Elija un idioma principal para aprovechar al máximo nuestras páginas de la sección Artículos:
English 日本語 Español Português

Hemos realizado muchas mejoras en las páginas de la sección Artículos. ¡Por favor, envíe sus comentarios a editor@DiscoverNikkei.org!

Testigo de la inmigración japonesa - Kiyotomi Uehara

Este año el Sr. Kiyotomi Uehara cumplió 97 años de vida y conoce como pocos las diferentes etapas de la llegada a nuestro país de los primeros japoneses. Se caracterizó por una fuerte actividad social dentro de esta colectividad. Una vida que nos da a entender con más claridad cómo vivían los inmigrantes de aquellas épocas.

Nació el 23 de marzo de 1911 en la isla de Okinawa, al sur de Japón, en un pueblo llamado Nakijin. Culminó sus estudios en el Colegio Secundario Provincial y a causa de la crisis económica de aquel entonces, su padre le aconsejó irse a trabajar al exterior. Contaba con 19 años de edad.

Foto: un adolescente Kiyotomi (a la izquierda) con amigos

Por ello, en 1930 migra a la Argentina y se instala en la ciudad de Córdoba, en donde comienza trabajando como lavacopas en el bar “Yokohama”, originalmente propiedad de su hermano, el cual con el tiempo se convierte en una sociedad con el Sr. Kiyotomi y otro hermano más. Por su ubicación céntrica era muy fecuentado por personalidades importantes (políticos, artistas), entre ellos Carlos Gardel, que por una semana fue a desayunar allí.

Cabe destacar que participó como miembro fundador (único sobreviviente en la actualidad) de la Asociación Japonesa de Córdoba en el año 1932. En esa época se mandaban a muchos hijos de japoneses a estudiar a Japón que eran incentivados por esta misma Asociación, pero a causa de la 2ª guerra mundial también fueron muchos los que no pudieron volver, por lo menos hasta concluída la guerra.

En 1938, a los 27 años, manda llamar a Taka Yonamine para casarse con ella. Era una joven de su pueblo de 23 años, con cuyo hermano había cursado el secundario. La joven era hija de un director de escuela. Ella acepta la proposición y formará una familia compuesta por cuatro hijos. Los jóvenes japoneses solteros en su gran mayoría, para formar sus familias mandaban a llamar a sus futuras esposas al Japón.

Foto con su hija Elena en brazos, su esposa Taka y un amigo en "La Terraza"

Con el tiempo, en 1941, los hermanos Uehara abren otro bar llamado “La Japonesita”, a su vez abren la confitería “La Terraza”, una fábrica de helados y una pista de baile con orquesta, todos ellos ubicados en Mina Clavero, en la misma provincia. En 1946 inauguraron también un tercer bar llamado “Richmond” en Córdoba Capital. Por lo visto, los hermanos Uehara se caracterizaban por ser pujantes hombres de negocios. En aquel tiempo, muchos han sido los japoneses que estaban en este rubro. Sólo en Bs. As., se llegaron a instalar más de 40 bares.

Otra actividad paralela que hizo el Sr. Kiyotomi fue la agricultura. Tuvo una chacra en Santiago del Estero en donde cultivaban verduras, tenía frutales y se criaban chanchos. El trabajo de la tierra era otro oficio muy conocido para los japoneses de entonces.

Llegada la década del 50, el Sr. Kiyotomi decide abocarse de entero a la floricultura y se traslada a la localidad de José C. Paz, provincia de Bs. As. Este cambio de rubro se dio en casi todos los japoneses que tenían bares y la mayoría se volcó a actividades que se podían realizar con el grupo familiar, una de las cuales era la tintorería, que ya se había empezado a expandir entre ellos en la primera mitad del siglo pasado.

La escritura es otra pasión que el Sr. Kiyotomi despliega y que hoy en día mantiene. Despojado de todos sus otros trabajos, comienza su labor como periodista para el periódico La Plata Hochi del cual es miembro fundador. Escribió el libro “Quién es quién en la Colectividad Japonesa en la Argentina”. Para esto, desde 1963 entrevistó a 1455 personas para obtener datos, recorriendo una vasta zona de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fé y a través de un amigo consiguió información de japoneses de Corrientes. También editó otro libro llamado “Historia de la inmigración de Nakijin-chu en la Argentina” (pueblo del cual es oriundo el Sr. Kiyotomi).

A la edad de 63 años cursa la escuela primaria y en 1978 se recibe de bachiller en el Centro Educativo de Nivel Secundario de la Dirección Nacional de Educación Argentina, DINEA Nro 30 (CENS 30) del Parque Chacabuco de la Capital Federal.

Teniendo 80 años se inicia en el uso de la computadora, algo que hoy en día sigue haciendo, escribiendo artículos para el periódico La Plata Hochi.

A sus 97 años goza de un gran respeto y reconocimiento por toda su obra. Mantiene su espíritu inquieto trabajando en su computadora y llevando una vida tranquila junto a sus familiares. Un gran ejemplo de dedicación y de trabajo para todos los que tenemos el gusto de conocerlo.

Fuentes:
- www.fliaokinarg.mldesign.com.ar elaborado por Elena Uehara (hija del Sr. Kiyotomi)
- Uehara Kiyotomi San - Lic. Isabel Laumonier

Fotos:
Álbum familiar de fotos de Kiyotomi Uehara.
http://www.elenauehara.com.ar/

* Este artículo fue publicado originalmente en Urbanikkei.

© 2007 fotos: Fotógrafos profesionales desconocidos y Elena Uehara

© 2007 Daniel Miyagi