Emily Anderson

Emily Anderson es Curadora de Proyectos en el Museo Nacional Japonés Americano y es especialista en Japón moderno. Tras recibir su PhD en historia moderna de Japón dela Universidad de California en Los Ángeles (UCLA)en el 2010, Emily fue profesora asistente de historia japonesa en la Universidad Estatal de Washington(Pullman, Washington) del 2010 al 2014, e investigadora postdoctoral en la Universidad de Auckland en el 2014. Es autora de Christianity in Modern Japan: Empire for God [El Cristianismo en el Japón moderno: El imperio para Dios] (Bloomsbury, 2014) y editora de Belief and Practice in Imperial Japan and Colonial Korea [Creencia y práctica en el Japón imperial y la Corea colonial] (Palgrave MacMillan, 2017) así como varios artículos y capítulos de libros sobre religión e imperialismo en Japón y el Pacífico. Cuenta además con una amplia experiencia en el desarrollo de exposiciones museográficas, incluyendo la co-curaduría Boyle Heights: Power of Place [Boyle Heights: El poder del lugar] (JANM, 2002-2003) y Cannibals: Myth and Reality [Caníbales: mito y realidad] (Museo del Hombre de San Diego, 2015-en curso). Con Duncan Williams (USC), se encuentra actualmente trabajando en Sutra and Bible: Faith and Japanese American World War II Incarceration [El Sutra y la Biblia: La fe y el encarcelamiento de japoneses americanos durante la Segunda Guerra Mundial] (Museo Nacional Japonés Americano, inauguración en la primavera del 2022).

Última actualización en junio de 2021

culture en ja es pt

El Mundo de Kenzi Shiokava

Me entristeció enormemente enterarme del reciente fallecimiento del escultor Kenzi Shiokava el 18 de junio del 2021. Tuve el placer de entrevistarlo en su extraordinario estudio en el 2017 para el catálogo que acompañó a la exhibición del Museo Nacional Japonés Americano, Tierras Fronterizas Transpacíficas: El Arte de la Diáspora Japonesa en Lima, Los Ángeles, Ciudad de México y São Paulo. En medio del cómodo caos de trastos viejos, herramientas manuales, piezas de colección y libros, Kenzi resplandecía de alegría por la repentina atención que había comenzado a recibir en los últimos años después de casi una vida trabajando …

lea más