Elija un idioma principal para aprovechar al máximo nuestras páginas de la sección Artículos:
English 日本語 Español Português

Hemos realizado muchas mejoras en las páginas de la sección Artículos. ¡Por favor, envíe sus comentarios a editor@DiscoverNikkei.org!

culture

es

Diseñadores nikkei: entre el arte y la profesión

Pamela Espino, Percy Kiyabu y Diana Okuma, parte del equipo de Plan B. Crédito: Javier García Wong Kit.

El arte puede entenderse de muchas formas. Una forma de expresión, una mirada del mundo, una inspiración espiritual. En la actualidad, también puede calzar la definición de un medio de trabajo creativo. El diseño gráfico es quizá la mejor manera de entender cómo muchos aficionados al arte han encontrado una especialidad para hacer de esta su profesión y forma de vida.

En el Perú, las nuevas generaciones de nikkeis han elegido esta carrera alternativa a la vocación artística de dibujantes, pintores y fotógrafos, aunque muchos de ellos realicen sus proyectos propios de cómics, cortometrajes y exposiciones artísticas, entre otros. El mundo del arte digital es tan nuevo en el país como atractivo por la calidad del trabajo que realizan estos creadores y el prestigio de las agencias a las que atienden.

Brandlab es una agencia de diseño que crea logos, empaques y una gama de artículos que identifican a productos comerciales (branding, aunque abarque mucho más). Juan Carlos Yto y Andrés Nakamatsu son aquí directores de arte. “Nuestro tarea es entender la esencia de una marca y su negocio para dar una solución a través de la comunicación visual”, explica Juan Carlos Yto. Arte para comunicar.

Juan Carlos Yto es director de arte en la agencia Brandlab. Crédito: Javier Gacía Wong Kit

Ambos estudiaron en el Instituto Toulouse Lautrec (al igual que muchos otros nikkei), aunque su vocación provenga de mucho antes. Andrés cuenta que en su caso su interés se inició cuando de niño cogió un lápiz y empezó a dibujar. “Al principio era replicar dibujos, luego crearlos, hasta que te despiertas, tienes 18 años y sigues con ese gusto”. Después descubrió que esta carrera está basada en métodos y teorías científicas que siguen ciertas corrientes. El arte como ciencia.


Arte y elección

La vocación por el arte de Himi Saito Gushiken también se remonta a su niñez, cuando pasaba “interminables horas dedicada al dibujo, a hurgar materiales y experimentar de manera simple y pura”. Estudió en el Corcoran School of the Arts de Washington DC, en SACI de Florencia, Italia, y en el Pratt Institute de Nueva York. Al volver al Perú, se unió a una de las primeras empresas de branding en el Perú. “He tenido proyectos con clientes que son de aprendizaje, y otros personales que son de introspección”.

Afortunadamente, siempre contó con el apoyo de sus padres. “Mi papá es economista y mi mamá contadora, pero quizá bajo otras circunstancias se hubieran dedicado al arte. En mi familia siempre hubo espacio para expresarnos, no fueron nunca ajenos a que estudiáramos o nos dedicáramos a lo que realmente quisiéramos”. El arte como una oportunidad de elegir.

Percy Kiyabu también tuvo esa opción de elegir, aunque ambos son de un tiempo en el que la mayoría de padres, nikkei o emigrantes japoneses, querían que sus hijos cuiden los negocios familiares que habían iniciado. Eran tiempos en los que la crisis económica trazaba otras prioridades. “Antes la colonia japonesa era más cerrada, en el colegio La Victoria, donde yo estudié, el 90 por ciento eran nikkei. Por eso cuando empezamos a estudiar en otros lugares es que se abren nuevos círculos sociales”.

Arte y profesión

Hace doce años, Percy Kiyabu y su socio Kurt Gastulo crearon Plan B, una agencia que empezó ofreciendo servicios de diseño para las agencias de publicidad. Percy recuerda que al inicio eran cuatro personas y ahora son más de veinte, con equipos divididos por áreas, donde hay espacio para la ilustración en 3D, la animación y postproducción para marcas de gran nivel. “El diseño ha crecido mucho en el Perú, ahora se ven otros estilos y tendencias de todo el mundo”.

Cuando él empezó a dibujar, recuerda que tenía una influencia japonesa producto de la televisión (los dibujos japoneses de los ochenta) y el manga que compartía con sus tíos y primos. “Inconscientemente, te acuerdas de lo que has visto”. Esa fuerte presencia de lo nikkei está también en las nuevas generaciones que ven en las películas e historietas nuevos motores para crear. Así le ocurre a Diana Okuma, ilustradora en Plan B, que comparte con él esa afición convertida en profesión.

“Siempre me gustó dibujar pero fue al final del colegio, cuando me preguntaron qué me veía haciendo dentro de cinco años, que sabía que quería seguir dibujando”. Este año, junto a Percy y Pamela Espino, participaron de la convocatoria de ADÑ, una asociación de empresas de diseño del Perú que ideó el proyecto “Re_Construcción”, una mirada crítica a la reacción del gobierno y la sociedad tras los desastres naturales causados por el Fenómeno del Niño Costero hace un año, a través de afiches. Arte para reflexionar.

Afiche del proyecto “Re_Construcción, una mirada crítica y visual 12 meses después”. Crédito: ADÑ Asociación de Empresas de Diseño del Perú.
 

Arte y crítica

Sustituyendo el óleo por el diseño gráfico, se presentaron 31 afiches en la galería del Centro Cultural de la Universidad del Pacífico, sobre los huaycos e inundaciones que causaron la muerte de 158 personas y dejaron a cerca de 300 mil ciudadanos sin casa. El objetivo fue usar al diseñador como “un agente activo, reflexivo y responsable de su comunidad, capaz de generar un debate crítico para fortalecer el desarrollo cívico del país y de su práctica profesional”, escribió Fernando Prieto para el texto curatorial.

Este arte con sentido social se aprecia en las obras que son críticas, motivadoras y aleccionadoras, como es el caso del afiche de Juan Carlos Yto y Andrés Nakamatsu que se hizo perforando un libro, “El mundo es ancho y ajeno”, de Ciro Alegría, dejándole orificios como los de un ladrillo. “Encontramos un parecido entre el pueblo Rumi, de la novela, y el Perú actual. A diferencia del arte, que es libre, en el diseño hay un mensaje que debe ser entendido por el público”.

“Como comunicadores tal vez no podamos cambiar el mundo con un afiche, pero podemos generar algún tipo de debate”, añade Andrés. Desde un punto de vista más crítico, el afiche de Himi Saito y Richars Meza usa dos palabras de escritura similar pero con fines opuestos: obra y roba. “Estos proyectos son una forma de expresión activista, como diseñadores no solo tenemos los insumos sino la responsabilidad de crear piezas que sirvan para concienciar a la sociedad peruana”. Arte para la conciencia.

Afiche de Himi Saito y Richars Meza, inspirado en la coyuntura actual del caso Odebrecht. Crédito: ADÑ Asociación de Empresas de Diseño del Perú.

Arte y construcción

La propuesta de Percy Kiyabu, Diana Okuma y Pamela Espino fue un dibujo que se asemeja a una ciudad futurista por la que parece haber transitado un enorme ladrillo. Fue trabajado a mano, con lápiz, con programas de ilustración vectorial y de retoque fotográfico. Llegar a la idea les tomó varios bocetos y varios días y el trabajo gráfico una semana. La inspiración, en el caso del equipo de Plan B, se da en la conceptualización. El arte como idea.

Al tener la misma formación, el diálogo entre ellos resultó muy fácil. “Queríamos dar una idea de esperanza, una mirada al futuro, aunque no es un mensaje cerrado”, dice Pamela. Puede pasar imperceptible pero la influencia del manga, el cómic y la novela gráfica, por colores e ilustración, está presente en su afiche (un referente para ellos es el japonés Hayao Miyazaki). Para Juan Carlos Yto, el minimalismo oriental, el sentido de orden y la disciplina japonesa son fundamentales para construir en el diseño.

“El arte japonés de la síntesis está en el afiche, que debe ser fácil de aprender”, dice Yto. Nakamatsu ve en lo japonés el razonamiento antes que la improvisación. “Japón como tendencia gráfica cubre un espectro variado, desde el minimalismo armonioso hasta el kitsch matemático”. Para Himi Saito, la identidad nikkei es un conjunto de referencias visuales y culturales que la influencian. “Contienen un Japón de antaño, de tradiciones maravillosas que nuestros ojichan y obachan trajeron y que sigo entendiendo”.

Nuevos artistas

Sin duda, el diseño gráfico es una nueva forma de arte que está cobrando notoriedad. La prueba está en la cantidad de diseñadores nikkei peruanos. En Brandlab, además de Yto y Nakamatsu, están Andrés Hiromoto y Tadashi Matayoshi, mientras que en Plan B se encuentran, además de Kiyabu y Okuma, Cecilia Tamashiro, Víctor Nakandakari, Emilio Naka y Oscar Arakaki (muchos de ellos en producción y 3D). En ese sentido, el artista Haroldo Higa también ha hecho un esfuerzo por agruparlos dentro de los Encuentros de Artistas Jóvenes Nikkei.

Para Yto, una palabra clave para diferenciar la propuesta creativa del diseño gráfico es la investigación. Nakamatsu habla de la coherencia visual y cree que la gran presencia de la colectividad nikkei puede responder a “esa forma lógica, pragmática y racional de nuestras crianzas, que va mucho de la mano con nuestra profesión”. Kiyabu cree que, al trabajar de forma colectiva, estos nuevos artistas están rompiendo prejuicios de antaño, como la desconfianza en los demás por miedo a que te engañen. Arte para unir.

Para Diana Okuma, también es fundamental que haya confianza dentro de la familia para que los padres decidan apoyarte en la elección de esta carrera corta. “Al principio, mis padres no sabían lo que hacía hasta que veían en los supermercados los trabajos que hacemos en la agencia”, añade Pamela Espino. La publicidad, primero, y las salas de arte, después, son los territorios que están conquistando. Arte para soñar.

Izquierda: Afiche del equipo de Plan B. Derecha: afiche del equipo de Brandlab. Crédito: ADÑ Asociación de Empresas de Diseño del Perú.

 

© 2018 Javier Garcia Wong-Kit

art artist Brandlab designers peru Plan B