Select a primary language to get the most out of our Journal pages:
English 日本語 Español Português

We have made a lot of improvements to our Journal section pages. Please send your feedback to editor@DiscoverNikkei.org!

El orgullo de identificarse. “Soy Nikkei Perú”, espacio de reflexión y aporte a la sociedad  

Yuriko Tanaka, Alexis Sakuda, Geraldine Sakuda y Caroline Gibu, promotores de “Soy Nikkei Perú”. (Foto © APJ / José Vidal)

Con motivo de los Censos Nacionales que se realizaron en el Perú en octubre de 2017, un colectivo de nikkei de distintas profesiones creó un espacio para la reflexión con la campaña “Soy Nikkei Perú”, que aprovechó las redes sociales, los medios de comunicación y distintos espacios para sensibilizar a la comunidad peruano japonesa con su identidad.

Caroline Gibu, Geraldine Sakuda, Alexis Sakuda y Yuriko Tanaka integran este colectivo que tuvo su primera reunión a fines de setiembre, luego de que Caroline se planteara una serie de dudas por la pregunta del censo sobre “autoidentificación étnica”, lo que permitía que todos los peruanos pudieran ejercer su derecho a definirse e identificarse según sus antepasados, orígenes o costumbres.

Para Gibu, este planteamiento era valioso porque ayudaba a que cada persona hiciera un acto de reflexión sobre su identidad y se sintiera orgullosa de ella.

La omisión de los nikkei como alternativa de respuesta a la pregunta sobre autoidentificación étnica llamó la atención de Gibu y de algunos de sus amigos con los que se contactó, entre ellos, Geraldine Sakuda.

“Nos preguntamos qué podíamos hacer porque la cédula ya estaba impresa y no era cuestión de quejarnos, no pensamos la campaña como un medio de protesta”, explica Geraldine, quien indica que una de las primeras cosas que hicieron fue reunirse para reflexionar sobre el hecho de ser un nikkei y a partir de ahí definir una estrategia que no causara confusiones. “No era una campaña para ganar más ‘votos’”, aclara.

Al hablarse de etnia en lugar de cultura, se presentaban dudas sobre el término más adecuado (oriental, asiático, etc.), sobre todo por los japoneses migrantes que pueden tener otra visión de su identidad, ya que en ellos estuvo presente la idea del retorno, algo que fue cambiando con las siguientes generaciones. “Nos preguntamos qué podíamos aportar como peruanos y qué podríamos originar a futuro”, dice Alexis.

“Fue un trabajo complejo analizar la pregunta y qué opción queríamos difundir para no dar una idea de exclusión”, añade.

Algo crucial era el hecho de que se reconociera una tradición y el aporte que ya ha dejado la comunidad peruano japonesa en el país. “Creemos que es algo que se evidenció en los comentarios que hicieron en la fan page, donde muchos se preguntaban por qué no estaban los nikkei”, comenta Geraldine.

Identidad y reconocimiento

Yuriko Tanaka es una de las más jóvenes de este colectivo y cuenta que mirarse a sí misma para definirse ha sido un proceso interesante. Ha servido además para pensar en la identidad y ciertos conceptos como el determinismo. “Siempre me dicen china y ahora digo que soy nikkei. Otro comentario es que yo seguro debo saber de tecnología”, dice entre risas. 

Para Yuriko en la sociedad actual hay una suerte de discriminación positiva de los nikkei por el aporte que han tenido como comunidad.

Gibu señala: “Hay un reconocimiento general del gran aporte que la comunidad nikkei ha tenido y tiene en la sociedad peruana, sobre todo en aspectos socioculturales, académicos, profesionales y empresariales. Dicho reconocimiento permitió que la campaña no generara posiciones negativas o trascendiera a temas políticos que no eran objeto de la campaña”.

La campaña “Soy Nikkei” dejó en claro el orgullo de ser peruanos. (Foto © APJ / José Vidal)

100 MIL NIKKEI

La expectativa de este colectivo era que se pudiera llegar a censar a unos 100 mil nikkei que viven en el Perú, aunque las cifras pueden ser engañosas. “La Encuesta Nacional de Hogares (ENAHO) hizo una pregunta de raza y obtuvo 300 mil personas asiáticas, el 1 % de la población, pero la pregunta fue diferente”, dice Caroline. Para abril de 2018 se espera tener la data completa de este registro que no se realiza desde el 2007, cuando se censaron a 27.412.157 peruanos.

Tras conocerse los resultados, el siguiente paso que plantean estos jóvenes nikkei es que las cifras se puedan utilizar para que más nikkei puedan seguir aportando cada vez más a la sociedad conservando y difundiendo los valores transmitidos por los migrantes japoneses, “para que lo nikkei siga siendo visto como algo positivo y deseable, y que logremos un país más justo, inclusivo y solidario”.

 

* Este artículo se publica gracias al convenio entre la Asociación Peruano Japonesa (APJ) y el Proyecto Discover Nikkei. Artículo publicado originalmente en la revista Kaikan Nº 113, y adaptado para Discover Nikkei.

 

© 2018 Texto y fotos: Asociación Peruano Japonesa

identity peru