ジャーナルセクションを最大限にご活用いただくため、メインの言語をお選びください:
English 日本語 Español Português

ジャーナルセクションに新しい機能を追加しました。コメントなどeditor@DiscoverNikkei.orgまでお送りください。

El fenomeno nikkei como ser diferencial

Antecedentes históricos de la situación de desventaja de los orientales y los japoneses en la América Latina y Paraguay

A principios del siglo XIX, en víspera de la abolición de esclavitud de los negros traídos de África para la plantación de caña de azúcar en el Caribe, los dueños de estos cañaverales empezaron a buscar una mano de obra barata y eficiente y la vez dócil en el manejo y control y se buscaron entre los asiáticos. En los años treinta cuando la esclavitud estuvo totalmente abolida, según Evelyn Hu-de Hat en las colonias europeas de Guayana holandesa, británicas y francesas, fueron traídas una 500.000 personas de la Indias Orientales a las Indias Occidentales en calidad de servidumbre por un contrato de cinco años. De los cuales unos 125.000 eran chinos, estos fueron contratados por espacio de 8 años, durante el periodo que comprendió los años 1847-1874 y, a quienes los llamaron “culíes”. Muchos de los cuales fueron a parar en Cuba en donde la condición de los trabajadores era prácticamente como si fueran esclavos.

Es importante resaltar que los contratantes, en general no permitían la venida de mujeres orientales con los trabajadores. Esta decisión de importar solamente la mano de obra masculina, fue precisamente una política discriminatoria racial de tratar a los orientales como seres diferenciados y considerarlos como trabajadores foráneos que servían para ser explotados y no para formar parte de una comunidad exclusiva de los blancos.

Este mismo trato recibieron los inmigrantes contratados en el Perú a finales del siglo XIX con la excusa que los descendientes de europeos debían formar la población de la América Latina con la raza blanca e implementar toda la cultura europea que incluya la religión cristiana católica, la educación con el sistema dogmática de España y las costumbres refinadas de Europa como muestra a seguir y tomando como patrón de vida como un sistema que se imponía en el nuevo mundo.

El aspecto laboral que tenían de los orientales era de ser personales de servicios o mayordomos de residencias de los blancos, muy leales y serviciales. Era frecuente observar en las películas americanas que datan de los años treinta hasta el cincuenta. Los únicos orientales que aparecían en las películas, exclusivamente se dedicaban a esas tareas.

En el caso paraguayo, tampoco fue ajena a esta corriente de exclusión de los indígenas, nativos de la tierra y todo extranjero no europeo. Arrinconó a los indígenas y los trató como seres de una categoría inferior por su cultura primitiva, salvo en la utilización del idioma indígena Guaraní, hablada por la mayoría de los paraguayos hasta el presente. Según la Ley de inmigración paraguaya del año 1903, se prohíbe la inmigración de raza amarilla y negra, y aun cuando se da la apertura de las relaciones diplomáticas entre el Paraguay y el Japón en el año 1919, la venida de los inmigrantes japoneses se produce recién en el año 1936.

La cuestión de seres diferenciados, caracterizados para los orientales persistió hasta hace poco tiempo y aun en escala ínfima hasta el presente en la mentalidad de algunos pobladores Latinoamericanos. Los señores, amos y dueños de grandes riquezas veían como seres de categoría inferior y leales y trataron de contratar para servir.

Poco a poco, los primeros inmigrantes aislados de áreas urbanos y aun cuando fueron tratados como seres diferenciados han logrado con su trabajo, respetuoso de las leyes existentes en el país, su trato correcto, con absoluta discreción, han logrado en parte hacer respetar su presencia, su cultura y su labor de desarrollo del país. Las nuevas corrientes de inmigración japonesa se vino con una mentalidad más avanzada con el afán de desarrollo y progreso entre los inmigrantes, mediante la creación asociaciones y cooperativas que dio fortaleza y unidad entre ellos. Sin embargo, siguieron permaneciendo por años en las colonias, guardando celosamente las tradiciones ancestrales y participando en las festividades como si estuvieran en Japón. Y en cuanto a la educación la prioridad era el idioma japonés.

Por otra parte, como mencionara el Profesor Adriano Irala Burgos en su articulo, la discriminación desde los japoneses de las colonias con los paraguayos diciendo que, no se juntaban con la comunidad local circundante por lo que eran de nivel inferior en cuanto a lo social y educacional y porque eran simplemente trabajadores o los hijos de los peones de las grande chacras de los japoneses. Y no se les permitían la entrada a sus hogares.

No se puede negar que la discriminación se produce desde ambas partes y sabemos que existe en todas las sociedades del mundo, como hemos visto en lo racial, cultural, social-educacional y económico. A través de esta serie iré desmenuzando este tema apasionante sobre todo concerniente entre los nikkei y los otros.

© 2008 Emi Kasamatsu

このシリーズについて

La escritora e investigadora Emi Kamatsu desarrolla un análisis filosófico y antropológico del ser, pensar y actuar Nikkei. Comienza con una comprensión del concepto de “Crisol de Razas” para delinear los antecedentes históricos, las influencias recíprocas, las ventajas y desventajas en esa integración cultural del inmigrante y sus descendientes.