Select a primary language to get the most out of our Journal pages:
English 日本語 Español Português

We have made a lot of improvements to our Journal section pages. Please send your feedback to editor@DiscoverNikkei.org!

Impresiones acerca del Simposio “Presencia Japonesa en América Latina” de Sao Paulo

Los días 19 y 20 de Mayo del presente fueron las fechas del Simposio “Presencia Japonesa en América Latina”, organizado por la Fundación del Memorial de América Latina del Gobierno del Estado de Sao Paulo, Brasil, en conmemoración del Centenario de la Inmigración japonesa en ese país, contando con el apoyo de varias instituciones Nikkei brasileñas y con la coordinación académica del Dr. Shozo Motoyama, profesor de la Universidad de Sao Paulo.

Mi primera impresión, y seguramente también para la mayoría de asistentes extranjeros al simposio, fue el impacto visual del enorme y bello edificio del Centro de Convenciones del Memorial de América Latina, tanto por sus exteriores como por la amplitud, sobriedad y elegancia de sus espacios interiores, todos con formas circulares, en donde cómoda y placenteramente nos concentraríamos durante los dos días del evento. El Memorial ocupa un amplio área con varios edificios – algunos separados por una avenida y conectados por un puente que la cruza - cuyo diseño en conjunto pertenece al notable arquitecto Óscar Niemeyer.

Iniciado el evento, con los discursos protocolares del caso nos ubicarnos en el contexto del evento: la celebración del Centenario de la Inmigración Japonesa en el Brasil, cuya relevancia ya habíamos empezado a captar al llegar al Aeropuerto de Guarulhos, en donde algunos paneles - ubicados estratégicamente en las áreas de llegada y de salida de los viajeros - anuncian la importante efemérides para la ciudad. El efecto publicitario parece ser inmediato: en la cola de migraciones escuchamos a una turista local informando a una sorprendida compañera de viajes extranjera que la mayor cantidad de japoneses fuera del Japón vive en Sao Paulo. Información correcta.

Recordamos un evento por motivo similar en el Perú, el simposio de varios días organizado por el Congreso de la República para conmemorar nuestro centenario en 1999, adicionalmente a los homenajes de los medios: televisión, radio, diarios y revistas que dedicaron numerosos espacios y páginas a nuestra historia. Cien años, entonces, es un buen momento para conocernos y darnos a conocer.

El programa del Simposio del Memorial incluyó 10 conferencias correspondientes a sendas mesas con un presentador y dos comentaristas cada una. Seis de las mesas se dedicaron a Chile (Ariel Takeda), México (Michiko Tanaka), Argentina (Cecilia Onaha), Perú (la autora de esta nota) y Paraguay (Emi Kasamatsu), más una al conjunto de América Latina (Félix Kasamatsu, Presidente de la Asociación Panamericana Nikkei). El resto, cuatro mesas, fue dedicado al Brasil y es en este caso en que encontramos informaciones e ideas particularmente interesantes. El Dr. Kokei Uehara – Presidente de la Asociación para la Celebración del Centenario de la Inmigración Japonesa al Brasil- por ejemplo, afirmó certeramente que “todos los inmigrantes dejaron legados”, el primero y más importante en la agricultura, reflejado en el cambio alimentario impulsado por los japoneses en el Brasil y lo segundo con la importancia dada a la educación de sus hijos. Esto último parece ser una constante en la inmigración japonesa en todos los países: la educación de los hijos como valor y como prioridad familiar.

El Dr. Uehara nos contó también que la Universidad de Sao Paulo (USP) – única universidad realmente gratuita en el Brasil - posibilitó la educación de los Nikkei. Esta aseveración fue refrendada posteriormente por el Dr. Sedi Hirano, quien - además de relatarnos cómo siendo tan pobres algunos nisei pudieron educarse en esa importante universidad - nos proporcionó las cifras actuales de la población nikkei en la USP: 18% del alumnado y 8% de la plana docente. Tales cifras seguramente no tienen paralelos en otros países de América Latina, aunque en el caso peruano puede decirse que la Universidad Nacional Mayor de San Marcos – y en menor medida otras universidades estatales del país – acogieron también y formaron a los primeros y luego numerosos profesionales nikkei peruanos, especialmente médicos, ingenieros y contadores.

El Dr. Yoshiaki Nakano, por otro lado, introdujo un importante señalamiento: que la principal influencia de los japoneses en el Brasil ha sido cultural, específicamente la “cultura del trabajo y el trabajo como generador de riquezas”, idea bastante relevante sobre todo con relación a un Estado como Sao Paulo, conocido popularmente como el más laborioso y productivo del Brasil.

No podía estar ausente en este simposio, aunque paradójicamente ausentes en territorio brasileño, los “dekasegi” como tema. El mismo fue tratado por la Dra. Lili Kawamura, socióloga y profesora de Unicamp y de varias universidades del Japón, país en el que también desarrolló su estudio sobre la estrategia de sobre - vivencia de los nipo-brasileños, con especial hincapié en los procesos culturales.

Como parte del balance por los cien años de la inmigración japonesa en el Brasil eran comprensibles las referencias comparativas, especialmente con el caso peruano que hace nueve años cumplió este aniversario. Uno de los expositores, por ejemplo, con referencia a los múltiples logros y aportes de los nikkei brasileños como colectivo se preguntaba: ¿por qué no se tenía aun un Presidente de la República Nikkei en el Brasil? La respuesta y explicación vinieron pronto: “porque los nikkei brasileños somos tímidos” o “porque guardamos perfil bajo”, según otra voz. Fujimori, entonces, estuvo también presente, sobre todo en las expresiones afectuosas de personas mayores, quienes en los momentos de descanso preguntaban por su situación y salud.

En otro plano, con relación a las proyecciones del evento, fue apropiada la propuesta del Dr. Koichi Mori, planteando la necesidad de desarrollar estudios conjuntos y comparados sobre los Nikkei en América Latina. Al respecto, aunque ya existen algunas publicaciones conjuntas, sí serían necesarios los intercambios entre estudiosos y los estudios comparados como estímulo para la investigación y el incremento del conocimiento en calidad y cantidad. Como mero ejemplo conexo, este encuentro nos ha permitido acceder (recibir) a las publicaciones recientes de los colegas del Brasil: los libros “Os japoneses” de la historiadora y profesora de la USP Celia Sakurai y el libro ”Cem anos da imigracao japonesa no Brasil a través de fotografías” del Museo Histórico de la Inmigración Japonesa al Brasil y la Comisión de Compilación de Historiografía de los 100 años de la inmigración japonesa al Brasil. Y, asimismo, de colegas de otros países, como el de Ariel Takeda: “Japoneses chilenos. Anecdotario histórico. Primera mitad del siglo XX” y publicaciones de El Colegio de México a través de la Prof. Michiko Tanaka.

Una particularidad de este simposio que cabe resaltar es que, habiendo sido organizado como evento académico por el Memorial de América Latina , logró convocar y reunir también, y especialmente, a instituciones Nikkei de ese campo y a numerosos investigadores y profesores universitarios nikkei de las Universidades de Sao Paulo (USP), Estadual Paulista (UNESP) y Estadual de Campinas (UNICAMP). Y esto nos lleva a destacar también la existencia numerosa de profesionales nikkei brasileños con los más altos grados académicos: Masters y Doctores, varios de ellos también antiguas y actuales autoridades universitarias y de entidades brasileñas de investigación científica, precisamente, reconocidos y homenajeados en ceremonias llevadas a cabo al final de cada jornada de este simposio.

Dos comentarios finales, el primero referido a una experiencia vinculada también al simposio y su tema. Gracias a la invitación y guía del activo Cónsul General del Perú en Sao Paulo, Embajador Jaime Stiglich, pudimos constatar un hecho bastante contemporáneo que involucra también a los Nikkei, sobre todo peruanos: conocimos a una pareja de jóvenes nikkei, los dos brasileños, ella hija de nikkei peruana radicada en Brasil; ambos propietarios de un concurrido restaurante de cocina peruana y nikkei, en donde degustamos unos auténticos “ceviche”, “lomo saltado” y “chicharrón de mariscos” (o “jalea”), todos ellos populares platillos peruanos con influencia nikkei. Fueron preparados por cocineros brasileños no nikkei, uno capacitado en el Perú por el más famoso de sus chefs actuales, Gastón Acurio. Asimismo, como bebidas, además de una “caipirinha” (bebida brasileña con cachaza o aguardiente de caña), el restaurante nos ofreció también “caipiscos” (con pisco, el licor peruano de uvas y receta del Cónsul peruano). Esta experiencia refuerza la idea de que las barreras geográficas, nacionales y culturales son cada vez más franqueadas por los individuos, mientras que para los observadores e investigadores se hace más difícil “asir” esos rápidos y multidireccionales cambios y los procesos que se generan. Las miradas y perspectivas también múltiples nos permiten y permitirían conocerlos mejor.

El segundo comentario final se relaciona con las precisas interrogantes de las destacadas comentaristas de mi mesa: Ana María Miyadahira (profesora USP) y Marilda Nagamini (profesora USP, Memorial del Inmigrante), a quienes sólo respondí con brevedad debido a la carrera contra el tiempo que tuvimos esa mañana. Ambas intervenciones estuvieron centradas en temas cruciales del presente y expresaron sincero interés por los cambios ocurridos en la comunidad y población nikkei del Perú luego de cumplir su centenario hace 9 años. Aquí intento una mejor aunque también breve respuesta: El centenario no fue un punto de inflexión exacto, los cambios vienen ocurriendo paulatinamente desde hace varias décadas, al punto que podemos preguntarnos hoy – parafraseando a Benedict Anderson - si es que hay una comunidad nikkei en el Perú o eso es sólo producto de nuestra imaginación o de la imaginación de algunos? Este simposio abrió el debate, ojala podamos continuarlo en otros medios.

*Nota: artículo escrito para Discover Nikkei y Peru Shimpo. Lima- Perú. Mayo 2008.

© 2008 Amelia Morimoto

Brazil sao paulo symposium