicos).

Mi padre rara vez hablaba de sus años de encarcelamiento. Creo que era demasiado doloroso. Ocasionalmente, yo escuchaba sus conversaciones con sus amigos kibei-nisei. A veces, él oía algo en las noticias que lo hacia recordar su experiencia en el campo, y se desataba en él una violenta furia. No estoy segura de si él perdonó a los Estados Unidos por lo que se le hizo a los japoneses americanos. Pero sé que él nunca lo olvido.

Mi padre falleció en el 2016, a la edad de 94 años. Él continúa siendo mi inspiración.

Es interesante notar que en los 75 años desde la Segunda Guerra Mundial, ningún individuo de ascendencia japonesa ha sido jamás condenado por actos de espionaje o sabotaje.

 

* Esta es la historia favorita del Nima-kai de la serie Héroes Nikkei.

 

© 2019 Keiko Moriyama

51 Estrellas

La Favorita de Nima-kai

Cada artículo enviado a esta serie estuvo disponible para ser elegido como los favoritos de nuestros lectores y de los Comités Editoriales. ¡Gracias a todos los que votaron!

father heroes japanese american loyalty questionnaire Nikkei Chronicles Nikkei Heroes resister tule lake World War II

Sobre esta serie

La palabra “héroe” puede significar diferentes cosas para diferentes personas. Para esta serie, hemos explorado la idea de lo que es un héroe nikkei y de lo que esto significa para diversas personas. ¿Quién es tu héroe? ¿Cuál es su historia? y ¿de qué manera ha influido en tu identidad nikkei o tu conexión con tu herencia nikkei?

Les pedimos historias desde mayo hasta septiembre de 2019, y la votación concluyó el 12 de noviembre de 2019. Todas las 32 historias (16 en inglés, 2 en japonés, 11 en español y 3 en portugués) que recibimos desde Argentina, Australia, Brasil, Canadá, Japón, los Estados Unidos, México y Perú.

Aquí están las historias favoritas seleccionadas por nuestro comité editorial y la comunidad Nima-kai. 


Las elegidas del Comité Editorial:

La elegida por Nima-Kai:

Para saber más sobre este proyecto de escritura >>


Mira también estas series de Crónicas Nikkei:

#1: ¡ITADAKIMASU! Sabores de la cultura nikkei 
#2: Nikkei+ ~ Historias de Lenguaje, Tradiciones, Generaciones y Raza Mixtos ~
#3: Nombres Nikkei: ¿Taro, John, Juan, João?
#4: La Familia Nikkei: Memorias, Tradiciones, y Valoress
#5: Nikkei-go: El idioma de la familia, la comunidad y la cultura
#6: ¡Itadakimasu 2! Otros sabores de la cultura nikkei
#7: Raíces Nikkei: Indagando en Nuestra Herencia Cultural