Escolha o seu idioma de preferência para tirar o máximo proveito das páginas do nosso Jornal:
English 日本語 Español Português

Fizemos muitas melhoras nas seções do nosso Jornal. Por favor, envie-nos a sua opinião ao escrever para editor@DiscoverNikkei.org!

media

es

Meli & Marco: Divirtiéndose con la música

Melissa Araki y Marco Shimabukuro han combinado los instrumentos peruanos y japoneses en ritmos novedosos y contagiantes. (Crédito: Meli&Marco's Session Show)

Tienen un par de meses grabando videos de sus improvisaciones musicales pero por la forma en que se compenetran y disfrutan de sus ‘jam sessions’ parece que lo hicieran por años. Melissa Araki y Marco Shimabukuro son dos jóvenes músicos peruanos capaces de tocar cuanto instrumento llega a sus manos. Juntos han formado un simpático dúo con el que fusionan ritmos japoneses, peruanos y de todo el mundo, con pegajosa alegría.

Se conocieron hace 10 años pero no habían tenido muchas oportunidades de tocar juntos. Un día decidieron hacer una improvisación musical y a ambos les sorprendió lo fácil que se entendieron. La química del sanshin y el cajón peruano que supieron combinar ya se puede notar en un primer video grabado en mayo de este año, sin mayores pretensiones que la de disfrutar de la música, una pasión que traen consigo y que los ha llevado a experimentar con varios géneros.

Hoy, el sello de Meli & Marco's Jam Session Show, el nombre con el que esperan pronto empezar a lanzar singles y tener más presentaciones, parece ser el juego con instrumentos (tienen una colección innumerable) y los géneros musicales (de la bossa a la saya, pasando por el rock, la zamba, el landó y el min yoo okinawense), por los que transitan con una curiosidad sin límites y aires frescos, aunque no sean nuevos en los circuitos peruanos de música japonesa.


Marco, autodidacta

Desde joven supo que quería dedicarse a la música, pero no tuvo prisa en aprenderlo de la manera tradicional. Menciona al bajista Víctor Wooten cuando quiere explicar cómo el hecho de ser un autodidacta le dio la libertad de tocar los instrumentos sin seguir los cánones que pueden llegar a limitar la creatividad del compositor. Antes de llegar a la música japonesa donde se ha hecho conocido, experimentó con el rock (bajo y teclados).

“En mi época de colegio era rockero. Después fui integrándome a la comunidad peruano japonesa y descubrí la música japonesa”, cuenta Marco, quien aprendió a tocar el sanshin en la Asociación Peruano Japonesa. En 2001 se unió al grupo Haisai Uchina, de música okinawense, y en 2005 formó la banda Hayabiki, una de las más populares de J-pop y J-rock en el Perú. “Fue una época en que estos ritmos tuvieron un gran apogeo. Siento que cumplí una etapa y quería probar otras cosas”, dice Marco.

Marco integró el popular grupo de J-pop Hayabiki. (Crédito: Marco Shimabukuro)

En 2010 integró el grupo Okinawa Champuru y Ravn6, con los que empezó a hacer fusión y a experimentar con la fusión de música okinawense, rock progresivo, jazz, funk y heavy metal. Hoy, a esas múltiples influencias se le han sumado sonidos en los que se privilegian los instrumentos (cuerdas, vientos, percusión) en presentaciones minimalistas (muchas de ellas sin letras) que son pequeñas demostraciones de sus dotes rítmicas.


Meli, musical

Aprendió a cantar y a tocar el piano a los cuatro años, pero la música habita en cada uno de sus movimientos. “De niña escuchaba una canción y, como si fuera un plato de comida, me detenía a identificar los instrumentos”, cuenta Melissa Araki, cuya habilidad musical le ha servido para tocar casi cualquier instrumento y la ha llevado a seguir los pasos de su padre, George, integrante del grupo Yoshi y Los Blue Stars, que toca temas populares de los sesenta y setenta.

Flauta, ukulele, sanshin, cajón o el taishogoto (un instrumento japonés de cuerdas y teclas) están entre su amplio repertorio. Pero es el piano el que ocupa su agenda diaria, ya que se dedica a tiempo completo a dar clases particulares a domicilio a niños (desde los cuatro años) y adultos. Recientemente, un grupo de 20 de sus alumnos ofreció su primer recital. “Me gusta conocer a los chicos para crear un espacio en el que se sientan cómodos y les sea más fácil aprender”.

Melissa Araki se dedica a tiempo completo a dar clases de piano particulares. (Crédito: Melissa Araki)

Meli, quien estudió piano con la metodología Kodaly, ha tocado con diversos grupos nikkei del Perú, como Beto Shiroma y Claudia Oshiro, e integró el grupo Akasia, de rock japonés. También vivió un tiempo en Japón, donde hizo voces para la compañía Yamaha. Fue una experiencia emocionante, cuenta, que le hizo ver algo que transmite en su espontaneidad natural: “la música está hecha para disfrutarse, no hay nada más libre”, dice con el entusiasmo que se contagia al verla tocar o cantar.


Versatilidad y sonido

Meli y Marco usan distintos instrumentos en sus creaciones, pero uno de los dúos favoritos es el del sanshin japonés (que Marco toca siguiendo el estilo del tsugaru-shamisen) y el cajón peruano. Su primer video tiene más de 12 mil reproducciones y es un homenaje a este instrumento oriental. En los siguientes, la improvisación alcanza innovaciones como la ‘zambandina’, ritmo inspirado en la música brasileña pero tocado con cajón y charango.

El folclore se respira en algunas de sus composiciones, así como la intención de darle una identidad mixta, como su fusión de la saya andina y el min yoo okinawense, los ritmos afroperuanos tocados con sanshin o los orientales con violín, guitarra y cajón. También se puede oír, entre los más de 10 videos que han publicado en dos meses, jazz con aires de bossa, una melodía inspirada en las marchas militares y hasta una canción de The Beatles en la que se puede apreciar también su calidad vocal.

Para temas como estos se multiplican y graban más de un instrumento y luego los mezclan. “Las ideas para las canciones a veces se nos ocurren conversando por chat. Yo le mando un audio a Meli, o ella me comparte algo que está escuchando, y por ahí empezamos”, cuenta Marco. El tono festivo hace creer que hay toda una orquesta pero las imágenes no engañan: en la canción “Latinawense” se oyen cuatro instrumentos tocados por estos dos talentos peruanos.


Nuevos retos

Meli & Marco's Jam Session Show ya se ha presentado en eventos como el 110 Aniversario de la Inmigración Okinawense, el 50 Aniversario de la Residencial San Felipe y el décimo aniversario de Uruma. Están llenos de ideas y proyectos, como ingresar a las redes para compartir música en Apple Music y Spotify. “Ahora hay más oportunidad para difundir a artistas independientes”, dice Marco.

Las posibilidades parecen infinitas para este par de multi instrumentalistas capaces de encontrar sonidos impensados en poco tiempo, los mismos que están acercando a muchos peruanos a los ritmos e instrumentos japoneses. Aún tienen muchos más que esperan por aparecer en sus videos, como el koto, el arpa japonesa.

“Es riquísimo juntar instrumentos de distintas procedencias, es como si personas de distintos orígenes se pusiesen a conversar de sus culturas, su evolución y sus emociones”, ha escrito Meli. Por lo pronto, este año esperan estar en el Matsuri y mostrar parte de ese diálogo de instrumentos con el que contagian su pasión por la música.

Melissa y Marco ya viene realizando presentaciones para la comunidad peruano japonesa. (Crédito: Meli&Marco's Session Show)

 

© 2016 Javier Garcia Wong-Kit

cajon Marco Shimabukuro Meli & Marco's Jam Session Show Melissa Araki music okinawa peru Sanshin