Select a primary language to get the most out of our Journal pages:
English 日本語 Español Português

We have made a lot of improvements to our Journal section pages. Please send your feedback to editor@DiscoverNikkei.org!

culture

es

Futuro Colectivo

Conversaciones a la distancia con Paty Arakawa - Parte 1

Patricia Arakawa tiene 22 años y es sansei; estudia Matemática y es aficionada a la poesía y al ajedrez.  Es columnista en el diario Perú Shimpo y, además, postea sus ocurrencias e inquietudes en patyna127.blogspot.com con el pseudónimo Patydrómeda.

Foto con piezas de ajedrez

PATY: ¿Discriminación en Lima?

En lo que es mi experiencia personal, no podría hablar mal, y eso, yo he estudiado toda mi vida en colegios no-Nikkei donde mi hermano y yo siempre éramos los "lunares".  Al contrario, todos los lugares a los que he ido siento que los Nikkei somos bien vistos. No faltan opiniones de "admiro su cultura", o "qué suerte tienes de tener la ascendencia japonesa". Creo que la opinión general que se tiene del Nikkei es de la persona honesta, trabajadora y solidaria, y es más, esta imagen al parecer se ha visto reforzada en la forma cómo Japón se recuperó de la tragedia del tsunami. Este concepto, la del país que aún siendo tan chiquito es progresista, la han pasado al concepto que tienen de los Nikkei, y eso en parte nos ha favorecido mucho. 

¿Quién, entonces, tendría el valor de discriminar a una persona honesta y trabajadora? Aunque es cierto que no todos lo ven de esa forma.

En la universidad, recuerdo, una vez escuché un comentario: "Esos chinos deberían regresarse a su país...están quitando vacantes a los nuestros". Bueno, son cosas que se dicen por ignorancia, nunca les presté mayor atención.

Hay también quienes se molestan cuando se los llama "chinos" porque, dicen, no son chinos, son japoneses (jajaja) pero en fin, ahí entran otras variables y depende del punto de vista. Por ejemplo yo no me molesto cuando me dicen 'china', pero tampoco es que me guste.

Más bien, creo yo, somos nosotros los Nikkei los que a veces solemos ser racistas. Por ejemplo, en los periódicos suelo leer anuncios como "se necesita cajera Nikkei" o "necesito profesora Nikkei", ¿y por qué ah? Es más, hasta mi madre me dice que me case con un Nikkei!

VICTOR: A mí también me decían que “me busque” a una mujer con costumbres “similares”, sutil, diciendo, a fin de cuentas, Nikkei.  No fue así.

En la universidad –antes de estudiar publicidad- sufrí discriminación por algunos ignorantes que creyeron ser mejores que los demás y por ello despreciaban y minimizaban lo que “no es peruano”… ¿?  No tenían en mente que el Perú está erigido sobre la suma de muchas culturas y costumbres, unas muy distintas a las que se consideran “autóctonas”.  Esta fue la época en que Alberto Fujimori tenía presencia y aprobación extendidas.

Estas actitudes las sigo viendo pero con caretas, sin franqueza, por miedo, por cobardía.  Es lo que se ve en todo ignorante.

Este tipo de cosas fue lo que, al inicio, me instó a escribir, creando una catarsis con mis artículos hepáticos que, felizmente, han cambiado (lo negativo no se puede desaparecer con lo negativo… en realidad no se desaparece, se logra cambiarlo… empezando por uno mismo).

Así, escribía sobre los problemas sociales y algunos que atañían a la colectividad Nikkei aunque el enfoque totalmente Nikkei nunca lo pude entender porque primero somos humanos (y si se quiere, segundo, peruanos).

Por ello escribo para todos y me es difícil cuando el tema se constriñe a algo tan específico aunque los Nikkei tengamos un repertorio de participación muy extenso.

PATY: Ah mira Víctor, eso fue en la época de los 90's, justamente cuando el hombre que dirigía el país era uno de raíces no peruanas...qué curioso.

Saliendo un poco de Lima, yo tenía un primo, por cierto, que era hijo de un peruano (neto) y una madre de raíz japonesa. Él viajó a Nihon cuando tenía 5 años y en la escuela se burlaban de él por su japonés mal hablado, y más, por su apellido. El chico ya no quería ir ni a estudiar.  Felizmente eso parece estar cambiando, ya que ver eso en la actualidad, está fuera de lugar.

No me imagino por ejemplo a alguien, en nuestra Lima actual, minimizando y despreciando lo "no peruano". Sería ser incongruente con su propia ideología porque hasta el más nacionalista escucha rock argentino o chileno, mira películas y programas americanos, usa MP4 made in China,  sigue los animes japoneses, o ha comido en el KFC, etc.

¿Todavía, Víctor, sigues sufriendo este tipo de discriminación?

Cuando escribes sobre tus artículos hepáticos, jeje te doy la razón, me parece que todos en algún momento (me incluyo) hemos escrito con el hígado en la boca, lo cual no es malo, hacer catarsis lo considero algo saludable. 

VICTOR: A veces me encuentro con personas que aún discriminan y son viejos con creencias erróneas muy arraigadas o son esnobistas que creen ser perfectos en muchos sentidos.  Pero ya no presto atención a este tipo de personas, las acepto como son y ahí quedan, en el olvido… hay cosas muchísimo mejores a qué atender.

Es muy cierto lo que dices sobre los productos y servicios de múltiples orígenes que utilizamos y compramos, pero pocos se dan cuenta de ello… les basta asociar el producto al lugar donde lo compraron sin saber el origen de marca o capitales de ninguno de ellos incluido el lugar.

Es la falta de comunidad que vivimos hoy, a través de la mal concebida globalización en una supuesta era de la informática que no llega ni a la mitad de la humanidad que está perdida en sí misma, sin desarrollo interior, con espíritus vacíos y poca proyección sobre sí mismos, es decir, qué desean hacer con sus vidas y cómo desean vivir sus presentes.

Parte 2 >>

© 2012 Victor Nishio Yasuoka

discrimination haiku Paty Arakawa peru poets racism

About this series

Victor Nishio Yasuoka experimenta con la vivencia Nikkei en Perú. Se pregunta: ¿Qué es ser Nikkei? Para imaginar un futuro colectivo local y global. También, analiza el racismo histórico y contemporáneo, incluso explaya las consecuencias del denominativo “chino” y sus razones profundas. Finalmente, aporta un panorama personal de las Bellas Artes y el apoyo cultural dado a los artistas de la colectividad desde su mirada profesional.