ジャーナルセクションを最大限にご活用いただくため、メインの言語をお選びください:
English 日本語 Español Português

ジャーナルセクションに新しい機能を追加しました。コメントなどeditor@DiscoverNikkei.orgまでお送りください。

Collective Future

¿AL FINAL, QUE QUEDA? ...para un Nikkei artista que no ha estudiado arte

>> Parte 1

Eso que queda, remanente de tantas solicitudes enviadas buscando posibles auspiciadores, toma el nombre en mayúsculas y en negritas (bold), de COLECTIVIDAD. Ese apoyo es lo que determinará nuestro Futuro Colectivo como minoría cultural dentro del inmenso Perú.

Interesante fenómeno después de tantas exposiciones artísticas realizadas, recibiendo esta vez, únicamente el apoyo de esa misma colectividad, acogido con eterna gratitud, devuelta en pequeños trocitos a la vez, como estos artículos en Discover Nikkei, por ejemplo, lo permiten.

Esto nos dice que la sociedad en general (también a nivel global) apoya cuando las credenciales son tales, cuando un cartón respalda lo que supuestamente se sabe hacer... mas, la mediocridad se puede enmascarar fácilmente a través del marketing o a través de la labia florida (palabrería engatusadora); no todo es como lo pintan, por ello, tal vez, es a cada día que pasa, más necesario tener cartones y certificaciones bajo el brazo, en el portafolios y hasta en la maletera del auto.

DE LA PUBLICIDAD

Como Nikkei publicista, pero siendo artista (además de columnista), veo que hasta la publicidad ha dejado de tener el valor que tenía antes, donde la sola Presencia de Marca era aliciente para apoyar un abanico de actividades culturales. Aquella cultura ha sido cambiada por márgenes de utilidad, productividad, rendimiento y metas en cada período fiscal.

Hoy hay tantas marcas que la competencia entre productos ya no es grata ni tan apreciada sino vista como un gasto necesario para mantener un porcentaje de mercado: afiches, paneles, volantes, catálogos, comerciales en TV y medios impresos, banner y pop-ups en internet y teléfonos celulares, todos con los logotipos de aquellos productos y empresas que quieren un pedacito de nuestra memoria de consumidores; aquella publicidad satura nuestras vistas, espacios urbanos y oídos, tanto que no les hacemos caso sino a través del subconciente... y para allá tiende la publicidad a través del neuromarketing, que lentamente se está poniendo de moda en boca del pequeño mundo de los anunciantes y de las agencias, aún lentamente debido al alto costo de uno de estos estudios: escaneo, identificación e interpretación de las áreas cerebrales encendidas según el estímulo publicitario, para producir una campaña mediática.

ARTE EN EL PERU

Es incipiente, pero no visto como artista sino como transeúnte. En comparación con otros países donde el estado es impulsor de la expresividad humana en todas sus facetas e intensidades (música y danzas, pintura y escultura, fotografía, comics, teatro, diseño urbano y arquitectónico, diseño de mobiliario y accesorios, etc.) en nuestro Perú apenas se aprecian algunas esculturas, como hongos, en algunos parques o avenidas... no hay arte para todos; las galerías redujeron su número en algún momento, sin llegar, hoy, a alcanzar a aquellos datos estadísticos antiguos; ningún museo del estado tiene un sólo cuadro de algún pintor mundial y comúnmente reconocido.

El costo de vida se está uniformizando en el planeta entero, poco a poco, con esfuerzos descomunales basados en los diversos sistemas financieros globales, pero ¿a costa de qué y para intereses de quiénes? Lo que no se uniformiza en ningún lugar del planeta es la cultura, cada vez más reducida a sobras, cenizas en algunos casos, miseria en otros.

En el Perú, en este momento se está sintiendo un crecimiento económico mediano, medible a través de nuevas tiendas, centros comerciales y, sobre todo, nuevos restaurantes para todo tipo de bolsillos. El crecimiento está plenamente dirigido hacia el consumismo material... ¿y porqué no lo dirigen al consumismo cultural? Es, en un panorama así de sombrío, que el arte se debe desenvolver en este gran país (pero con riquezas no distribuidas) que tiene raíces ancestrales cargadas de sapiencia popular y tradiciones y costumbres heredadas mas duramente conservadas y casi nada transmitidas al paso del tiempo.

No está de más ni es lamentable el mencionar el actual estado cultural, ya que en tiempos mejores sólo se mencionará lo bien que estarán las cosas y así se disfrutarán. Todo tiene su momento y todo sucede por alguna razón, tratar de entender el porqué de aquello es improductivo.

Entonces, AL FINAL, LO QUE QUEDA, son los valores comunitarios dentro de una minoría cultural –Colectividad Nikkei- que se autoidentifica a través de esos mismos valores sin importar en dónde se encuentre, sea en provincia, en la capital o en cualquier lugar del mundo (internet ya hizo pequeño a nuestro planeta). Así, la "Colectividad" es un concepto y sus lazos son los valores casi perdidos.

Después de estas disquisiciones culturales-existenciales, un nuevo agradecimiento debo notar para mis auspiciadores Nikkei: Asociación Peruano-Japonesa, Cooperativa Abaco, Cooperativa Pacífico, Restaurante Nakachi, Cooperativa AOPCOOP y Prensa Nikkei, sin los que no hubiera podido concretar cada una de las etapas para la próxima apertura de mi primera exposición del nuevo ciclo "Luz y Fuego", setiembre 2008, Galería Ryoichi Jinnai, Centro Cultural Peruano-Japonés - Lima, Perú.

© 2008 Victor Nishio Yasuoka

このシリーズについて

Victor Nishio Yasuoka experiments with Nikkei life in Peru. He asks himself, “What is being Nikkei?” so as to imagine a local and global collective future. Besides, he examines historical and contemporary racism, offering an explanation of the consequences of the expression “Chino” [akin to “Chink”] and its deep-rooted reasons. And finally, from his professional vantage point, he provides a personal overview of the field of Fine Arts and the cultural support given to artists in the community.