Escolha o seu idioma de preferência para tirar o máximo proveito das páginas do nosso Jornal:
English 日本語 Español Português

Fizemos muitas melhoras nas seções do nosso Jornal. Por favor, envie-nos a sua opinião ao escrever para editor@DiscoverNikkei.org!

NOVELA: Evodio el suertudo - 13 de 16

Parte 12 >>

Proyecto Las Palmas

De acuerdo a los intereses del Gobierno Imperial de Japón, para extender su influencia en México, Tokio envió ingenieros a Escuintla para hacer levantamientos topográficos de la zona e iniciar en Las Palmas la construcción de un muelle para recibir barcos de gran calado. Todo quedó en planos e indefinida la ejecución del proyecto por la renuncia del Presidente Porfirio Díaz.

Desde la ciudad de México, Koichi es mi enlace con Tokio y Chiapas. Tenemos una comunicación permanente por cartas, telegramas y cuando lo amerita el viene a Escuintla o yo viajo a la Capital de México; me pone al tanto de lo que hay que hacer y lo que debo evadir. Me comenta que la renuncia del General Porfirio Díaz ha perturbado la continuidad de nuestros proyectos y que la orden es esperar que pase la turbulencia pues por ahora el panorama es incierto. Tenemos información confidencial de que el Embajador de Estados Unidos tratará de influir en la formación del nuevo gobierno para obtener beneficios para su país.

Japón no debe cruzar los brazos en pose de contemplación; debemos trabajar para ser una de las fuerzas de equilibrio, México por su privilegiada ubicación geográfica, su riqueza petrolera, sus recursos naturales es atractivo para los países  líderes que quieren escriturar el mundo a su nombre. Los Estados Unidos ya nos amenazaron con su doctrina Monroe: “América para los americanos”. Como van las cosas tendremos que decretar una ley Enomoto que diga: “Asia para los asiáticos”.

Los mexicanos llevados por la emoción y por las arengas de los políticos arribistas, falsos redentores de la patria, han expulsado al General Porfirio Díaz, uno de los militares más brillantes que ha parido esta nación. Ciertamente fue un gobierno de mano dura, pero honesto; construyó una de las redes ferroviarias más grandes del mundo, creó Instituciones que hoy le dan certidumbre a México. Dicen los historiadores que si no se hubiera perpetuado treinta años en el poder, que el volcán Popocatépetl le quedaría pequeño como monumento.

La situación política nacional de México es desastrosa; los militares por el poder se matan entre sí. La inseguridad cunde por todo el país, muchas gavillas de bandidos asuelan a los pueblos y Escuintla no es la excepción. Por otra parte, la situación mundial es alarmante, principalmente en Europa, donde dos bloques antagónicos libran la Gran Guerra: Alemania, Imperio Austro-húngaro e Italia, se enfrentan a Inglaterra, Francia y Rusia.

Mi negocio, Celestina, la insistencia japonesa:

Ante esta convulsionada situación nacional y mundial por la gran guerra, en la que Japón es protagonista, se han paralizado los proyectos de la construcción del muelle en Las Palmas y la llegada de barcos japoneses a Chiapas. Intuyo que para el mundo el panorama está muy negro: guerra nacional, guerra mundial; me ha tocado vivir en la peor  tapa en este mundo. A pesar de este desorden, Koichi está seguro que el gobierno japonés no abandonará los proyectos importantes para su expansión mundial y más temprano que tarde los llevará a cabo. Creo que él tiene razón; vienen a mi mente las palabras, el discurso de despedida del Vizconde Enomoto en Tokio, así que para mí en el corto y largo plazo, no hay retorno a Japón.

Acepto el consejo de mi amigo Koichi: abrir una tienda en Escuintla, pero no de abarrotes porque la mayoría son perecederos y un día para el embarque en la estación de Buenavista de la ciudad de México, tres o cuatro días de transporte por tren, otro día más    del desembarque en a la estación de Acapetahua, media legua a Escuintla, es mucho tiempo. La posibilidad de que algunos artículos llegaran en mal estado me hizo cambiar por una Ferretería en donde se venden productos no perecederos. Mis proveedores, la familia Nakamura, paisanos japoneses que tienen una Ferretería muy grande en la calle de Bolívar en centro de la ciudad de México.

Vendo hachas, machetes, limas, azadones, punzones, palas, zapapicos, marros, molinos marca corona para moler nixtamal, peroles, baldes, líos de láminas de cartón, de zinc y de aluminio, clavos, rollos de alambre de púas, lámparas de mano, baterías, herrajes para las bestias, quinqués, candiles, etc. Estas mercancías no perecederas se venden muy bien con los rancheros de la sierra y los ganaderos de la costa.

Otros buenos clientes son los arrieros, que por caminos de herradura transportan a lomo de mulas mercancías para las rancherías del municipio; los ganaderos compran muchos rollos de alambre de púas para cercar sus potreros, con postes de madera y hasta tres hileras de alambre para que no escapen o les roben animales. Mi floreciente negocio por ahora es el único a varias leguas a la redonda.

Con este negocio he descubierto mi vocación de vendedor nato; me gusta atender a todas las personas que llegan de diferentes partes a comprar, de lugares trasmano del  municipio de Escuintla: Ovando Turquía, El Triunfo, El Arenal, San Felipe Tizapa, San Antoño, Hoja Blanca, Monte Flor, Manacal, Etc. Me gusta aprender su forma de hablar; los del pueblo usan palabras diferentes a las que usa la gente que viene de la sierra. También son mis clientes los alemanes de las fincas cafetaleras Juárez y El Zapote, el ruso Demetrio Orvall de la finca Santa Cruz; ellos son punto y aparte, compran cosas por mayoreo.

A diario conozco personas Celestina es una señora viuda, galana que tiene su rancho en la parte más alta del municipio y distante del pueblo. Empezó por traerme café molido cuya aroma se percibe a varias cuadras, difícil de ocultar, como difícil fue escapar de sus buenas maneras. Entramos al túnel del encantamiento, salimos vibrantes con la armonía que sólo nos da el amor y tuvimos una hija que ha sido lo más hermoso que me ha pasado en la vida. Cuando supe que había nacido allá en la sierra, no paré de llorar por más de una hora; lo mismo me sucedió cuando Celestina falleció ocho años después.

La gente entendida del Escuintla comenta: El General Venustiano Carranza es otro de los grandes hombres de México; ha puesto orden a la anarquía imperante a lo largo y ancho del país, y ha dado dirección al movimiento revolucionario al modernizar e institucionalizar al ejército y promulgar una moderna Constitución, la Constitución de 1917. Por su personal tendencia antinorteamericana, es traicionado por el General Álvaro Obregón, quien es apoyado y reconocido inmediatamente como presidente de México por el gobierno de los Estados Unidos.

La situación nacional en México tiende a estabilizarse, y atento y expectante de estos acontecimientos, el gobierno japonés  vuelve a insistir en la construcción del muelle en la costa de Chiapas para su expansión Imperial. Ocurren varios eventos que así lo demuestran: el Ing. Agrónomo Isaburo Matsui arriba en 1917 a Escuintla, gestiona ante el gobierno mexicano obras de infraestructura para la zona, la construcción de la carretera a Las Palmas para tener salida al mar, luz eléctrica y agua potable para Escuintla. El Doctor Eizi Matsuda funda una escuela en el rancho “La Esperanza”. El señor Terui Ryojiro edita un diccionario Japonés-español,  primera edición en la historia del mundo.

Parque ENOMOTO, Acacoyagua, Chiapas, México. Homenaje al Biólogo Eizi Matuda, Maestro de la UNAM (Universidad Nacional Autónoma de México). (Fotografía tomada por Florentino de Mazariegos, julio del 2012.)

Parte 14 >>

Nota de editora: Ésta es una obra de ficción. No está patrocinada ni afiliada de manera alguna por ninguna institución, instalación o familia. La historia está basada en lugares, personas y hechos históricos, pero está escrito enteramente desde el punto de vista del autor.

Referencia:
Evodio el suertudo - Modismos >>

 

© 2013 Florentino de Mazariegos

chiapas fiction mexico