Escolha o seu idioma de preferência para tirar o máximo proveito das páginas do nosso Jornal:
English 日本語 Español Português

Fizemos muitas melhoras nas seções do nosso Jornal. Por favor, envie-nos a sua opinião ao escrever para editor@DiscoverNikkei.org!

media

es

Guitarina: Unidos por la música

A Yuka Yanagihara le gusta la música latinoamericana desde hace mucho tiempo. En Osaka, su ciudad natal, buscaba emisoras radiales por Internet con el fin de descubrir más sobre las melodías folclóricas de América.

Un día halló una radio donde escuchó ritmos ayacuchanos. Marma era el nombre de la emisora. Su conductor, César Morales, observó, a través de un software, que desde Asia alguien lo escuchaba. Al inicio pensó que se trataba de algún compatriota que llevado por la nostalgia seguía la música andina a miles de kilómetros. Corría el año 2006

César mandó saludos al anónimo oyente en reiteradas ocasiones, pero no obtuvo respuesta. Su curiosidad pudo más, sobre todo porque el nickname del oyente era chipaschaperu. Decidió escribirle al supuesto paisano, tampoco recibió respuesta. Luego de un rato, un emoticon llegó a su bandeja. El contacto se había iniciado. Sin embargo, grande fue su sorpresa cuando el destinatario mandó una fotografía propia: se trataba de una mujer asiática que no hablaba ni pizca de español y que solo se dejaba llevar por la musicalidad de las canciones peruanas.

“Me quedé impresionado. Era una bella japonesita con un instrumento que nunca había visto, se trataba de la ocarina”, dice César mientras Yuka lo observa e inclina su cabeza suavemente para posarla sobre el hombro de él.

La japonesa Yuka Yanagihara y el peruano César Morales conforman el dúo Guitarina. Además, se dedican a la fabricación de ocarinas (instrumento de viento).

Después de la primera impresión a César no le quedó más que elegir una de “sus mejores fotos donde posaba con su guitarra” para enviarla. No obstante, el primer encuentro face to face virtual fue vital para los dos. Él podía verla pero ella no, debido a un factor técnico. Con el paso de los días Yuka llegó a ver a César. “Mi corazón se movía”, responde cuando se le pregunta por lo que sintió cuando vio al peruano.  

Así empezó una historia de amistad que durante varios meses se sostuvo gracias al intercambio de palabras que eran aprendidas en los dos sentidos. La música y el lenguaje no verbal hicieron crecer la relación amical al punto que tras dos años de intercambio de mensajes César decide invitar a Yuka al Perú.

Yuka recuerda que durante el tiempo en que estuvo conociendo a César, éste le enviaba algunas canciones compuestas por él. “Eran hermosas canciones ayacuchanas”, dice.

Conociendo el Perú

En agosto de 2008, Yuka llegó al Perú. El periplo tuvo como primer destino Huancayo (en la sierra central del Perú). El soroche se convirtió en su peor enemigo. El recorrido por las zonas de Junín duró una semana. Luego se trasladaron a Ayacucho, donde el cuy le deleitó el paladar. Después viajaron a Andahuaylas. Yuka detalla que los tres lugares que más frecuentó fueron hoteles, restaurantes y farmacias. “El soroche era fuerte y la comida muy buena (ríe)”. Aun así, con el mal de altura encima, Yuka disfrutaba con cada ciudad que descubría.

La siguiente parada fue Abancay, donde estuvieron una semana. El destino más llamativo y esperado para esta mujer de sonrisa permanente estaría en la próxima ciudad. Cusco, el ombligo del mundo, deslumbró a Yuka por su belleza arquitectónica y su historia. La penúltima ciudad sería Puno, donde alcanzó a conocer la isla de los Uros y navegó por el lago Titicaca. Cerraron el recorrido en Arequipa tras un mes de viaje lleno de anécdotas.

Compromiso mayor

El dúo Guitarina interpreta folclore peruano.

La estadía en el Perú no solo sirvió para que Yuka conociera los Andes, también dejó un compromiso que marcaría el resto de su vida: aceptó ser la enamorada de César. El nuevo encuentro se daría en noviembre del siguiente año. 

Ni el cambio horario ni la distancia hicieron que la relación se desgastara. La ilusión y el amor motivaban a creer en la unión. César seguía en la radio sin descuidar sus proyectos personales. Yuka no dejó sus labores en una panadería, ni la práctica de la música en un grupo donde su hermana tocaba el arpa paraguaya y ella la ocarina.

El retorno se dio en noviembre de 2009. El 29 de enero de 2010 se casaron en la Municipalidad de Los Olivos, distrito donde ahora viven. La celebración se hizo en una zona campestre que fue testigo del nacimiento de Guitarina, la agrupación musical donde él toca la guitarra y ella la ocarina. Pero faltaba que César conociera a la familia de su flamante esposa. Tuvieron que pasar tres años para conocer Japón. César vio por primera vez a los parientes de Yuka y congeniaron de inmediato. “Son personas buenas, educadas y tranquilas”, afirma el músico.

Presente promisorio

Además de dedicarse al plano musical, César y Yuka han empezado a fabricar y vender ocarinas. Esta aventura empresarial tuvo su momento más difícil cuando tras varios prototipos ninguno generaba el sonido del referido instrumento de viento. “Al inicio el sonido no salía, pero aun así lo intentábamos sin cesar hasta que sonó. Fue un día muy feliz”, dice él.

Ahora, esta pareja planea dar conciertos en Lima y provincias a la par que fortalece la empresa de fabricación de ocarinas. No saben qué les deparará el destino, ni hasta dónde los llevará el campo empresarial. Lo que sí saben es que su historia de amor no es el resultado del azar: es el mejor ejemplo de cómo se puede superar la barrera del idioma para encontrar a alguien al que se pueda amar.

Ocarinas fabricadas por Yuka y César.

 

* Este artículo se publica gracias al convenio entre la Asociación Peruano Japonesa (APJ) y el Proyecto Discover Nikkei. Artículo publicado originalmente en la revista Kaikan Nº 87, y adaptado para Discover Nikkei.

 

© 2014 Texto: Asociación Peruano Japonesa; © 2014 Fotos: Asociación Peruano Japonesa / Carla Lúcar

César Morales folk music Guitarina music ocarina peru Shin-Issei Yuka Yanagihara