Elija un idioma principal para aprovechar al máximo nuestras páginas de la sección Artículos:
English 日本語 Español Português

Hemos realizado muchas mejoras en las páginas de la sección Artículos. ¡Por favor, envíe sus comentarios a editor@DiscoverNikkei.org!

Akemi Kasuga: “Es importante tener la oportunidad de ayudar a la comunidad”

Carlos Kasuga Osaka es uno de los nikkei latinoamericanos más reconocidos por su labor filantrópica en todo el continente y por su exitosa carrera empresarial en su natal México. Un accidente a inicios de 2017, que sus hijos presumían de fatal desenlace, los llevó a plantearse diversas interrogantes, entre ellas cómo continuar el legado de su padre. 

Felizmente, el empresario pudo recuperarse y celebrar sus 80 años con un valioso regalo de su familia: la creación de la Fundación Kasuga, a través de la cual dirigen diversos proyectos y buscan continuar con la labor social en su país y en las comunidades nikkei de América.

Akemi Kasuga: “Se me hizo interesante la idea de tener salones de arte nikkei a nivel panamericano. La oportunidad que les puedes abrir a los artistas jóvenes de contactarse con otros artistas que de cierta manera tienen sus mismos orígenes puede ser fantástica”. (Foto ©APJ/Ricardo Espinoza).

Una de las hijas del empresario nikkei, Akemi Kasuga, que visitó Lima para conocer los proyectos artísticos emprendidos por la Asociación Peruano Japonesa, señala que el accidente de su padre fue un momento que los sacudió.

“Los cuatro hermanos teníamos una gran incertidumbre de lo que iba a pasar, pero fue interesante porque te hace pensar qué es lo que vas a hacer, cómo vas a sobrellevar esta crisis, y uno de los cuestionamientos que teníamos es qué íbamos a hacer como familia, si íbamos a seguir con la labor social”.

Decidieron que sí, pero que lo harían de una manera más institucional, y de allí fue la decisión de crear una fundación. “Creímos que era importante hacerlo de esta manera porque nos gustaría que las siguientes generaciones de mi familia tuvieran el compromiso y la oportunidad de ayudar a los demás”.

EDUCACIÓN Y CULTURA

La Fundación Kasuga se creó en octubre de 2017 y ha centrado su labor en cuatro proyectos, aquellos que Carlos Kasuga vino apoyando. Uno es en Acacoyagua, en el estado de Chiapas, lugar al que llegaron los primeros inmigrantes japoneses. A los jóvenes que se gradúan de la preparatoria los invitan a un viaje para que conozcan la capital de su país. “Son cosas tan sencillas como darles la oportunidad de subirse al metro, a un elevador, conocer el Palacio Nacional, las pirámides de Teotihuacán, de que conozcan más de lo que es su país”, dice Akemi.

Está también el Museo Akane (se llama así en honor a su abuela, que adoptó ese nombre artístico en su faceta de poeta), que difunde la historia de la migración japonesa a México, pero que aspira a convertirse en un espacio cultural que dé cabida a jóvenes artistas de diversos ámbitos: artes plásticas, danza, teatro, música, etc.

El Museo Akane, en ciudad de México, busca preservar la historia de la migración japonesa a México. (Foto: ©Fundación Kasuga).

La fundación impulsa, además, iniciativas de diversas instituciones en la formación de valores como el orden y la limpieza. Asimismo, ha creado el Premio Orgullo Carlos Kasuga, un reconocimiento en honor a su padre, que tienen planeado otorgar en todas las COPANI (Convención Panamericana Nikkei) a quien haya destacado en cualquier área, sea deportiva, artística, cultural, científica o social, a nivel de América.

Aunque estos cuatro proyectos son la base de la fundación, los Kasuga se han ido involucrando en otras actividades, como la implementación de hornos sin humo en la Escuela Nacional de Cerámica de México, el apoyo a deportistas o la limpieza del lago del bosque de Chapultepec, para lo cual recurrieron al peruano Marino Morikawa.

La Fundación Kasuga realiza diversas actividades de proyección social. (Fotos: ©Fundación Kasuga).


APOYO AL ARTE

Akemi Kasuga anhela volver cuanto antes a su labor de ceramista. Estudió cerámica en Japón y Suecia y trabajó en México en este ámbito, pero durante 10 años cedió espacio a su vida familiar. No se arrepiente –en este tiempo se convirtió en madre, viajó a Australia–, pero siente que ya es hora de regresar.

Tiene planeado reabrir su taller en México, pero también promover espacios y proyectos artísticos. Fue así como llegó al Perú, interesada en las actividades que viene realizando la Asociación Peruano Japonesa, entre ellas el Salón de Arte Joven Nikkei. A través de la directora de la Fundación Kasuga, Yayoi Shibayama, se contactaron con la directora de Cultura de la APJ, Miyuki Ikeho, para conocer estos proyectos con la idea de replicarlos en México a través de la fundación.

“Se me hizo interesante la idea de tener bienales, salones de arte nikkei a nivel panamericano. La oportunidad que les puedes abrir a los artistas jóvenes de contactarse con otros artistas que de cierta manera tienen sus mismos orígenes, tener una red entre artistas de México y de todo el continente, puede ser fantástica”, señala.

Akemi ha hecho suya la posibilidad de brindar un apoyo en este ámbito, en el que siente que es importante para los jóvenes artistas tener un respaldo en sus inicios. “De cierta manera yo también lo viví cuando estaba joven, mi facilidad para expresarme era a través de las manos, de la parte plástica, pero no sabes cómo empezar, no sabes si tienes talento, te quieres comer el mundo, y sientes que allí quisieras tener el apoyo de alguna institución. Así puede ser más fácil la travesía”.


LAS NUEVAS GENERACIONES

Carlos Kasuga Osaka, destacado empresario mexicano. (Foto ©APJ/Archivo Revista Kaikan)

En su visita a Lima, Akemi llegó con su hija, que conocía por primera vez el Perú y que se sorprendió al ver un letrero en AELU por la donación que hizo Carlos Kasuga de la cancha sintética. “¡¿A poco dio esto el abuelo?!”, le preguntó su hija. “Sí, porque es muy importante ayudar, si tú puedes hacerlo, hay que ser generosos”, le respondió.

Es así en su familia, con los hijos y sobrinos. “Que entiendan que tienen una responsabilidad social, y que no se puede echar a perder el esfuerzo de nuestros antepasados. Es importante seguir y fortalecer”, dice Akemi, para quien es importante que la fundación perdure. “Es como realmente tener una empresa con una labor social, creo que entre más podamos ayudar estaremos teniendo la meta deseada”.

 

* Este artículo se publica gracias al convenio entre la Asociación Peruano Japonesa (APJ) y el Proyecto Discover Nikkei. Artículo publicado originalmente en la revista Kaikan Nº 115, y adaptado para Discover Nikkei.

 

© 2018 Texto y fotos: Asociación Peruano Japonesa

Akemi Kasuga art Carlos Kasuga Osaka ceramist Kasuga Foundation mexico