ジャーナルセクションを最大限にご活用いただくため、メインの言語をお選びください:
English 日本語 Español Português

ジャーナルセクションに新しい機能を追加しました。コメントなどeditor@DiscoverNikkei.orgまでお送りください。

¿Es o no una ventaja ser Nikkei?

Discriminación y exclusión social y acceso a la política de los Nikkei en las Americas*

Según la Ley de Inmigración del año 1903, en su Articulo XIV prohibía la entrada de inmigrantes negros y amarillos en el Paraguay. En esta misma situación estuvieron los países como Guatemala, Venezuela y Uruguay. A este respecto el historiador paraguayo Carlos A. Pastore dijo: “Mientras que otros países abrieron sus puertas a nuevas inmigraciones, Paraguay cierra su puerta al desarrollo. Según los estudiosos de inmigraciones de raza amarilla, esta postura anti-asiática tuvo que ver en el conflicto americano que desembocó en el conocido acuerdo “Gentleman Agreement.”

Era evidente que, la inmigración asiática no era bienvenido en el continente americano. El “Crisol de la raza” que los descendientes de españoles, portugueses y los ingleses llegados al continente, quisieron que la población en las Americas fuera solamente de ascendencia europea e inculcaban la cultura y la educación importada directamente de esos países. En caso particular del Paraguay desde España, considerada la “Madre patria” con una tremenda influencia ibérica. Las personas de color utilizaban como personales de servicios y esclavos, lo mismo ocurría con los nativos indígenas de las Americas.

Con la prohibición de la esclavitud de los negros en el Caribe, los nuevos dueños pensaron en los chinos (a quienes lo llamaron “Coolies” y los mantuvieron en una situación similar a la esclavitud). Los europeos y sus descendientes se cuidaron de que no prospere esta raza y traían a hombres solos. Algunos de estos chinos se mezclaron con las nativas y se asentaron definitivamente en estas tierras.

Con respecto a los japoneses, recién en el año 1986 emigraron hacia Hawai, los cuales fueron tratados de la misma manera como en su nativo Japón hasta el año 1907 cuando esta isla fue ocupado por los americanos. En el año 1899 llegaron los primeros colonos japoneses al Perú todos para la plantación de la caña de azúcar. La mayoría fueron objetos de discriminaciones y exclusión social por parte de la mayoría social dominante.

Hemos constatado que algunos países el apartheid racial fue bastante acentuado hasta la primera mitad del siglo XX, con respecto a raza negra y tal vez un poco menos para la raza amarilla

Y estando ya en el siglo XXI, analicemos si este sentimiento hegemónico sigue todavía vigente en la sociedad internacional y en a vida cotidiana de los seres humanos. La discriminación y el rechazo entre los diversos tipos de hombres fueron quizás un parámetro existente en todas las civilizaciones. Existe la diferenciación social, económica y étnica como el caso de amo y señor en contra de los servidores o esclavos. El que manda y los que obedecen, entre el hombre y la mujer, los ricos y los pobres, el rechazo cultural por la diferencia del otro y por todo lo extraño.

Esta sociedad de lo inaceptable en un mundo cerrado a todas las posibilidades ¿Sigue todavía? ¿Que ofrecen la modernidad y las tecnologías actuales? Saber abrir la mente y el corazón a tantas oportunidades de interaccionar, compartir, comprender, valorar, a través de las empatías que surgen entre los seres humanos sin distinción, ni categoría humana. Ese fluir de sentimiento y acciones que emanan casi espontáneamente es atendible para que ese tire y afloje entre razas y sobre todo en las culturas que hegemonisan y jerarquizan sus posiciones mediante una preponderancia étnica como si la etnia blanca tuviera la supremacía del poder y prestigio político y social en el mundo.

En este sentido la sociedad Nikkei de las Americas en qué lugar está situado. Es posible que no hayan logrado superar las barreras de la cultura hibrida con respecto a la cultura mayoritaria.

Se suele observar que, en la mayoría de los casos no dejan que los orientales ejerzan un cargo dirigencial y puesto de decisión política de una institución de relevancia y transcendencia. Prefieren, en general, que los Nikkei se mantengan en nivel intermedio y no en la punta del triángulo del poder, sino un sitio de responsabilidad de cierta importancia dado a su seriedad, eficiencia y como seres respetuosos y correctos.

Sin duda hemos tenido, Jefe de Estado, Ministros de Poder Ejecutivo, Parlamentarios, dirigentes políticos, Intendentes Municipales y Jefes militares de alto rango entre los Nikkei de las Americas, los empresarios, no son sin embargo competitivos para las competencias del poder.

Ante una crisis dirigencial en algunos países de la América Latina, es auspicioso una sociedad emergente de dirigentes de origen Nikkei con su cultura hibrida, con más audacia, y presencia no solamente dentro de la comunidad de japoneses y Nikkei sino dentro de la sociedad mayoritaria y tratar de integrar e interaccionar para el logro de un mundo más estable, donde el trabajo y la honestidad primen por encima de todas las cosas.

Mucho se ha cambiado, desde que Japón ha emergido de las cenizas del pasado, de esa terrible guerra, que con tanto esfuerzo e ímpetu, ha demostrado que, el ser japonés podía lograr llegar a un sitial de prestigio y eso también repercutió de alguna manera entre los Nikkei sobre todo de la América del Sur, Del sitial de la pobreza ha surgido en pocos años como el cooperador de los países en desarrollo. En los años ochenta Japón se convierte en el principal dador de cooperaciones en el mundo.

Sin embargo, son los blancos los que realmente dirigen o tratan de manejar la política y la economía mundial. Lo mismo pasa en las Americas.

Ahora viene la pregunta ¿Es o no una ventaja haber nacido Nikkei en las Americas?
Quizás en algunos años más adelante, tal vez en los años 2020 dirían Si, Si, Si.
Cuando los descendientes de los kimin estuvieran realmente empoderados de la situación. Cuando Japón necesite extender su brazos hacia estas zonas donde existen gentes como ellos, que piensan como ellos, que amen y respeten al país de sus ancestros con más pluralidad y multiétnicamente insertos, siendo hijos auténticos de estas tierras.

Y esa multietnicidad será un punto crucial en la hibridación perfecta de culturas, donde ya no existirá barreras ni discriminaciones raciales, ni sociales. El reconocimiento de una nueva etnia de conjunciones de sociedades de distintas culturas enriquecerán tremendamente a los seres humanos, es la mejor forma de borrar las barreras de la odiosa diferencia y convertirnos en ciudadano del mundo.

Y en forma personal, aun cuando he pasado por varias circunstancias y avatares de la vida, siendo Nikkei, y haciendo un balance general de los sucesos de mi vida, me siento muy satisfecha y conforme de ser una nisei, de haber nacido en este pequeño país de grande historias de heroísmo y valentía, como lo es el Paraguay. Muchos piensan que es una desventaja ser nisei, pero el hecho de llevar dos mundos por dentro es, indudablemente una gran riqueza y ventaja significativa que no debemos despreciarlo.

Dada las circunstancias es un enorme privilegio haber nacido nikkei en las Americas.

 

*Este articulo es el final de la serie, "¿Es o no una ventaja ser Nikkei?" Permanezca afinado para articulos venideros por Emi Kasamatsu.

© 2007 Emi Kasamatsu

このシリーズについて

Emi Kamatsu hace un desarrollo histórico del Paraguay desde los primeros inmigrantes hasta la actualidad. Indaga en las barreras de los países receptores de inmigración japonesa: económica, política, cultural. La herencia organizacional, moral y ética de la era Meiji, la expulsión postguerra de los kimines , su gran aporte al desarrollo cooperativo y asociativo a pesar de la segregación. Finalmente, el cambio generacional y contextual.