El ritual del silencio y del olvido

Una parábola Zen y diez pequeñas historias Abriendo nuevas puertas para expresarse Volver a comenzar Los espacios de la cerámica Las connotaciones estéticas y rituales El ritual del silencio y del olvido Una muestra para dejar soñar En busca de una identidad La memoria del abuelo El cangrejo como símbolo de una búsqueda personal El aprendizaje en Japón

Transcripciones disponibles en los siguientes idiomas:

No tengo música, me he distanciado de algo que tanto quería, la he dejado completamente de lado. No hay ruido, necesito silencio total, importantísimo, importante ¿no?, y probablemente, olvidarme de las palabras. Ir a la masa directa, es más, estoy extrañando. Los últimos proyectos han involucrado video, audiovisuales, literatura escrita, narración anexa, sentarme en una computadora con un asistente para encuadrar, editar momentos de la obra. Diría yo que hay un momento importante donde las manos deberían ser directas. Fue lo que quise hacer cuando me retiré de la filosofía. Quería que las manos hablaran, dijeran cosas a través de simplemente ese tacto impuesto sobre un material. Necesito el silencio total, es importantísimo. No puedo trabajar y crear sin ese espacio completamente tranquilo, de tranquilidad total. Y creo yo que hay otro momento importante que es el ritmo. Ya las manías, ritmos, técnicas, rutinas de trabajo, levantarte temprano, amasar la arcilla se convierten casi como en ese doblado de papel, el plegado del origami. Por eso hago sólo el cangrejo, porque en realidad no quiero el virtuosismo del origamista, necesito solamente doblar un cangrejo para olvidar que se puede hacer algo tan complejo. Es más, de tanto que lo doblo, me olvido inclusive de las etapas, es casi directo; si no me sale directo y tengo que pensar cómo se hace el pliegue, ya no me interesa. Entonces lo mismo trato de hacer con el trabajo, trato de olvidar las reglas de juego, las fórmulas de mi taller, debería tener fórmulas de ceramista y saber las proporciones de cerámica y de arcilla para mezclar. Esto es como cocinar. Al contrario, diría yo. Les digo a mis asistentes, si no sabemos producir una arcilla que resista al fuego, entonces estos 30 años de trabajo significa que no hemos aprendido nada. Y hay una prueba muy fuerte que es el fuego. Yo diría que el fuego me quita el ego y la paternidad total y el control total de lo que sucede ahí. Estas piezas son producidas sí por unas manos, por un cuerpo, por una idea, por una cabeza, por una persona que necesita hacer algo, pero el fuego me quita totalmente ese control, importantísimo. Yo sí he querido hacer siempre… mi cerámica someterla al fuego, es como quitarme a mí la posibilidad de controlar por completo todo.

Fecha: 7 de diciembre de 2007
Zona: Lima, Perú
Interviewer: Harumi Nako
Contributed by: Asociación Peruano Japonesa (APJ)

Esta guía les brindará el conocimiento básico para realizar su propia entrevista de historia oral.

Reciba novedades

Regístrese para recibir actualizaciones por email

Journal feed
Events feed
Comments feed

Colaborar con el proyecto

Descubra a los Nikkei

Discover Nikkei es un espacio para conectarse con otros y compartir experiencias nikkei. Para que siga creciendo este proyecto necesitamos tu ayuda!

Manera de colaborar >>

Proyecto Japanese American National Museum


Principal patrocinador The Nippon Foundation