Elija un idioma principal para aprovechar al máximo nuestras páginas de la sección Artículos:
English 日本語 Español Português

Hemos realizado muchas mejoras en las páginas de la sección Artículos. ¡Por favor, envíe sus comentarios a editor@DiscoverNikkei.org!

Crónicas Nikkei #7 — Raíces Nikkei: Indagando en Nuestra Herencia Cultural

Atravesando el mundo

“El origami es un medio de comunicación y expresión, un lenguaje universal que une a distintas generaciones y pueblos en torno a una misma actividad.”

— Mari Kanegae

Toshi llegó a Brasil en un pájaro de papel.

Cuando su nieta, nacida en la tan lejana ciudad de Londrina, fue hasta Japón para conocerla, se dio cuenta de que tendría que renunciar a las palabras para conversar con la pequeña niña. Dobló un tsuru. Ciertamente no imaginaba que el lazo que allí nacía atravesaría los océanos y el tiempo.

Pasaron más de dos décadas. Mari, ahora artista plástica, no recordaba ese episodio. A lo largo de los años, fue recogiendo experiencias escasas con los pliegues, hasta que un día éstas le revelaron lo que llevaba más profundamente dentro de sí: el deseo de crear vínculos entre personas. Decidió profundizar en el arte del origami en el país de su abuela. Era el tsuru queriendo hacer el camino de vuelta.

Allá, en el tan lejano Japón, el azar proveyó su encuentro con el gran maestro Toyoaki Kawai. Después de un año de acompañar su rutina, captó las sutilezas del origami y del ser artista. "Con él aprendí que un origamista tiene que ser un buen observador. Mirar todo lo que está a su alrededor, sobre todo la naturaleza. Y a partir de allí, interpretarla a través del papel.”

Volvió otras veces para descubrir a otros maestros y nunca más interrumpiría ese ir y venir. Aún hoy, sobrevuela los océanos con grupos de brasileños para conducirlos por los caminos del origami. El tsuru nunca más se aquietó. Ha visitado otros lugares del mundo para aprender y enseñar. "Mi historia no tiene fin. Sigo aprendiendo, enseñando y aprendiendo.”

Una rápida búsqueda sobre sus hechos revela inmediatamente la importancia que ella adquirió en la divulgación de ese arte en Brasil. Obras individuales y colectivas que llevan su nombre se encuentran diseminadas por ciudades brasileñas y japonesas. Es autora y coautora de libros sobre origami en portugués. Da conferencias corporativas y talleres y se la ve con frecuencia en programas de televisión. Hay abundantes referencias a ella en Internet.

No obstante la repercusión, es en el contacto cercano con los alumnos que su trabajo se construye y gana consistencia. Sus clases, que divide entre su taller, la Alianza Cultural Brasil-Japón y el voluntariado, extrapolan la enseñanza de la técnica. Responden a una búsqueda constante de transmitir los contenidos más profundos del origami tales como la paciencia y la perseverancia, que se translucen en los pliegues y lentamente van inundando el ser del practicante.

De los vínculos creados en las clases, surgieron emblemáticos trabajos colectivos. Bajo su coordinación, el Grupo de Estudios de Origami - GEO, formado por ex alumnos, ejecutó obras con características singulares.

"La Inmigración Japonesa en Brasil" retrata escenas cotidianas vividas por los inmigrantes japoneses a principios del siglo XX, mostrando algunas de las influencias en la sociedad brasileña. Recorriendo ciudades brasileñas y luego llevada a Japón, fue vista por miles de interesados. Para la artista, su gran éxito fue, primero, reunir a las personas en torno de un mismo interés en el proceso de creación y ejecución de la obra. Después, tocar la sensibilidad de aquellos que se vieron retratados, como la inmigrante que se reía al contemplar a las gallinas que le revolvieron las memorias, y por el otro lado, de aquellos que no tenían idea de la realidad retratada. Como la anciana en silla de ruedas que, en Japón, se conmovió al constatar las dificultades vividas por los compatriotas expatriados.

La obra "Carnaval en Origami", ejecutada por el mismo grupo para participar en las conmemoraciones del centenario de la inmigración japonesa en 2008, demandó un enorme esfuerzo colectivo. Compuesta por miles de piezas, representa fielmente una escuela de samba desfilando con el tema "Brasil", con alas representando las diversas regiones del país. Demoraron diez años en finalizarla.

Son sólo ejemplos de una historia movida por encuentros entre personas, generaciones y culturas. Una historia que merece ser contada porque retrata con exaltación lo que es preservar raíces y adaptarlas a los tiempos y lugares. "Comer oniguiri con farofa", resume.

Con sus ojos almendrados y su afecto evidente, Mari sigue creando vínculos y resignificando el tsuru.

El tsuru es nikkei.

Mari es nikkei. Camina con las vicisitudes de heredar una cultura ancestral y vivir en otra. Acogiendo dentro de sí la coexistencia de valores y costumbres distintos, su trabajo con origami sincretiza esa dualidad en armonía y transforma la sensación de no estar aquí ni allá en la sensación de estar aquí y allá.

 

* * * * *

Nuestro Comité Editorial seleccionó este artículo como una de sus historias favoritas de serie Raíces Nikkei, Indagando en Nuestra Herencia Cultural. Aquí está el comentario.

Comentario de Célia Sakurai:

Las raíces, en su mayor parte, están enterradas, pero no muertas. Ellas son responsables de buscar nutrientes que dan vida a la planta. La parte visible se revela a través de las hojas, flores, frutos. Podemos hacer una analogía con las cuestiones culturales. Las raíces no están muertas, sino que renuevan, dan vida, colorido. Los artículos presentados demuestran la variedad de frutos que las raíces pueden mostrar. Son cuatro historias que buscaron traer a la luz cuán presentes están nuestras raíces japonesas modificándose, renovando, creando sin dejar la matriz que las inspiró. Puede ser en la memoria de personajes como Ryu Mizuno, en el mochi, en la música, en los pliegues del papel.

El trabajo de Heriete Shimabokuro Takeda "Atravesando el mundo" fue el seleccionado porque sintetiza muy bien cómo las raíces de origen japonés están en movimiento buscando nutrientes locales para dar vida nueva a un arte tradicional como el origami. La artista brasileña Mari Kanegae logra mezclar el arte de la abuela japonesa con temas brasileños como la escuela de samba. Heriete Takeda presenta la exposición de la trayectoria de la artista para mostrar que lo nuevo y lo antiguo conviven armónicamente inspirando y sugiriendo novedades sin dejar de lado las tradiciones ancestrales.

 

© 2018 Heriete Takeda

12 Estrellas

La Favorita de Nima-kai

Cada artículo enviado a esta serie estuvo disponible para ser elegido como los favoritos de nuestros lectores y de los Comités Editoriales. ¡Gracias a todos los que votaron!

Brazil Japan origami

Sobre esta serie

Las historias en la serie Crónicas Nikkei han explorado las diversas maneras en que los nikkei expresan su cultura única, ya sea a través de la comida, el idioma, la familia o la tradición. En esta oportunidad, estamos ahondando más a fondo, ¡hasta llegar a nuestras raíces!

Les pedimos historias desde mayo hasta septiembre de 2018. Todas las 35 historias (22 en inglés, 1 en japonés, 8 en español y 4 en portugués) que recibimos desde Argentina, Brasil, Canadá, Cuba, Japón, México, Perú y los Estados Unidos. 

En esta serie, le pedimos a nuestros Nima-kai votar por sus historias favoritas y a nuestro Comité Editorial elegir sus favoritas. En total, cuatro historias favoritas fueron elegidas.

Aquí estás las historias favoritas elegidas.

  Editorial Committee’s Selections:

  La elegida por Nima-Kai:

Para saber más sobre este proyecto de escritura >>


Mira también estas series de Crónicas Nikkei:

#1: ¡ITADAKIMASU! Sabores de la cultura nikkei 
#2: Nikkei+ ~ Historias de Lenguaje, Tradiciones, Generaciones y Raza Mixtos ~ 
#3: Nombres Nikkei: ¿Taro, John, Juan, João? 
#4: La Familia Nikkei: Memorias, Tradiciones, y Valoress 
#5: Nikkei-go: El idioma de la familia, la comunidad y la cultura  
#6: ¡Itadakimasu 2! Otros sabores de la cultura nikkei