Elija un idioma principal para aprovechar al máximo nuestras páginas de la sección Artículos:
English 日本語 Español Português

Hemos realizado muchas mejoras en las páginas de la sección Artículos. ¡Por favor, envíe sus comentarios a editor@DiscoverNikkei.org!

Los nikkei de América Latina y los nikkei latino

DIVERSIDAD para desarrollarnos e incluírnos, no para excluírnos - Reflexiones de la Red de Ciudades Interculturales de Europa -

A fines de setiembre de 2012 fui invitado por el Consejo de Europa para una Reunión de la Red de Ciudades Interculturales en la ciudad de San Sebastián (Donostia), País Vasco, España1, a fin de discutir sobre la DIVERSIDAD como elemento de desarrollo de los inmigrantes y de inserción y convivencia social. De Japón, participaron varios funcionarios municipales de la división de intercambio internacional y el profesor Keizo Yamawaki de la Universidad de MEIJI2 y quien escribe.

Intercultural City Programme, directora del Programa, un consultor y del Prof. Yamawaki.

Como se sabe, en los países europeos la presencia de los migrantes extranjeros desde fuera y dentro de la UE incide en la economía, en el mercado laboral, en la tasa de natalidad, etc. y los mecanismos de integración que han venido implementando hasta ahora han ejercido alguna que otra influencia en la incipiente Japón que en estos dos decenios ha recibido una corriente migratoria de cierta importancia (del Asia, chinos y filipinos, de Sudamérica, los nikkeis de Brasil, Perú, etc.). En esta Reunión participaron expertos y funcionarios de España (de la misma San Sebastián, Barcelona, Cádiz), del Reino Unido, Holanda, Alemania, Rusia, Dinamarca, Japón y otros.

Países como Alemania, Francia y el Reino Unido donde tienen millones de migrantes extranjeros han venido promoviendo una inserción tenua respetando más que nada la diversidad de los extranjeros; pero como lo ha dicho la misma Canciller Merkel hace un par de años atrás eso no ha servido para que los extranjeros se integren a la sociedad y se tranformen en motores de desarrollo. En Francia, aún adquiriendo la nacionalidad - siendo segunda o tercera generación de inmigrantes – muchos siguen en desventaja en lo educativo y por ende están en situación muy precaria en lo laboral y social. 

Es por eso que el Consejo de Europa está promoviendo esta Red de Ciudades Interculturales para que la DIVERSIDAD sea no solo un elemento de integración sino de oportunidades de negocios y de intercambio cultural de los mismos extranjeros para con la sociedad local. Consideran que la diversidad del extranjero, sea por su idioma, cultura, contactos con el país de origen, comprensión de los valores religiosos, etc., si se orienta para desarrollar las ciudades donde están asentados generando empleo (algo que han hecho hincapié, pues la tasa de desempleo en preocupante en toda Europa) eso podría acercar mucho más las minorías con la población en general y fomentar un mayor entendimiento.

La Unión Europea con sus 27 países tiene más de 500 millones de habitantes y su producto bruto es ya 3 veces la de Japón y equiparable al de los EE.UU (15 billones de dólares) y el ingreso per cápita promedio oscilaría los 35.000 dólares; aunque, las diferencias de ingresos entre algunos países mediterráneos y del este europeo que hace poco se integraron a la UE con los principales es aún muy grande. Viendo algunas estadísticas3, el movimiento migratorio dentro de la UE es fluctuante y muy diverso por la cantidad de etnias y sectas o religiones, pues al año llegan unos 3 millones de extranjeros pero cerca de 2 millones se van a un tercer país o retornan al propio (año 2010). En el caso del Reino Unido, Alemania y España, al año siguen recibiendo unos 400.000 extranjeros; y es por eso que en toda la UE habitan unos 32 millones de extranjeros de los cuales el tercio son de países extracomunitarios (Turquía, Albania, Ucrania, Marruecos, Algeria, China, América Latina (Ecuador, Brasil, República Dominica, etc.)). Solo en Alemania residen 7.1 millones de extranjeros, en España 5.7 millones, en el Reino Unido e Italia unos 4.2 millones, respectivamente, en Francia 3.8 millones, etc. lo que implica que en estos 5 países se concentra el 70% del total. Por otra parte, al año unos 700.000 extranjeros adoptan la nacionalidad del país europeo donde residen.

Composición de extranjeros en la ciudad de Barcelona (Por nacionalidad: Pakistán, Italia y China, aunque el 40% del total lo componen latinoamericanos).

También hay que señalar que la presencia de los extranjeros varía mucho de un país a otro; pues, en el caso de Alemania, la presencia de los turcos ha sido por un convenio migratorio de los ’70 para cubrir la escasez de mano de obra, en Francia y el Reino Unido han sido por medidas de preferencia hacia sus excolonias (Argelia, India) y, en el caso de Italia y España, la presencia de migrantes de los países norafricanos (Túnez, Libia, Marruecos) han sido por motivos similares a los anteriores, por la misma cercanía y en el caso de los centro y sudamericanos por relaciones históricas y culturales, etc. Por ejemplo, España tiene un convenio migratorio con Ecuador y eso explica la enorme presencia de este colectivo sin dejar de mencionar que en Sudamérica hay muchos que poseen también la nacionalidad española como la italiana (existen convenios de doble nacionalidad que favorecen hasta a los nietos de los inmigrantes de estas nacionalidades).

A pesar de las facilidades en el ingreso como inmigrantes y su posterior reagrupación familiar, en estos países no siempre la integración y la inclusión social ha sido tarea fácil y no son pocas las fricciones sociales que han suscitado en estos decenios, incluyendo hechos de violencia en las areas marginales de Paris o en barrios de Londres. El respeto del idioma y la cultura de los extranjeros bajo las políticas de “convivencia multicultural” han ido en desmedro del aprendizaje del idioma, las pautas sociales, costumbres y las normativas y leyes locales. Ante la ya existente desigualdad social estas desventajas generaron más resentimiento y exclusión social. No se produjo un suficiente intercambio constructivo ni un aprendizaje mutuo de la diversidad.

En esta Reunión de Red de Ciudades Interculturales los expertos europeos señalaron que la DIVERSIDAD puede ser beneficiosa si la sociedad receptora realiza un mayor esfuerzo de comprensión de los extranjeros y promueve la inclusión social. Desde luego, las comunidades extranjeras también deben organizarse mejor para facilitar esa integración. Consideran que la DIVERSIDAD debe ser un proyecto manejado con racionalidad y medido en variables que puedan ser objeto de seguimiento y corrección con una participación comprometida de los municipios, ONGs y entidades de los extranjeros. Si los municipios demuestran con datos fundados de que la diversidad es provechosa y es un valor agregado que puede generar empleo, riqueza, intercambio cultural y nuevas posibilidades de negocios con otros pueblos, países y comunidades, obviamente el apoyo social sería mucho más efectivo. Por eso, consideran que el intercambio de información y de know how de las ciudades que tienen experiencia en el “management” de la diversidad es necesario para buscar herramientas y respuestas más adecuadas. 

La cuestión es que el Programa que ellos proponen es bastante complejo en las mediciones y desde luego, sin la presencia de consultores externos con experiencia en el sector público, es casi imposible llevarlo a cabo. No es tarea sencilla medir variables de la misma sociedad cruzando información de extranjeros en situación compleja, algunos con poca educación y en empleos precarios o informales y con valores sociales y preceptos religiosos muy diferentes. 

Son estudiantes argentinos becados por el gobierno de Japón. La captación de este tipo de recursos humanos altamente capacitados depende de la capacidad de gestión de las empresas y centros de investigación japoneses.

Sin embargo, para una sociedad como la japonesa donde los extranjeros es apenas el 2% (puede haber localidades pequeñas que pueden tener un 5% o hasta un poco más del 10%, pero su incidencia limitada en ese ámbito local) incorporar estos mecanismos de medición de la diversidad e impulsar esas políticas de integración puede que una carga administrativa y económica que los municipios no estén tan dispuestos a asumir ni lo consideren necesario pues a su manera creen que la situación es manejable. 

Si bien en estos últimos dos decenios ha habido un incremento sin igual de extranjeros, de América Latina (descendientes de japoneses “nikkei” de Brasil, Perú y otros países de la región) y del Asia (chinos, filipinos, vietnamitas, etc.), y aunque haya habido situaciones de fricción social, tasas de delicuencia un tanto preocupantes para los pobladores locales, niños y adolescentes extranjeros desescolarizados, etc.; eso no significa que los programas de integración y convivencia hayan fracasado o que no hayan cubierto innumerables necesidades. Casi todos los municipios y prefecturas, como así también el gobierno nacional a través de los Ministerios competentes han implementado diversas políticas de ayuda y de integración que están dando sus resultados. Desde luego, han habido esfuerzos de ambas partes, pero lo que aún llama la atención es que aún algunas instituciones japonesas siguen considerando a las comunidades extranjeras como “minorías marginadas” que requieren de asistencia social. Desde luego, existen casos que deben ser derivados a las ayudas de bienestar social pero la inmensa mayoría de los extranjeros no desean ese asistencialismo que genera más dependencia de las ayudas públicas y no facilita la realización de sí mismo para trabajar y vivir como un miembro más del Japón. 

Este país todavía tiene temores de aceptar que estos extranjeros son inmigrantes “imin (en japonés)” que se van a quedar por largo tiempo o para siempre. 

Recién se observa en algunos ámbitos una visión diferente de querer capitalizar mejor a los extranjeros para que estos sean “puentes o kakehashi” en lo cultural como en las nuevas oportunidades de negocios e inversiones. Significa que Japón siente esa necesidad de manejar mejor la diversidad para sacar provecho de la globalización mundial. Lo que faltaría es que los mismos extranjeros estén preparados para esta tarea de ser “partner” de los japoneses.

En tal sentido, la reunión en San Sebastián ha sido sumamente productivo para comprender mejor el valor y los alcances que puede tener la diversidad.

Los expositores de Japón, funcionario de la Asociación de Intercambio Internacional de Shiga-Ken, Directora de la División Internacional del Municipio de Kita-Kyushu, funcionario de la Ciudad de Fukuoka y Secretario General de Fondo de Apoyo para el Emprendimiento de los Refugiados.

Notas:

1. Intercultural City Programme - Council of Europe
http://www.coe.int/t/dg4/cultureheritage/culture/Cities/default_en.asp 

2. Web del Prof. Keizo Yamawaki:http://intercultural.c.ooco.jp/index.php

3. European Commission –Eurostat Estadísticas migratorias de la Unión Europea
http://epp.eurostat.ec.europa.eu/statistics_explained/index.php/Migration_and_migrant_population_statistics/es

© 2013 Alberto J. Matsumoto

diversity Europe immigrants inter cultural city Japan

Sobre esta serie

El licenciado Alberto Matsumoto encara las distintas facetas del Nikkei en Japón. Desde la política migratoria sobre la inserción al mercado laboral del inmigrante hasta su inculturación a las costumbres y lenguaje japonés a través de la educación primaria y superior. Analiza la vivencia interna del Nikkei latino con su país de origen, su identidad y su convivencia cultural personal y social en un contexto cambiante de globalización.