Select a primary language to get the most out of our Journal pages:
English 日本語 Español Português

We have made a lot of improvements to our Journal section pages. Please send your feedback to editor@DiscoverNikkei.org!

Lima Nikko, la única asociación de exalumnos de una escuela japonesa en el Perú

Foto histórica que recuerda la Primera Comunión de 92 alumnos celebrada en la capilla San José (ubicada dentro del predio de Lima Nikko), el 10 de diciembre de 1939. La construcción de esta capilla fue financiada íntegramente por la colonia japonesa. (Fuente: EXESCUELA JAPONESA LIMA. Bodas de Diamante 1920-1995)

Lima Nikko fue la primera escuela japonesa oficial en el Perú y Latinoamérica fundada en 1920. En total, han egresado 21 promociones de sus aulas, culminando la educación primaria bajo los principios y valores japoneses. A pesar de que cerró hace 76 años a causa de la segunda guerra mundial, su recuerdo aún sigue vigente. Su asociación de exalumnos, “Asociación de Exalumnos de la ex-Escuela Japonesa Lima Nikko” aún continúa reuniéndose y organizando actividades para sus miembros. Todos ellos superan los 80 años de edad.

¿Cómo nació la escuela?

Para 1920, había un total de 26,000 japoneses viviendo en el Perú. Vinieron a trabajar como peones de hacienda. Pero con el tiempo, fueron progresando y muchos pudieron independizarse y abrir sus propios negocios. Formaron familias y ahora la educación se convertía en una de sus nuevas prioridades. Nacían los primeros nisei.

Los padres quisieron que sus hijos tengan educación japonesa, con la esperanza de regresar algún día a Japón. Algunos estudiaban en las escuelas locales y otros, con mayor suerte, eran enviados a estudiar a Japón. Las opciones no eran muchas.

Cuando la Sociedad Central Japonesa fue fundada en Lima en 1917, una de sus prioridades en la agenda fue la creación de una escuela japonesa. Se formó una comisión organizadora y realizaron una colecta para construir una escuela pequeña. Superaron con creces las expectativas y lograron recaudar un fondo significativo, incluso para solicitar maestros desde Japón a través del Consulado.

Los profesores Goro Yokose (24 años) y su esposa Haruko (21) fueron elegidos para dirigir la primera escuela japonesa oficial en el Perú. Fueron contratados por un periodo de 5 años con un sueldo mensual de 100 soles para el profesor y 60 soles para la profesora. El contrato incluía los pasajes por barco a Perú y un adelanto de 2 meses de sueldo.

Margarita Kutsuma de Tomita (Lima Nikko, promoción 20). Con el nombre de “La Unión”, Kutsuma ganó el concurso para elegir el nombre del emblemático estadio AELU en 1953. (Foto por Milagros Tsukayama Shinzato)

El 18 de noviembre de 1920 se inauguró Lima Nihonjin Shogakko o Lima Nikko en el propio local de la Sociedad Central Japonesa (SCJ), ubicado en el Jr. Junín 719 en Barrios Altos. El Cónsul de Japón, los dirigentes de la SCJ así como padres de familia asistieron a la ceremonia de inauguración. Entonaron el Kimigayo (himno de Japón), el himno de Lima Nikko (que fue creado por el profesor Yokose) y dieron lectura al Edicto Imperial de Educación o Kyouiku Chokugo.

Tres días después, el 21 de noviembre de 1920, comenzaron las clases. El local estaba ubicado en la Calle Sagástegui 639, en la cuadra 6 de la Av. Abancay. Para esa fecha, la escuela contaba con 23 alumnos (10 niños y 13 niñas, entre los 5-6 años y los mayores de 10) así como 3 profesores: los esposos Yokose y un docente peruano.

Aunque los fondos iniciales para construir la escuela superaron las expectativas iniciales, no eran suficientes para cubrir todos los gastos. Los profesores Yokose se vieron obligados no solo a cumplir con sus funciones de director y docente; sino también de limpieza (porque no alcanzaba para contratar a personal adicional); limpiando techos y paredes, fregando pisos, entre otros.

Al siguiente año (1921), el número de niños prácticamente se duplicó y ahora había más de 60 alumnos, por lo que se mudaron a un local más amplio. Lima Nikko ahora estaba ubicado en la calle Zamudio 630, en el segundo piso. Se incorporaron al personal docente dos profesoras peruanas: Carmen Salaverry y Amelia Mesinas.

Para 1927, el prestigio de la escuela había crecido. Lima Nikko adquirió un terreno de más de 30 000 m², a donde se mudaron definitivamente. Estaba ubicado en la Av. Mariátegui en el distrito de Jesús María. Contaba con aulas, campo deportivo, comedor, servicios y hasta un salón de actos.

En 1932, Lima Nikko obtuvo el reconocimiento y autorización oficial del Ministerio de Educación de Japón. Para 1941, Lima Nikko ya contaba con 1 600 alumnos y más de 70 profesores, entre peruanos y japoneses. Cuando estalló la Segunda Guerra Mundial en ese mismo año, el presidente peruano Manuel Prado Ugarteche decretó el cierre y expropiación del local de Lima Nikko. Actualmente, en el terreno funciona la Gran Unidad Escolar de Mujeres Teresa Gonzáles de Fanning.

Recuerdos de Lima Nikko 

Al inicio, no todo fue fácil, incluso para los alumnos. Muchos de ellos habían estado estudiando en las escuelas públicas locales y no sabían japonés, por lo que no podían comunicarse con sus profesores que apenas hablarían el español. Con paciencia y tolerancia el director Yokose supo salir adelante.

Entre los recuerdos, varios exalumnos mencionan primero al comedor escolar (Shokudoo), en donde por 25 centavos disfrutaban de un almuerzo balanceado.

Este recuerdo quedó registrado en el libro Bodas de Diamante de Lima Nikko, publicado en 1995: “(…) en el comedor los alumnos almorzaban en turno de 400 por vez y el menú, que variaba cada día de la semana, consistía en sopa, guiso con arroz, fruta, pan y té, con costo de 25 centavos, pudiendo repetir el segundo según el apetito de cada cual (…)”.

Lima Nikko contaba además con un Salón de Actos (Koodoo), que tenía una estructura magnifica. Fue construido en adobe especial, sin columnas que soporten el techo ni estructura de metal, construido según el sistema avanzado de construcción japonés de esa época.

Tenía capacidad para 1000 personas y en él se realizaban los actos oficiales de la escuela, exposiciones, veladas artísticas y culturales, funciones cinematográficas, competencias deportivas de salón, exhibiciones de kendo y judo, entre otros.

El comedor de la escuela (Shokudoo) tenía capacidad para atender hasta 400 comensales por turno. (Fuente: EXESCUELA JAPONESA LIMA. Libro Bodas de Diamante 1920-1995)

Margarita Yamamoto, perteneciente a la promoción XXI, junto con otros exalumnos de Lima Nikko, recuerda uno de los exámenes más difíciles que tenían que pasar: “Teníamos que escribirlo de memoria, con los mismos kanji que aparecían en el original y que ya no se usan. Recuerdo que solo uno pudo aprobar el examen. Era Julio Mitsui".

Tenían que aprender de memoria el “Rescripto Imperial sobre Educación de su Majestad, el Emperador Meiji", el cual contenía 315 caracteres en total, incluyendo kanjis arcaicos que eran usados antes de la guerra.

Por ejemplo, al inicio del rescripto dice:

朕惟フニ (chin omou ni)
que en la actualidad, se formula:
私は思う (watakushi wa omou)
para expresar la frase: "Yo pienso".

El rescripto fue publicado en 1890 bajo el nombre del Emperador Meiji y describe las ideas básicas para la educación. Era distribuido a todas las escuelas japonesas, incluso las que se encontraban a ultramar, como la recordada Escuela Japonesa Lima Nikko. Los alumnos tenían que aprenderla de memoria y venerarla, junto con el retrato del Emperador, entre los años 1890 a 1948. Fue anulado en 1948, después de la rendición de Japón en la Segunda Guerra Mundial. Contiene un claro pensamiento nacionalista, pero se destaca también valores hacia nuestros padres, hermanos, amigos y en general.

El Rescripto Imperial sobre Educación, que era recitado de memoria en todas las escuelas japonesas, como Lima Nikko. (Fuente: EXESCUELA JAPONESA LIMA. Libro Bodas de Diamante 1920-1995)


Lima Nikko en la actualidad

Enrique Yamaguchi (derecha) es el actual presidente de la Asociación de Exalumnos de la Exescuela Japonesa Lima Nikko. Posa sonriente junto con el hijo de Alejandro Tokumori, quien fue su doukyuusei (Promoción 17) y amigo y quien falleció hace algunos años. (Foto por Milagros Tsukayama Shinzato)

Enrique Yamaguchi es el recientemente reelegido presidente institucional para el periodo 2018-2019 y es representante de la promoción XVII. A nombre de todos sus doukyuusei (compañeros de aula), nos reveló la realidad y futuro de Lima Nikko, que para este 2018 cumplirá 45 años como asociación de exalumnos.

De los 1800 alumnos que llegó a tener Lima Nikko desde su fundación en 1920 hasta su clausura en 1942, a causa de la guerra, sus sobrevivientes apenas superan la centena. Según Yamaguchi, los sobrevivientes representan apenas el 10% en la actualidad. Este porcentaje se reduce aún más si consideramos únicamente a los miembros activos de la institución. Según Yamaguchi, la edad es un factor decisivo. Él mismo ya tiene 88 años de edad: «Como ven, todos somos personas de edad, en donde el más joven tiene 85 años». 

Los problemas de salud y la dependencia para movilizarse que afectan a algunos de sus miembros, reducen la participación en las reuniones, ya sea de forma parcial (solo asisten a determinadas reuniones, como al Shinnenkai, al cual asisten acompañados de sus familiares) o total (nula asistencia). Quienes aún participan regularmente son los miembros de la junta directiva (pertenecientes a las promociones 17, 20 y 21) y algunos representantes de las promociones que aún sobreviven, como de las promociones 1 hasta la 9, representadas únicamente por Satoyo Horiuchi, quien actualmente supera los 90 años de edad).

(Derecha, sentada) Satoyo Horiuchi muestra el premio que ganó en la rifa organizada en el Shinnenkai de Lima Nikko (Febrero de 2018). Horiuchi representa a las promociones 1 al 9 de Lima Nikko (siendo la única sobreviviente de estas promociones). (Foto por Milagros Tsukayama Shinzato)

El ambiente de camaradería y amistad de las épocas de colegio perdura, como puede constatarse en las reuniones que convocan mensualmente para los días domingo en las instalaciones de la Asociación Peruano Japonesa (APJ). Aquí se reencuentran y pasan una tarde amena, especialmente los miembros que pasan los 90 años y asisten sin falta a las reuniones. Mientras conversan, disfrutan de un lonche casero.

Pero siendo realista, Enrique Yamaguchi prevé que Lima Nikko no continuará por mucho tiempo. Por la edad de sus actuales miembros, considera que Lima Nikko como asociación existirá solo hasta el 2021, cuando se cumplan los 100 años de fundación de la exescuela. «Cerraremos la página», concluye.

Pero más que cerrar una página sería, más bien, como un paso al costado, para que las otras instituciones nikkei en el Perú continúen con el ejemplo de vida que aprendieron de los issei, a través de su memoria y los valores aprendidos en “gakko” (escuela). 

Directiva de Lima Nikko (Periodo 2018-2019)

Presidente: Enrique Yamaguchi
Vicepresidente: Óscar Takuma
Secretaria: Margarita Yamamoto
Secretaria de actas: Eloísa Tanaka
Tesorero: Víctor Makino
Vocal: Carmen Miyamoto
Fiscal: Consuelo Momiy

Doukyuusei (compañeros de estudio) de la exescuela japonesa Lima Nikko cantando en el Shinnenkai de Lima Nikko, realizado en febrero de 2018. (Foto por Milagros Tsukayama Shinzato)

FUENTES:

ASOCIACIÓN DE EXALUMNOS DE LA EXESCUELA JAPONESA LIMA NIKKO. Bodas de diamante. 1920-1995. Lima. 1995.

MATSUDA, Samuel (editor). Andando 75 años por los caminos del Perú. La inmigración japonesa (1899-1974). Traducido del original en japonés al español por Carmen Chieko de Noguchi. Lima: Kotoba Books. 2014.

Blog Jiritsu


Agradecimiento especial al Sr. Enrique Yamaguchi (Presidente de Lima Nikko) por permitir la difusión de las fotos del libro
Bodas de Diamante.

 

*Artículo adaptado para Discover Nikkei y publicado originalmente como artículo periodístico para el diario Peru Shimpo el 17 de enero de 2018.

 

© 2018 Milagros Tsukayama Shinzato

Japanese language school Lima Lima Nikko peru