Angélica Camacho

Peruana. Editora y periodista freelance. Realiza libros institucionales y colabora con revistas como Pie Izquierdo, Sole y Kaikan. Trabajó como redactora y fotógrafa en Japón en el semanario International Press. Estudió una maestría en Ecoturismo y está en proceso de convertirse en una comunicadora-viajera-ambiental. También crea cuentos para niños y tiene una empresa.

Última actualización en novienbre de 2011

community es

Memorias de un hombre con memoria. Kisei Higa, el rostro actual de uno de los nikkei más notables

Es un adicto a la historia, cada momento debe tener una fecha exacta para Kisei Higa Tamashiro. Los números salen de su boca y se vuelven el preámbulo de un nuevo relato. Algo va a decir, y lo quiere sustentar con el calendario. 

A comienzos del siglo XVII, en la época del décimo virrey Juan Mendoza y Montesclaro, se hizo el censo poblacional de Lima, cuando Lima era pequeña. Solamente llegaba a 25 mil habitantes, pero en ese censo hubo 20 japoneses”. 

Hablamos por teléfono dos veces antes de la entrevista. No olvidó ni la ...

lea más

culture es

Un lienzo de ocho décadas. Venancio Shinki pinta su vida en lo pequeño y en lo grande

No está dispuesto a perder las mejores horas del día, esas en las que el sol acompaña su labor junto al pincel en el segundo piso de su casa en Miraflores. Ahí está su taller, su lugar favorito, donde la naturaleza parece emerger de sus lienzos: lunas, soles, aves, toros y cuerpos de mujer son algunos de sus personajes recurrentes. 

Venancio Shinki es un hombre apacible que prefiere seguir pintando a ser un pintor que da entrevistas y acepta invitaciones. Solitario, obsesivo, metódico, de vez en cuando lanza una mirada de cervatillo. Su refugio es hacer arte ...

lea más

food es

Hikari, una empresa con alas: Pollos, trabajo y nido de los Gushiken

Era 1978 y Julio Gushiken Irey (59) solo quería hacer un negocio para poder casarse. Tenía 27 años, estaba enamorado de Violeta Kohashigawa, una guapa chica siete años menor que él que le hizo preguntarse “¿qué puedo ofrecerle?, ¿de qué vamos a vivir?”. Hasta ese instante tenía solo un ciclo de estudios universitarios abandonados y alguna experiencia como taxista, guachimán y ayudante en restaurantes. 

Pero algo más tenía: ejemplo y talento. Con sus padres y abuelos aprendió lo que era el servicio en un negocio de comida; y entre el colegio militar ...

lea más

media es

Nikkei, el viaje de Kaori

Si tuviera que ser un dibujo sería Campanita. Pequeña, cara bonita, voz que canturrea cada palabra. Sí, Kaori Flores Yonekura tiene la gracilidad del hada más chiquita de Disney. Se nota en las fotos, al verla posar. “Últimamente me estoy sintiendo como ella, tantas emociones no caben en mí”, dice, como el ser alado que explota si tiene más de un sentimiento a la vez. Pero el mundo de Kaori es real: acaba de estrenar su primera película, un documental que la enfrentó con sus orígenes, la búsqueda de una memoria. Eso fue ...

lea más

community es

La historia de un japonés visionario: Hiraoka, la empresa que soñó un hombre

Esta historia empieza en un local de veinte metros cuadrados lejos de Lima, en un pueblo ayacuchano. A Carlos Chiyoteru Hiraoka le habían dado su liquidación por tiempo de servicio, tenía 27 años y la experiencia de un joven que hizo crecer dos pequeñas tiendas. Ahora quería la suya propia. Era 1941.

Había llegado de Japón unos años antes, primero a dar un vistazo invitado por su hermano que ya vivía en el Perú; después para quedarse. Trajo en su equipaje sus herramientas de odontólogo recién egresado ...

lea más