Elija un idioma principal para aprovechar al máximo nuestras páginas de la sección Artículos:
English 日本語 Español Português

Hemos realizado muchas mejoras en las páginas de la sección Artículos. ¡Por favor, envíe sus comentarios a editor@DiscoverNikkei.org!

Los nikkei de América Latina y los nikkei latino

Perú crece económicamente, pero los peruanos del exterior siguen dudando

Es indiscutible que el Perú está creciendo económicamente en este último decenio registrando tasas de crecimiento del 6%, 7% y hasta del 8%, en forma sostenida. Paralelamente, el ingreso per cápita promedio observa un incremento importante, pues a finales de los ’90 era de 2.500 dólares y ahora es de 4.500 dólares con un aumento sustancial del poder adquisitivo. La inflación está totalmente controlada y la moneda local, el nuevo sol, generalmente no muy apreciada por los mismos peruanos, vale más que el dólar. Es el reflejo de un buen manejo fiscal y de las reservas internacionales que ronda los 30.000 millones de dólares, un valor que casi permitiría pagar íntegramente la deuda externa del Perú, dicen los expertos en la materia1.

A pesar de que el 65% de sus exportaciones lo ocupan los minerales, están diversificando sus ventas con productos agroindustriales y ya son los primeros exportadores mundiales de espárragos y últimamente se observan hasta vinos embotellados que hasta ahora era algo difícil de imaginar. Si bien es cierto que las remesas de sus connacionales oscilan los 3.000 millones de dólares, las exportaciones son 10 veces más, unos 31.000 millones, y entre las inversiones extranjeras directas y las nacionales ocupan casi el 20% del producto bruto nacional, un indicador que refleja el grado de confianza de los inversores. Dentro de este contexto, hay estudios que señalan que se ha podido reducir un 10% el índice de pobreza, aunque queda pendiente el tema de la distribución desigual de la riqueza y la alta informalidad del mercado laboral que ronda el 60% del total.

Es uno de los mall comerciales más exquisitos de Lima “LarcoMar”. (http://www.larcomar.com/)

En el plano de las relaciones comerciales internacionales el Perú tiene firmado diversos acuerdos con países importantes y ya está vigente el Convenio Bilateral de Inversiones con Japón. Las negociaciones de un tratado de libre comercio están en marcha y se prevee que durante el 2010 logren acordar. Se observa también obras de infraestructura binacional con el Brasil, tanto en la zona norte de la Amazonia como en el sur, cerca de la frontera con Bolivia, a fin de canalizar y facilitar el comercio bioceánico y ser un nexo del Brasil con los países del Pacífico, por lo que puertos y aeropuertos están teniendo un rol protagónico en las conexiones regionales.

Viendo los índices macroeconómicos y de comercio exterior es indudable que el Perú es un país promisorio que está construyendo su futuro. Sin embargo, también es cierto que hay indicios de que se está profundizando la desigualdad; pues, por un lado se observan ejecutivos del sector minero y comercio que logran bonificaciones de decenas de miles de dólares al año y son capaces de comprar un apartamento en Lima, por otro, siguen ganando apenas 300 a 400 dólares al mes para mantener a toda su familia y trabajando de manera informal sin una buena asistencia en salud y aportes jubilatorios2. Otro tema que preocupa es el desempleo que ronda el 7.5%, que si bien no es elevado en las zonas rurales es mucho más alto y sigue habiendo disfunciones en el empleo. 

Y lo que llama la atención es que aun con las mejoras económicas lo que no se corrige es el índice de confianza a las instituciones políticas, policiales y judiciales, pues se mantiene en un 15 puntos, según las mediciones del Latinobarómetro3.

Los peruanos que viven en el exterior son de 2 a 3 millones y según indican los medios locales, la crisis de finales del 2008 ha hecho que unos 150.000 hayan regresado de países como los Estados Unidos y España. Sin embargo, durante el 2009 se ha dado que esa misma cantidad o más se hayan ido a países vecinos con mejor ingresos como Chile, Brasil y la Argentina en busca de mejores oportunidades4.

Desde Japón, un poco más de 600 peruanos se han regresado con el subsidio público de retorno y otros 2.000 por propia cuenta, aunque una cifra igual o mayor han reingresado en el mismo período a Japón.

Está disminuyendo los peruanos que emigran al exterior, según una lámina del Dr Luis Baba en su presentación en octubre de 2009 en Tokio, en ocasión del Seminario Perú-Japón.

Los indicadores económicos dan cuenta del crecimiento económico del Perú y sus enormes posibilidades a mediano y largo plazo, por lo que para los migrantes peruanos del exterior se puede interpretar como una excelente ocasión para retornar y vivir en su propio país. Sin embargo; cuando la permanencia en el exterior es de 10 ó más años se hace difícil retornar porque no están actualizados en su capacitación y tienen temores en la readaptación social que les espera. Lo mismo, con la educación de sus hijos. Los pequeños emprendimientos tampoco han dado los frutos esperados y los parámetros de competencia y productividad son mucho más exigentes que los de hace un decenio. Se dan cuenta que no están a la altura de las circunstancias y deciden retornar adonde han emigrado, pues ese hábitat, con sus incertidumbres y precariedades, les ofrece un poco más de seguridades.

Reiniciar en su país implica muchas energías y decisión, tanto o más que emigrar al exterior y radicarse en otras tierras. Es por eso que los que han optado vivir en el Japón deben asumir este desafío con más convicción porque es una alternativa que les puede dar lo que no han tenido en su país. Esta crisis ha enseñado que no pueden vivir a medias en ambos países, salvo los que poseen un plan de inversiones, actividades comerciales y se saben organizar en los negocios; pero, los que trabajan en tareas no muy calificadas y no se han capacitado es muy difícil reintegrarse siquiera en su propio país.

Lo mismo ha sido con los japoneses que emigraron a Sudamérica, aún en la posguerra, pues cuando a finales de los ’60 comenzaron a ver el gran despliegue económico del Japón y su posterior ascenso como segunda potencia mundial a principios de los ’80, muchos habrán pensado si la decisión de haber emigrado fue correcta o no. Ya en los ’70, se hicieron esa pregunta pero no era fácil en esos tiempos retornar porque un pasaje en avión costaba unos 700.000 yenes al cambio de aquella época (un dólar = 360 yenes). Además, con sus familias y sus hijos, ya era más difícil tomar esa decisión de retorno, por eso asumieron el desafío de integrarse y de ganarse un lugar en la sociedad local.

Notas:
1. Estos datos han sido extraídos de la web de JETRO como de las conferencias del Seminario Japón-Perú organizado por Kyodai –Pacífico en octubre de 2009.
http://www.jetro.go.jp/world/cs_america/pe/

2. Web de Organización Internacional de Trabajo
http://www.oit.org.pe/index.php
Hay varios reportes sobre la situación del empleo y desocupación en América Latina e incluso señala que un promedio del 60% de los trabajos son informales o sea en negro, donde las tareas agrícolas y de construcción llegan casi al 80%.

3. Este think tank mide la institucionalidad política de los países de la región.
http://www.latinobarometro.org/

4. El profesor e investigador Teófilo Altamirano señala en su obra que según los datos de Migración de Perú, durante el 2008 han retornado unos 150.000 peruanos del exterior; aunque en ese mismo año unos 300.000 han salido del país con destino diverso. Teófifo Altamirano Rúa, Migración, Remesas y Desarrollo en Tiempos de Crisis, pág.25, PUCP-Dpto. de Ciencias Sociales, UNFPA, 2009.

© 2010 Alberto J. Matsumoto

dekasegi economy peru

Sobre esta serie

El licenciado Alberto Matsumoto encara las distintas facetas del Nikkei en Japón. Desde la política migratoria sobre la inserción al mercado laboral del inmigrante hasta su inculturación a las costumbres y lenguaje japonés a través de la educación primaria y superior. Analiza la vivencia interna del Nikkei latino con su país de origen, su identidad y su convivencia cultural personal y social en un contexto cambiante de globalización.