Escolha o seu idioma de preferência para tirar o máximo proveito das páginas do nosso Jornal:
English 日本語 Español Português

Fizemos muitas melhoras nas seções do nosso Jornal. Por favor, envie-nos a sua opinião ao escrever para editor@DiscoverNikkei.org!

Fernando Iwasaki: un historiador anclado en la literatura

En 2021, se publicó Brevetes de historia universal del Perú. Credits: Alfaguara y UNAM.

Anclado hace más de 25 años en un pueblo de Sevilla, el escritor peruano Fernando Iwasaki (Lima, 1961) podría haber desaparecido del radar de las novedades de las librerías si no fuera por su activa faceta de historiador, la materia de su formación profesional y la orilla desde la cual suele escribir ensayos y libros que flotan entre lo histórico y literario como el reciente Brevetes de historia universal del Perú (Alfaguara, 2021).

“Debo reconocer que no lo considero un libro de historia. Tampoco es un libro de cuentos. Se trataba de escribir con ambición literaria sobre personajes históricos”, responde vía correo electrónico, desde la localidad de San José de la Rinconada, un desconectado Iwasaki, cuyos bucólicos días se asemejan a los de algunos de sus personajes de siglos pasados: políticos, artistas y combatientes peruanos cuyos días están relacionados a eventos históricos, como los suyos pueden estarlo a la persistente pandemia actual.

“Vivo en el campo desde 1997. Sin vecinos y a tres kilómetros del área urbana más próxima. No tenemos agua potable, producimos nuestra propia energía con placas solares y tenemos una chacrita con huerto y frutales. Es decir, el confinamiento no supuso un cambio grande en mi vida”, cuenta Iwasaki, quien, por elección, no lee la prensa peruana, ignora quiénes son los ministros del actual gobierno y no ve los partidos de la selección de fútbol, como un náufrago que disfruta una isla llena de libros.

Breves y secundarios

Si algo mantiene atado a Iwasaki con la actualidad es la literatura. “Procuro leer lo que escriben autores peruanos que quiero y admiro, rescato a escritores peruanos olvidados y releo a nuestros clásicos para conectarlos con otros clásicos; por no hablar de la ilusión que me hace hallar el rastro del Perú o referencias peruanas en cualquier lugar del planeta”, anota Iwasaki, quien para su más reciente libro convocó a personajes disímiles: un corsario, una santa, una profesora de canto, un subversivo.

En prosas breves de estilo literario, “todos los protagonistas de estas historias son parte de la historia de nuestro país. Todos son peruanos y, por lo tanto, tienen un mismo destino: una relación difícil con el resto del universo”, ha reseñado el novelista peruano Alonso Cueto. “Iwasaki nos hace ver cómo, de un modo deliberado o inconsciente, los personajes peruanos se conectan con el resto del universo.”1

La soprano Yma Sumac, el líder indígena Pedro Pablo Atusparia, la navegante Isabel Barreto y el sacerdote jesuita Antonio Ruiz de Montoya figuran en esta compilación de personajes que recuerdan a “Breve Historia de Inglaterra”, de Chesterton. En aquel libro, el filósofo británico justificaba su atrevimiento de escribir un ensayo sobre la “pequeña historia” indicando que nadie lo había hecho desde el punto de vista del público. “Las que solemos llamar historias populares, más bien debieran llamarse antipopulares”. Iwasaki opta por salvar del olvido a personajes secundarios en lugar de los héroes de mármol.

Historia literaria

¿Son más populares los libros de historia en la era digital? Iwasaki se declara incapaz de definir estas tendencias de mercado, aunque está muy al tanto de las corrientes literarias que vienen doblegando escritoras latinoamericanas como Katya Adaui, Mónica Ojeda, Liliana Colanzi, Valeria Luiselli, Lina Meruane y Samantha Schweblin. Recientemente, Iwasaki fue invitado al “XXVII Coloquio de Estudiantes de Literatura”, de la Pontificia Universidad Católica del Perú, para hablar de literatura de terror.

En vez de hablar de su obra más terrorífica (Ajuar funerario, publicada hace 18 años), Iwasaki prefirió realizar un repaso de las escritoras latinoamericanas contemporáneas que han abordado historias que se alejan del terror clásico (el de Poe o Lovecraft) para abordar el miedo desde otras perspectivas. A las antes mencionadas, sumó los nombres de María Fernanda Ampuero, Giovana Rivero, Fernanda Melchor, Socorro Venegas, Alejandra Costamagna, Karina Sainz Borgo y Mariana Enríquez.

“Una enumeración de jóvenes y espléndidas escritoras latinoamericanas que hoy son la referencia literaria en nuestra lengua. Trabajan en lo insólito, en distintos textos que tocan lo fantástico y maravilloso”, dice continuando la lista con los nombres de Natalia Álvarez, Andrea Maturana, Cecilia Eudave y Valeria Correa Fiz. En la historia de la literatura latinoamericana, para Iwasaki la voz femenina es indiscutible.

Camino al pasado

Iwasaki, quien colabora con medios como El País Semanal, ABC de Sevilla y la revista Jot Down, también vive ajeno a las herramientas digitales. No usa blogs, no tiene cuentas en redes sociales ni sigue los podcasts de literatura, aunque en ocasiones sea invitado a participar en ellos. “Vivo ajeno a todo eso. Y no por falta de interés, sino por torpeza digital. Cuando mis hijas me visitan les pido que me pongan podcasts, porque no sé llegar a ellos”.

Iwasaki también participa en algunos programas de radio y dicta clases en la Universidad Loyola Andalucía, donde aprendió a contactarse por internet y a grabar sus clases durante la cuarentena. Durante el confinamiento también nació su nieto, “nos reunimos todos en el campo, vimos nacer al bebé y nos acompañamos”, cuenta el escritor, quien aprovechó esos meses de aislamiento para leer más que para escribir.

En 2021, se publicó Mi poncho es un kimono flamenco. Credits: Alfaguara y UNAM.

Sus editores, en cambio, sí sacaron partido a las reediciones de libros como Mi poncho es un kimono flamenco (UNAM, 2021), publicado parcialmente por la editorial Sarita Cartonera en 2005. Este conjunto de ensayos que abordan la identidad del autor se divide en “Poncho”, “Kimono” y “Flamenco”, submundos culturales (el peruano, el nikkei y el español) que son parte del origen, historia y presente de un autor cuyo libro ha sido descrito como “lleno de inteligencia, humor, comprensión y alegría”.2


Del pasado y futuro

Este año también se reeditó en Costa Rica El atelier de Vercingétorix, a través de Encino Ediciones, una antología de cuentos que hacen de Iwasaki un autor del pasado, por sus libros de historia, y del futuro, por la proyección que tiene el conjunto de su obra. “Tengo pendiente la publicación de un libro de cuentos y dos novelas, pero soy lento para escribir. Por eso no publico ficción desde 2009, aunque debo admitir que, para mí, un libro de ensayos es tan o más importante que una novela”.

Portada de la reedición de El atelier de Vercingétorix, que Iwasaki presentó a distancia el mismo día en que dio una charla por Zoom en Lima. Credits: Encino Ediciones. Captura de pantallas.

Lejos del Perú, al que vuelve una vez por año por pocos días, el más hispanizado escritor nikkei (en 2021 se reeditó también Sevilla sin mapa, publicado por Serie Gong Editorial, una biblioteca de personajes conectados con Sevilla, como Jorge Luis Borges y Roberto Bolaño, disponible también en audiolibro) acaba de cumplir 61 años y su apellido japonés sigue oyéndose en medios peruanos y la radio española Onda Cero. Hace unos años, desde Pekín, Iwasaki declaró “el mestizaje es el mejor antídoto contra los radicalismos”.3

Fernando Iwasaki en la Feria del Libro de La Rinconada donde presentó Sevilla sin mapa. Credits: Ayuntamiento de La Rinconada.

En 2019, cuando redactó el texto que abre su libro Brevetes de historia universal del Perú, que incluye un epígrafe del poeta José Watanabe, anotó: “Hoy he cumplido 58 años, la misma edad que tenía José María Arguedas cuando decidió no prolongar ni un día más su existencia”. En el año de inicio de la pandemia, Iwasaki percibía la fatalidad de tantos talentos literarios peruanos que murieron jóvenes cuando él buscaba recuperar la patria de sus libros. Los de clásicos como José Carlos Mariátegui y Abraham Valdelomar, pero también los de peruanos de este siglo como Pilar Dughi y Eduardo Chirinos.

Este año, para celebrar el cumpleaños de su esposa, Fernando viajó con a ella al sur de Italia para recorrer Pompeya y Herculano. “Buscaremos el Nápoles de Montesano y Walter Benjamin”, confiesa Iwasaki, experto en seguir el rastro de figuras memorables por tantas ciudades y países, por los caminos del pasado que lo han llevado a la vida de Francisca Pizarro o de Peter Dennis Daly, el inglés que vivía en Lima y que sobrevivió al hundimiento del Titanic. Quién sabe si de este viaje surja un nuevo rescate histórico literario de los océanos de archivos donde el nikkei flamenco se suele sumergir como pez en biblioteca.

Notas:

1. Alonso Cueto, “Supaypa wawa, Clark Gable; por Alonso Cueto”, El Comercio, 13 de ago de 2021. 

2. Bernat Castany Prado, “La sonrisa recuperada en Fernando Iwasaki Cauti”, Zenda, 8 de mayo de 2022.

3. “Fernando Iwasaki: ‘El mestizaje es el mejor antídoto contra los radicalismos’”, La Vanguardia, 22 de abril de 2019.

 

© 2022 Javier García Wong-Kit

Fernando Iwasaki historians Lima literature Peru writers