Elija un idioma principal para aprovechar al máximo nuestras páginas de la sección Artículos:
English 日本語 Español Português

Hemos realizado muchas mejoras en las páginas de la sección Artículos. ¡Por favor, envíe sus comentarios a editor@DiscoverNikkei.org!

Acerca de su padre, Yoshitaro AMANO – Los recuerdos de su hija Hamako - Parte 1 de 4

Sobre Yoshitaro AMANO (1898-1982) hay muchas crónicas y escritos publicados, tanto los escrito por él mismo como por otros autores, sobre sus exitosas actividades en Sudamérica, sobre sus trabajos de investigación de las civilizaciones andinas y recolección de objetos arqueológicos que luego fueron y siguen estando en el Museo que lleva su nombre. Ha sido premiado por el gobierno peruano y toda su labor está muy bien detallada en la website de la Asociación Nippo-Peruana /Amigos de Museo Amano. (ó http://www.fundacionmuseoamano.org.pe/)

Sin embargo, desde mi primera visita al Perú y según el profesor emérito de la Universidad de Tokio, Yoshiro Masuda (investigador de Historia Latinoamericana), quien tuvo una larga amistad con AMANO señala que, “AMANO no era de hablar mucho sobre su pasado. Salvo los episodios que cualquier persona relata, aunque sea una pregunta de alguno de nosotros, no era usual que conteste. Por eso, hay etapas de su vida que están cubiertos en un manto de neblina” (Según la interpretación de la obra de AMANO, Waga Toraware no ki). Se hace difícil saber qué aspectos son los que están cubiertos en esa neblina, pero por estar bajo ese manto no es fácil comprender qué cosas son. De todos modos, uno de ellos es, seguramente y sin lugar a dudas, el aspecto personal y familiar.

AMANO se casó tres veces y de esos matrimonios tuvo cinco hijos y ese aspecto de “padre”, tal vez, poco se sabe. Y otra cuestión, por su manera de ser es la influencia que ejerció en la vida de muchas personas. Desde luego, sobre todas estas cosas no es algo que el mismo AMANO haya hablado e incluso esas personas, es muy posible que, tampoco se hayan dado cuenta de eso; aunque, es indudable de todo el legado que ha dejado a innumerables personas de los países latinoamericanos y desde luego de Japón. Todo esto, ¿será posible verlo desde la visión y la perspectiva de sus hijos?

Hasta llegar a Encinitas

Cuando la coordinadora de DISCOVER NIKKEI, Yoko Nishimura, del Museo JANM – Japanese American National Museum, con sede en Los Angeles-EE.UU, me dijo: “la hija de AMANO vive en California y no le gustaría hacerle un reportaje”, me quedé sorprendido y me dije a mí mismo “¡La hija de AMANO!”. Antes, había leído la obra escrita por el mismo AMANO (Waga Toraware no Ki) como el Namida no Adiós (Lágrimas de Adiós), de Seiichi Higashide, y para mí estas dos personas son indudablemente legendarias (Hace años tuve el gusto de visitar al domicilio de Higashide, en Hawai).

A pesar de la propuesta de Yoko no pude concretar la visita a la casa de la hija de AMANO en forma inmediata, pero volví a leer la obra Waga Toraware no Ki (Relatos de mi cautiverio) a efectos de ordenar mis pensamientos sobre qué y para qué preguntarle a ella. En mi cabeza surgian miles de preguntas y dudas.

La razón es que sobre AMANO ya hay un website donde está detallado la obra y vida de él y me preguntaba a mí mismo si era necesario preguntarle más cosas a su hija solo para confirmar algunas cosas. No soy un investigador social y teniendo en cuenta todo lo que ha hecho AMANO en su vida, me preguntaba si valía la pena que una persona como yo hiciera un seguimiento de su trayectoria. E incluso, me surgía la duda de si aún logrando saber “algunos aspectos no conocidos” qué significado podría tener para mí, en estos momentos.

Mientras seguía con mis dudas y vueltas, el tiempo transcurría. Le había prometido a Yoko de que “algo iba a escribir”. Pero, en mí no encontraba el “esto” o “a esto quiero apuntar”. Sin embargo, sentía que si estaba enfrente de la “hija de don AMANO, algo podría encontrar”, por lo que decidí ir a localidad de Encinitas, cerca de San Diego, y visitar el domicilio de la hija mayor de AMANO, a Hamako.

El encuentro con Harry

Fui recibido por Hamako y su marido, Harry Schneider, en su casa. Si bien ella me decía “casi nunca hablo el japonés”, durante más de dos horas hablamos en un japonés muy ameno y fluído, que para mí fue sorprendente. A veces, desde luego, no recordaba algunas palabras pero con esa fluidez me habló de su padre, de la segunda esposa de su padre, de Shizuko; de la tercera esposa, Miyoko; y, también, de cada uno de los hijos que tuvo en cada matrimonio, de la visita al Perú, de cómo contrajeron matrimonio entre ella y Schneider, etc, etc. Muchas cosas, por cierto. De veces en cuando, su marido, en japonés o en inglés, para afirmar o confirmar lo que contaba Hamako o para hacer alguna aclaración, agregaba algo.

Quisiera presentar solo algunos de los temas que más me impresionó.

Primero, es sobre el matrimonio de Hamako, quien se casó con Harry Schneider, un oficial del ejército norteamericano que se conocieron en Japón, en 1948. Y en 1950, se instalan en California. Pero, antes, quisiera describir un poco más sobre la vida de Hamako.

Ella nació en 1925, en la ciudad de Yokohama. Su madre era tan hermosa que era llamada “Yokohama Komachi” (“komachi”, es la denominación que se da a toda mujer que se destaca por su belleza). El matrimonio AMANO tenían un negocio de masas dulces “manju” (es un bollo relleno de “anko”, que es una pasta de judías azucaradas). A pesar de que la tienda le rendía bastante, AMANO ya estaba pensando en ir al exterior, pues a través de una clienta llamada Yoshi Ikawa, había logrado hacer contacto con Tadazo Fujii, dueño de Suetomi Shokai, con sede en Lima, Perú (según lo señala Yoshiro Masuda, autor de la obra AMANO Yoshitaro no Shogai (La vida de Yoshitaro Amano)). Y en 1928, a tres años de haber nacido Hamako, AMANO se aleja de Yokohama para emigrar al exterior.

De la izq. el segundo es mi padre, Yoshitaro AMANO y Hamako que está en los brazos de su madre Shizue.

AMANO, cuando se casa con la madre de Hamako, nunca registró el matrimonio civilmente, pues la familia de la esposa se había opuesto rotundamente. AMANO intentó en varias ocasiones que le admitiera el matrimonio pero no aceptaron con el argumento de que “no podemos permitir que nuestra querida hija se case con una persona que no quiere vivir en Japón y tiene esa forma de pensar”. A este efecto, AMANO deja a Hamako y a su hermanita Ryoko en la casa de una tía de Shizuoka y parte al exterior.

No pretengo detallar demasiado el trayecto que hizo AMANO, pero vía Africa llegó al Uruguay. Allí supo que su padre había fallecido por lo que de inmediato retorna a Japón; aunque nuevamente, en el mes de diciembre de 1928, parte de Japón y después de pasar por varios países llega a Panamá, donde abre su firma Amano Shokai Nihon Shoten. Luego, se casa con una de las hijas (la tercera) de Tadazo Fujii, Teresa (Shizuko), en 1932, con quien tiene a Naoto y a Marie, dos hijos.

Y en 1933, un año después de que AMANO se casa con Shizuko, Hamako, de 7 años de edad, llega a Panamá donde pasa unos dos años viviendo con su padre. Ella recuerda que su padre le dijo: “desde ahora vas a vivir aquí”, y la llevó a pasear a los lugares de atracción e históricos de la ciudad de Panamá pero como era muy pequeña solo recuerda algunos.

Y la segunda vez que Hamako vive con su padre es desde 1946, después de la Segunda Guerra Mundial. Hasta la guerra, AMANO, tenía una casa con vista panorámica al Canal de Panamá, y luego se ubica también en Costa Rica, Ecuador, Perú y Chile, expandiendo sus negocios por toda la región, lo que le llevó a que los organismos de seguridad lo tengan bajo vigilancia. Bien comienza la guerra con los Estados Unidos, AMANO es arrestado y es deportado a dicho país desde Panamá. En su obra Waga Toraware no Ki (Relatos de mi cautiverio) está detallada esta amarga experiencia basada en lo que él mismo recordaba. Su hija Hamako no deja de esconder su asombro, pues me comentaba que su padre “no es que había tomado nota de todo lo que pasó sino que escribió solo lo que recordaba”.

Ya antes de que comience la guerra, AMANO había hecho que su esposa Shizuko y sus hijos regresasen a Japón por el tema de los estudios. AMANO pudo regresar a Japón via Nueva York, después de pasar por varios centros de detención norteamericano para los inmigrantes japoneses, en 1942. En un barco de intercambio (se intercambiaron los diplomáticos, empresarios, civiles, que quedaron retenidos por la ruptura diplomática) llegó al puerto de Yokohama, pero al año siguiente, en 1943, Shizuko fallece. AMANO adquiere una casa en Fujisawa, en la localidad de Kugenuma, y decide vivir con toda la familia.

Part 2 >>

© 2012 Yukikazu Nagashima

family Shin-Issei war bride Yoshitaro Amano