ジャーナルセクションを最大限にご活用いただくため、メインの言語をお選びください:
English 日本語 Español Português

ジャーナルセクションに新しい機能を追加しました。コメントなどeditor@DiscoverNikkei.orgまでお送りください。

Japoneses la comunidad en busca de un nuevo sol naciente - Parte 4

Parte 3 >> 

LA CASA DE FLORES Y JARDINES MATSUMOTO

El primero de esos inmigrantes que arribó al país fue el señor Tatsugoro Matsumoto, quien llegó como emigrante libre en 1898, y posteriormente su hijo Sanshiro Matsumoto, en 1910. Ambos levantarían un importante negocio de flores y plantas en la actual calle de Colima en la colonia Roma. La familia Matsumoto desempeñaría un papel muy importante durante y después de la concentración de japoneses en la ciudad de México durante la Segunda Guerra Mundial.

Tatsugoro Matsumoto había desembarcado en México antes de dirigirse a Perú, donde pensó establecer en principio su negocio de flores. Al regresar a México nunca lo abandonó hasta su muerte, acaecida a la edad de 94 años. Desde los primeros años de su estancia en el país, su trabajo de jardinería y de florería cautivó a la alta sociedad porfiriana, trabajó para las familias más adineradas como Romero de Terreros, Rincón Gallardo e incluso el propio presidente Porfirio Díaz, por lo que no resulta extraño que su negocio se ubicara en el lujoso barrio porfiriano de la colonia Roma. Introdujo el arte de los árboles enanos o bonsai, además de una gran variedad de especies florales hasta entonces desconocidas en México como el gladiolo, los tulipanes o la Jacaranda.

Sanshiro Matsumoto se encargó de la expansión de las reconocidas Florerías Matsumoto, consolidando financieramente el negocio de su padre al grado de amasar una importante fortuna antes de la Gran Guerra, por lo que tomaron la decisión de que todos sus parientes viajaran desde Japón para establecerse definitivamente en México. El trabajo de la familia Matsumoto le permitió a Sanshiro cultivar otro tipo de actividades que no tenían que ver con las flores y las plantas, y que le serían de gran utilidad en tiempos adversos: las relaciones políticas y de amistad con los sectores influyentes del poder, incluso en tiempos de desgracia, como la concentración. Esta facultad sería de gran importancia para toda la comunidad japonesa pues pudo atenuar las difíciles condiciones que vivieron durante ese periodo.

Los jardines del famoso Restaurante de la Bombilla —lugar donde murió asesinado el general Álvaro Obregón— fueron una de las creaciones más reconocidas del señor Matsumoto, quien también se encargó del cuidado de los jardines del Castillo de Chapultepec y de las casas de importantes políticos.

Los pioneros se interesaron por la agricultura y la importación de flores, ca. 1903. Colección: Shozo Ogino.


EL ALMACÉN EL NUEVO JAPÓN DE LA FAMILIA KATO

El proceso de industrialización de Japón se basó en la expansión de la industria textil. La producción de seda y la elaboración de prendas confeccionadas con esa fibra y algodón se constituyeron en los principales productos de exportación a finales del siglo XIX, debido a su alta calidad y a los precios competitivos en el mercado internacional. Una de las más importantes exportadoras japonesas de textiles, establecida en el puerto de Yokohama, fue la empresa Kato Shiokai, que pertenecía a Heijiro Kato, un empresario de larga tradición en la comercialización de textiles en su país. En los primeros años del siglo XX, esa empresa entabló contactos comerciales con México, al convertirse en una importante compañía exportadora de paliacates, muy demandados en el país.

En 1910, al celebrarse el Centenario de la Independencia, el gobierno del general Porfirio Díaz montó una gran exposición comercial mundial en el edificio que en la actualidad habita el Museo del Chopo. La Asociación Japonesa de Exportadores de Latinoamérica de Yokohama fue la encargada de asistir a la exposición, para lo cual trajo productos de seda y algodón, porcelanas y muebles de mimbre. El señor Kato al ver que la mercancía de su país era del gusto de los consumidores mexicanos decidió comercializarla de manera permanente. La Revolución mexicana interrumpió sus planes de expansión, por lo que no fue sino hasta la década de 1920 cuando abrió finalmente una tienda comercial en la ciudad de México que llamó El Nuevo Japón.

En un principio el señor Kato estableció la tienda justo enfrente de la Alameda y posteriormente la trasladó a un local más amplio en la actual calle 20 de Noviembre, a una cuadra del Zócalo de la ciudad. En su tiempo se convirtió en uno de los comercios más importantes, por lo que fue necesario que se viniera a vivir de manera permanente el yerno del fundador, de nombre Heiji Kato, quien se encargó de los exitosos negocios de su suegro que se diversificaron poco antes de estallar la guerra. El Nuevo Japón se distinguió por emplear a trabajadores de origen japonés que fueron llamados para el manejo de la tienda; por ejemplo, Alfonso Koga, procedente de Perú, fue el cajero de la tienda; Eitaro Ishitaka, inversionista, arribó en 1925, Shinjiro Tsuji llegó como empleado en 1921.

La tienda El Nuevo Japón fue establecida por el señor Kato frente a la Alameda, ca. 1920. Colección: Shozo Ogino.


LOS NEGOCIOS DEL DOCTOR KISO TSURU

El señor Kiso Tsuru desembarcó por primera vez en el puerto de Salina Cruz, en 1918, como parte de la Legación japonesa. Sin embargo, por diferencias con miembros de su embajada, regresó a su país, pero con la idea de retornar y establecer un negocio relacionado con la importación y exportación de productos japoneses y mexicanos. Con ese fin ingresó de nuevo en México en 1920 y a partir de entonces viajó de uno a otro país para explorar, en un principio, la posibilidad de elaborar productos farmacéuticos y naturistas relacionados con la cura de enfermedades.1

En esa década el señor Tsuru viajó a distintas partes del país y del extranjero: se tienen datos de su presencia tanto en San Luis Potosí como en Veracruz y en la ciudad de México. Finalmente, en 1928 fundó su propia empresa, la Compañía Internacional de Drogas, situada en las calles de Isabel la Católica en la capital del país. Lanzó las gotas oftálmicas Lumi, que fue su primer producto exitoso en el mercado. En esos años, el señor Tsuru se recibió como médico en la Universidad Veracruzana y se casó en Japón con la señora Miko Kayaba, quien ingresó al país en 1926.

A finales de esa década nació el primero de ocho hijos de la familia Tsuru, todos mexicanos por nacimiento. En la actualidad uno de ellos, el señor Takeshi Tsuru dirige la empresa Compañía Internacional de Comercio, que se fundó en 1938 en sustitución de la Compañía Internacional de Drogas debido al crecimiento de los negocios. La Compañía Industrial de Comercio contrató al menos a tres empleados japoneses para reforzar sus actividades: Kinosuke Sudo, quien arribó a la ciudad en 1927, Tatsunosuke Taiso lo hizo en 1929 y Kimitaka Tsuru, en 1939. Con una gran visión sobre lo que estaba pasando en el mundo y las necesidades específicas de Japón, el doctor Tsuru planeó la expansión de su empresa en otras áreas totalmente distintas, pero antes de ello se naturalizó mexicano en 1935.

La compañía empezó con la comercialización de productos japoneses y con la exportación de espato de flúor (fluoruro de calcio), mineral fundamental para producir acero. Adquirió una mina en el estado de Guerrero, Mina La Azul, además de un par de compañías dedicadas a la exploración y explotación de petróleo: la Compañía Petrolera Veracruzana y la Compañía Petrolera La Laguna; detrás de ellas estuvo la Nipón Loda Oil Company, encargada de producir e importar petróleo a Japón, según fuentes de inteligencia estadounidense.2 Por presión de Estados Unidos, al comprobarse la relación de esas compañías con Japón, el gobierno mexicano decidió cancelar las concesiones. La vigilancia estrecha a la que estuvo sometido por los servicios de inteligencia estadounidenses es una muestra clara del nivel del enfrentamiento entre esos países y su figura sintetiza la labor de la comunidad japonesa en México frente a ese conflicto.3

Parte 5 >>

Notas:

1. Datos proporcionados por Takashi Tsuru al entrevistarlo durante el año de 2007.
2. Lorenzo Meyer, México y los Estados Unidos en el conflicto petrolero (1917-1942), El Colegio de México, México, 1972, pp. 433-445.
3. En la actualidad preparo un trabajo sobre el doctor Tsuru, personaje clave en las relaciones entre México y Japón, y en el involucramiento de Estados Unidos que obligó a la vigilancia de los japoneses en México. Tsuru fue vigilado por el FBI desde 1935.

 

* Este artículo fue originalmente publicado en Carlos Martínez Assad (ed) La Ciudad Cosmopólita de los Inmigrantes. Mexico, Gobierno del DF. 2010.

 

© 2010 Sergio Hernández Galindo

business florists gardeners history mexico textile