Elija un idioma principal para aprovechar al máximo nuestras páginas de la sección Artículos:
English 日本語 Español Português

Hemos realizado muchas mejoras en las páginas de la sección Artículos. ¡Por favor, envíe sus comentarios a editor@DiscoverNikkei.org!

sports

en ja es pt

El sueño olímpico en Tokio que un grupo de jóvenes nisei hizo realidad

“Entre nosotros nos preguntábamos, ¿cómo? ¿Va a haber las Olimpiadas de Tokio y ningún nisei va a ir?”.

Quien habla es Luis Toyama, expresidente de la Asociación Universitaria Nisei del Perú (AUNP), una organización creada en 1961 por estudiantes universitarios hijos de japoneses que realizó actividades de índole cultural para promover el acercamiento entre el Perú y Japón y mucha labor social para ayudar a gente de escasos recursos, entre otras tareas.

Con “nosotros” se refiere a los miembros de la AUNP y con “las Olimpiadas de Tokio” a los Juegos Olímpicos de Tokio 1964.

Los jóvenes nisei no concebían que la tierra de sus ancestros fuera sede de unos Juegos Olímpicos y que no hubiera ningún deportista peruano de sangre japonesa compitiendo en ellos.

Teófilo Toda (Fuente: revista Superación)

“¿Qué deportista nisei destaca?”, se preguntaron. La respuesta: el ciclista Teófilo Toda, múltiple campeón nacional.

“La idea nuestra era: las Olimpiadas son en Japón, y alguien de la comunidad japonesa en el Perú debe ir. Y Toda era para nosotros el símbolo”, recuerda Luis Toyama.

Toda estaba calificado deportivamente para representar al Perú en Tokio 1964, según la Federación de Ciclismo, pero había un problema: el Comité Olímpico Peruano dijo que no había asignado recursos para financiar la participación de un ciclista en los Juegos Olímpicos.

La escasez de dinero, sin embargo, no debilitó la convicción de los jóvenes de la AUNP de que Tokio 1964 debía tener un representante peruano de origen japonés. Si faltaba plata, entonces había que conseguirla.

Luis Toyama relieva la labor del entonces secretario de deportes de la AUNP, Carlos Tsuboyama, que propuso la iniciativa de apoyar a Toda, logró su aprobación por parte de la junta directiva de la asociación y lideró la campaña para recaudar fondos.

La AUNP organizó diversas actividades para agenciarse de recursos y contó con el apoyo de la Asociación Estadio La Unión, donde se llevaron a cabo los eventos profondos, del diario Perú Shimpo para difundir la campaña, de la agencia de viajes Farr Tours que hizo un sustancioso aporte, del club Cachorros (al cual pertenecía Toda) y de clubes de la comunidad peruano japonesa como Unión Pacífico, Awase, Nisei Callao y Hinode.

La campaña fue un éxito y se reunió el monto suficiente para financiar la estadía del ciclista en Tokio.


PERUANO A CARTA CABAL

Portada del boletín de la AUNP en agosto de 1964 destaca la figura de Teófilo Toda.

Dos meses antes de la realización de los Juegos Olímpicos en Tokio, el boletín informativo de la AUNP publicó una entrevista a Teófilo Toda, a quien puso en portada y destacó como campeón. Como bien señala Luis Toyama, para la comunidad peruano japonesa era un símbolo.

Para certificarlo, no hay más que echar un vistazo a un par de publicaciones de la época. En 1958, la revista El Nisei subrayaba que Toda, “vencedor o vencido, siempre dejaba establecidas sus extraordinarias condiciones de pedalero bravo y valiente”.

Por su parte, en 1960, la revista Superación escribió: “Cuando se habla de deportes, siempre hay que mencionar a Teófilo Toda. En los anales del ciclismo, ya ha escrito páginas gloriosas”.

En la entrevista concedida a la AUNP, el ciclista reveló detalles de su vida. Contó, por ejemplo, que manejó una bicicleta por primera vez a los siete años y mencionó a Lázaro Shiohama, miembro del club Unión Pacífico, como la persona a la que debía su incursión en el ciclismo como deporte. “Siempre me prestaba su bicicleta de carrera”, dijo.

Toda también hizo pública su afición por otro deporte: el fútbol. Podría haber sido futbolista. “He jugado fútbol en el infantil del Centro Iqueño y más tarde por el Unión Pacífico, allá en los primeros años del Estadio La Unión”.

Para el ciclista, el solo hecho de poder competir en los Juegos Olímpicos, más allá de los resultados, ya era una meta deportiva alcanzada, “gracias a la iniciativa de la AUNP, a la que agradezco por su gesto tan noble hacia mi persona que creo no merecer”.

Teófilo Toda (fuente: internet)

El entrevistador, Carlos Tsuboyama, el mismo que impulsó la campaña, elogió la figura del deportista:

“La AUNP, como siempre, da su ayuda material o espiritual a quienes lo merecen. Y en tu caso, no solo porque eres deportista nisei, sino porque eres modelo de deportista caballero, porque eres peruano a carta cabal, tal como lo declaraste hace diez años a uno de los periódicos locales: ‘Yo soy peruano, señor. En la escuela aprendí a venerar a Grau y a Bolognesi, como cualquier otro chico nacido en mi país. Soy peruano y quiero a mi patria como el que más. El Himno Nacional es mi himno”.

Las declaraciones de Toda citadas por Tsuboyama no fueron gratuitas. ¿Por qué el ciclista, nacido en 1935 en la ciudad de Huacho, departamento de Lima, tuvo que reafirmar su condición de peruano, como si su apego al Perú hubiera sido puesto en duda?

Para entender sus palabras, debemos retroceder a 1954. Teófilo Toda se había ganado el derecho a representar al Perú en un torneo sudamericano a realizarse en Uruguay. El joven nisei tenía todos sus papeles en regla, pero en vísperas del viaje a la competencia internacional las autoridades peruanas se rehusaron a entregarle un pasaporte. No pudo viajar.

Nunca hubo una explicación oficial sobre el rechazo, revela el libro El futuro era el Perú, del periodista Alejandro Sakuda. Sin embargo, la verdadera razón saltaba a la vista. El entonces presidente del Perú, Manuel Odría, discriminaba a los japoneses y sus descendientes.

Aunque la injusta decisión le impidió competir en Uruguay, Toda recibió el afecto popular y el apoyo de diarios como Última Hora, que se manifestó de manera rotunda contra la discriminación: “¿Cómo se podría justificar el hecho de negar a un peruano, hijo de japonés, los derechos de nuestra nacionalidad? Juzgamos, a la luz del sentido común solamente, que ello repugna a la nobleza, a la dignidad y a la esencia misma de la personalidad humana”.

Fue en ese contexto, cuando el gobierno le negó el derecho a defender la camiseta del país en el que había nacido, que Toda declaró aquello de “soy peruano y quiero a mi patria como el que más”.


¿UN NIKKEI EN TOKIO 2020?

Teófilo Toda (Fuente: Diario Extra)

Teófilo Toda se retiró en 1965. El 14 de septiembre de ese año, en un artículo a doble página, el Diario Extra destacó que con el retiro de Toda tras 16 años de carrera “se escribieron las últimas líneas de una brillante página del ciclismo nacional”.

“El pedalero nisei abandona las pistas, pero cargado de gloria”, decía el periódico de circulación nacional.

Entrevistado por Extra, Toda se refirió a su participación en los Juegos Olímpicos de Tokio. “Fue una maravillosa experiencia que jamás podré olvidar”, dijo, además de subrayar que gracias al deporte tuvo la oportunidad de conocer la tierra de sus padres. Aunque no alcanzó el podio en Tokio, el solo haber llegado ahí fue un logro.

La capital de Japón volverá a albergar unos Juegos Olímpicos 56 años después. Luis Toyama se pregunta si en Tokio 2020, como en 1964, habrá un deportista nikkei compitiendo en la tierra de sus antepasados. Aunque los tiempos son muy distintos, no puede evitar imaginar cómo sería hoy una colecta para financiar un sueño como el que ellos, gracias a su activismo, hicieron realidad más de medio siglo atrás.

 

© 2018 Enrique Higa

1964 onlympic AUNP nisei Olumpians Olympic peru Teófilo Toda tokyo