Elija un idioma principal para aprovechar al máximo nuestras páginas de la sección Artículos:
English 日本語 Español Português

Hemos realizado muchas mejoras en las páginas de la sección Artículos. ¡Por favor, envíe sus comentarios a editor@DiscoverNikkei.org!

Crónicas Nikkei #3 — Nombres Nikkei: ¿Taro, John, Juan, João?

Lo que implica tener un nombre de origen japonés en Brasil

Desde hace más de 15 años enseño idioma y cultura japonés en la Universidad y hoy en día la gran mayoría de los estudiantes brasileños conocen y comprenden que los nombres de los japoneses tienen un significado. Al inicio de cada curso escribimos sus nombres en “kanji” (ideograma japonés) y por ejemplo les explico que mi nombre es “Satomi 聡美” y que se escribe con estos ideogramas. La primera letra en pronunciación fonética es “satoi 聡” que viene de “somei 聡明” y que significa sabiduría. Y el segundo “kanji” que se pronuncia “mi” o “bi (美)”, significa belleza. Son las enormes expectativas que mi padre había puesto en mí y lo he sobrellevado durantes todos estos años. Por otra parte, ya me acostumbré a explicar el significado de mi nombre.

Nombres que pueden ser objeto de burlas o bromas

 A los brasileños les gusta bromear y no es inusual que hasta una mujer hermosa haga chistes con tinte obsceno, y dentro de este contexto los nombres japoneses no quedan exentos de estas bromas.

 Por ejemplo, los nombres como Kumiko, Kunio, Kubota, etc, no se escapan de estas burlas, pues en idioma portugués la expresión “cu” significa nada más ni nada menos que culo. O el apellido Kagami que en japonés es un un bonito nombre, en portugués el verbo “cagar” significa defecar, hacer sus necesidades, y el pronombre “mi” significa “para mí”, por lo que este apellido es bastante penoso porque significa decir “cagame encima mío”.

 Otra anécdota es que antes al Embajador de Japón se lo llamaba “Kakka” (significa “Su Excelencia”), pero en español esta palabra significa en su fonética “caca”, o sea mierda. Todo esto llama a reír pero es un tanto sarcástico. Otro episodio es cuando se menciona el nombre del distrito tokiota de Chiyoda-Ku. En las misiones comerciales brasileñas es motivo de burlas porque Chiyoda-Ku suena a sus oídos “tío” (se pronuncia “chiu”), “Da” (que significa “sacar”) , “Cu” (significa “culo) , por lo tanto es “sacar por el culo a mi tío”, algo nada elegante para la ocasión. No hay ninguna intención de burlarse de los burócratas de Kasumigaseki (es donde están los Ministerios y organismos del gobierno central de Japón) que trabajan hasta horas tarde por el futuro de su país, pero tal vez, a mi modesto parecer, sea mejor poner Tokio, Kasumigaseki, sin el nombre del barrio Chiyoda-Ku para evitar estas burlas o insinuaciones cargosas.

Las mañas de los inmigrantes japoneses

 Por estas razones, los inmigrantes japoneses tuvieron que ingeniarse para evitar bromas alusivas a sus nombres. Por ejemplo, el nombre japonés de mi suegra es Masako, quien llegó a los 6 años de edad al Brasil y en su registro civil figura como Massako, por sugerencia de funcionario registrador. O sea que en portugués figura con dos “s”. Si es con una sola “s” el vocal se pronuncia como si fuera una “zeta” y por ende se escucharía Mazzako. Ha sido una consideración sagaz del funcionario que hizo la inscripción.

 Los japoneses debieron ingeniárselas para colocar el nombre de sus hijos, o sea a los nissei. Por eso, muchos de ellos que hoy tienen más de 60 años de edad llevan el nombre de Joji o Mario, dado que en ideogramas “kanji” se puede escribir sin mucha dificultad (譲二、真理雄) y es fácil de escribir y ser pronunciado en ambos idiomas. Por las mismas razones se ha colocado el nombre de Marie o Maria a las mujeres (まりえ、まりあ). También los nombres como Yuko o Yoko, sin distinción de nacionalidad, es bastante popular porque es de fácil pronunciación. Y los nombres que tenían al final la sílaba “co” las hijas de los japoneses sufrieron alguna que otra burla porque generalmente en América Latina se usa para los nombres de los varones, como ser Marco.

 De todos modos, desde un comienzo los japoneses se las van ingeniando con los nombres de sus hijos y nietos; aunque, hoy, muchos usan nombres compuestos incorporando un nombre japonés, como por ejemplo Enrique Toshio o Leonardo Kei. Al ampliarse esta opción por los nombres, luego los familiares y parientes tuvieron el dilema de si era mejor llamar por el nombre brasileño o japonés, pero eso ha dependido de cada caso en particular, pues allí entraba en juego las relaciones humanas, la forma de sentir su identidad y los sentimientos. Se puede decir que manejaban los códigos de manera bastante conveniente, pero muchas veces los mismos brasileños suelen llamar a estos nikkei con el nombre japonés. Puedo estar seguro que solo con este tema se podría escribir una tesis o un paper.

El nombre japonés en tiempos de la globalización

Hoy en día hay exalumnos míos que no son descendientes de japoneses que llevan nombre japonés o le ponen a sus hijas un nombre japonés. Conozco un caso que le puso el nombre de Yokohama porque su padre consideraba que tenía una pronunciación muy agradable y simpática. Otra persona que conozco le puso a su hija en nombre de Ayumi porque era aficionado a la cantante japonesa Ayumi Hamazaki. De cualquier manera, en ambos casos, estaban muy satisfechos de sus nombres asi que no hay nada que agregar al respecto.

Eso significa que tanto el idioma como la cultura japonesa se están globalizando y no porque un nombre sea japonés deba ser exclusivo de los japoneses. Yo mismo, en estos 19 años, he tenido la oportunidad de poner en dos ocasiones nombres japoneses; uno, fue a mi hijo mayor y el Segundo, fue cuando se bautizó el Laboratorio Multimedias del Departamento de Idioma Japonés.

Nuestro perro mascota WILL

En ambos casos he sido cuidadosa en que sea corto, que tenga un buen significado y que no sea objeto de burlas de los brasileños. Por eso, a mi hijo le puse Leonardo KEI, haciendo alusión al jugador de futbol de esa época y el nombre japonés KEI (慶). Y con respecto al laboratorio un académico conocido me recomendó el nombre del poeta “BASHO (芭蕉)” pero hice caso omiso a esa sugerencia y haciendo honor a la ciudad de Río de Janeiro decidí colocarle el nombre de MINATO (美南都, esos ideogramas señalan una bella ciudad del sur). Tanto mi hijo como el laboratorio están contentos y eso me pone muy feliz.

Y al perro de casa, hace cuatro años atrás, mi hijo le puso el nombre de WILL que como podrán apreciar no es un nombre japonés pero tanto japoneses como brasileños lo pueden pronunciar sin mucha dificultad. De todos modos, nosotros como buenos japoneses pronunciamos “willú” y los brasileños lo pronuncian más como “bilu”. De igual manera, nuestro perro mascota que es un “Golden Retriever”, sea como se pronucie su nombre, cuando lo llamamos viene recontento moviendo su cola. Eso significa que no hay ningún inconveniente en nuestra pronunciación.

 

* * * * *

Nuestro Comité Editorial seleccionó este artículo como una de sus historias "Nombres Nikkei" favoritas. Aquí están los comentarios.

Comentario de Yukikazu Nagashima:

El o los nombres de una persona es algo que está presente en toda la vida, por eso se puede decir casi con seguridad que un nombre puede incidir en la formación de un carácter o la personalidad de una persona. Los padres piensan y encomiendan sus expectativas al momento de poner un nombre a sus hijos.

Con este criterio básico he leído el artículo de Satomi Kitahara Takano en donde pude percibir las dificultades que han tenido los nikkei brasileños con sus nombres japoneses. No puedo dejar de expresar mi compasión por las burlas que han sido objeto. Y en cuanto al nombre KUMIKO, seguramente ha de ser escrito como 久美子 en donde los padres lo pusieron anhelando que su hija siempre sea bella en todo sentido. Sin embargo, si ese nombre o su pronunciación es objeto de una broma de mal gusto haciendo alusión al “cu” o sea al culo o cola (nalga), es obvio que no es para risas y encima algo insoportable. Como dice Satomi, es toda una “tragedia”.

Es muy interesante la apreciación que hace de los inmigrantes japoneses que se las ingenian para superar esas situaciones burlonas colocando además del nombre japonés un nombre brasileño y que llamarlo por el nombre japonés o brasileño ya depende de cada caso, pues eso está supeditado a las relaciones humanas y sociales, a la identidad, a la forma de comprender sus sentimientos, y que se adecuan a cada situación de manera conveniente. Que haya dicho que solo con este tema podría escribir una tesis de posgrado en lingüística es más que lógico y comprensible. Yo también estoy de acuerdo con esa percepción.

Entre los nikkei americanos seguramente habrá algunos que se llamen con el nombre japonés o con el americano y creo no equivocarme que según la situación en que se encuentren pueden que se llamen más con el nombre americano o con el japonés. Igual, eso está supeditado en gran aparte a su historia y a esa experiencia de que sus ancestros han estado recluído en los campos de recolocación durante la segunda guerra mundial. Algunos, ya desde la infancia habrán usado solo su nombre americano y por ende se han formado con ese nombre para ser un verdadero norteamericano. Y en contrapartida, puede que haya algunos que usaron siempre su nombre japonés y por eso llevan consigo su responsabilidad de asumir y transmitir la cultura y los valores japoneses.

También considero que según la edad o la generación a que pertenezcan, la manera de llamarse puede variar. Puedo apreciar que en el caso de los nikkei americanos de tercera y cuarta generación la gran mayoría llevan solo nombres americanos. Sería muy interesante pensar un poco en las razones y de por qué sus padres ya no le pusieron un nombre japonés.

Pensar en el nombre de una persona es muy interesante porque hay diversos puntos de vista en que uno puede observar para encontrar una respuesta y en tal sentido es indudable que uno puede escribir no uno sino varias tesis o paper.

 

© 2014 Satomi Kitahara

29 Estrellas

La Favorita de Nima-kai

Cada artículo enviado a esta serie estuvo disponible para ser elegido como los favoritos de nuestros lectores y de los Comités Editoriales. ¡Gracias a todos los que votaron!

Brazil names nikkei Nikkei Chronicles Nikkei Names

Sobre esta serie

¿Qué hay detrás de un nombre? Esta serie introdujo historias que exploraron los significados, orígenes y las historias no contadas que hay detrás de los nombres propios nikkei. Estos incluyen apellidos, nombres de pila e ¡incluso apodos!

Para este proyecto, le pedimos a nuestros Nima-kai votar por sus historias favoritas y a nuestro comité editorial elegir sus favoritas. Aquí están las historias favoritas elegidas.


  Las elegidas del Comité Editorial:

  La elegida por Nima-Kai:

Para saber más sobre este proyecto de escritura >>


Mira también estas series de Crónicas Nikkei:

#1: ¡ITADAKIMASU! Sabores de la cultura nikkei 
#2: Nikkei+ ~ Historias de Lenguaje, Tradiciones, Generaciones y Raza Mixtos ~ 
#4: La Familia Nikkei: Memorias, Tradiciones, y Valoress 
#5: Nikkei-go: El idioma de la familia, la comunidad y la cultura 
#6: ¡Itadakimasu 2! Otros sabores de la cultura nikkei
#7: Raíces Nikkei: Indagando en Nuestra Herencia Cultural