Elija un idioma principal para aprovechar al máximo nuestras páginas de la sección Artículos:
English 日本語 Español Português

Hemos realizado muchas mejoras en las páginas de la sección Artículos. ¡Por favor, envíe sus comentarios a editor@DiscoverNikkei.org!

sports

en ja es pt

Futbolistas nikkei: Historias tras un balón - Parte 2

El Sporting Cristal que reunió a Jorge 'Coki' Hirano, Pedrito Ruiz y Emilio Murakami. Crédito: Sporting Cristal.

Lea parte 1 >>

Si entre los años cincuenta y ochenta los apellidos nikkei alegraron a los aficionados del fútbol en el Perú, en las siguientes décadas esta estela de entusiasmo se extendería a otros países. Y así como los hermanos Iwasaki, otra historia de hermanos nikkei se repetiría. No faltaron apellidos de origen oriental entre los 16 equipos a los que se redujo el torneo que empezó a llamarse descentralizado, tras la experiencia de los campeonatos regionales y el metropolitano.

Cuando ‘Coki’ Hirano viajó a jugar a Japón en 1980, se fue acompañado del delantero Emilio Murakami. Dos años más tarde, ellos se reencontrarían en las canchas vistiendo la camiseta celeste del Sporting Cristal, con el que lograron el título en 1983, junto al ya por entonces veterano Pedrito Ruiz, de 36 años, quien jugó hasta los cuarenta. En los años siguientes, este club volvería a aplaudir a futbolistas de ascendencia japonesa.

Era el tiempo en que el Deportivo AELU se despedía de la primera división, luego de tres años en la máxima categoría profesional. Sin embargo, muchos de sus jugadores nikkei recalarían en otros clubes, del Perú y el extranjero, con distinto éxito. Héctor Takayama Tohara, por ejemplo, pasó por varios equipos del medio antes de viajar a Japón, donde jugó por el Tosu Futures, en 1995, y luego por el FC Jazz de Finlandia. Otros, lograron destacar en primera división y, a partir de allí, continuaron sus carreras lejos del país.

Nostalgia deportiva

El futbolista Jerry Tamashiro jugó por varios equipos del Perú y en Estados Unidos siguió su carrera de técnico. Crédito: Archivo personal de Jerry Tamashiro. 

Los noventas fueron años opacos para el fútbol y para el Perú debido al terrorismo, pero cada época trae consigo sus buenos recuerdos. Por esos años, Jerry Tamashiro fue uno de los animadores del torneo local, primero en Universitario de Deportes y luego en Deportivo Municipal y Alianza Lima, antes de continuar su carrera en Estados Unidos, en el MLS Miami Fusion, en 1998, al lado de Carlos ‘El Pibe’ Valderrama, ídolo colombiano, y otros latinos.

Sin duda, su futuro estaba por esas tierras. Allá empezó su formación como entrenador y desde entonces lleva 12 años dirigiendo a categorías infantiles, pasando por el America, Conquist America y Real Laguna, logrando algunos títulos en California y a nivel regional1. En la actualidad, Jerry también es scouter para la selección norteamericana. “Aquí el fútbol en menores, en niños y niñas, está superando en atención al beisbol y al fútbol americano”, sostiene.

Los primos Edwin Uehara, con la camiseta de Universitario de Deportes, y Leonardo Uehara, con la camiseta de La Loretana, en un partido amistoso. Crédito: Archivo personal de Leonardo Uehara.

Otros nikkei como Leonardo Uehara La Serna (primo de los Uehara Kaneku) también destacaron en esa década. ‘El charapa’ no solo jugó en La Loretana, equipo de su región, sino también en Universitario de Deportes y el FBC Melgar de Arequipa, entre otros, llegando a la selección para la Copa América 1997. De esos años son también los hermanos Soria y José Pereda Maruyama, quienes vistieron la camiseta del Perú.

Los nikkei del Cristal

Al equipo del Rímac, como se le conoce al Sporting Cristal, llegarían varios jugadores de sangre oriental. El primero fue Roberto Salazar Shimabukuro (Lima, 1973), quien surgió en el AELU, con el que había sido goleador en segunda división, y que llegó a disputar la Copa Libertadores. A ese mismo club se sumaron, en el año 2000, los hermanos Javier y David Soria Yoshinari.

La zurda de Javier, que debutó en el Deportivo AELU, lo llevó a primera división en 1998, al Alianza Atlético de Sullana. Sus buenas actuaciones le permitieron ser contratado por el Sporting Cristal, en el 2000, año en que se juntaría con su hermano David, que empezó su carrera en Japón, en el Consadole Sapporo, y que jugó por el equipo celeste durante siete años, siendo campeón con ellos en el 2000 y 2005.

Javier llegó a jugar la Copa América de 1999 junto a José ‘Chino’ Pereda (en la que se enfrentaron, curiosamente, a Japón, que fue país invitado), mientras que David disputó un preolímpico y las eliminatorias para el Mundial Corea-Japón 2002. En el equipo peruano, Pereda era uno de los titulares recurrentes en el mediocampo, en especial cuando llegó el llamado para sumarse al club Atlético Boca Juniors de Argentina, con el que ganó seis títulos.

El ‘Chino’ campeón

José 'Chino' Pereda Maruyama jugó por la selección nacional y por Boca Juniors de Argentina. Crédito: DelGol.com

Considerado el futbolista nikkei más exitoso, José Pereda nació en Breña, el distrito donde surgió Universitario de Deportes. Allí se inició como futbolista a los 12 años, llegando a ser campeón con el primer equipo en 1992 y 1993, aunque sin disputar ningún encuentro. Con pocas oportunidades de jugar, decidió irse al Lawn Tennis y luego al Cienciano del Cusco, donde sus buenas actuaciones le permitirían volver a la ‘U’ en 1996.

En 1998, Universitario de Deportes volvió a ser campeón nacional teniendo a Pereda entre sus habituales titulares. La sorpresa llegó ese mismo año cuando fue contratado por Boca Juniors, tradicional equipo argentino que no ganaba el título de primera división desde 1992. Con el ‘Chino’ lograron tres torneos nacionales entre 1998 y 2000, además de dos Copas Libertadores y una Copa Intercontinental, disputada en Japón, ante el poderoso Real Madrid.

Aunque Pereda no fue titular en los cuatro años que estuvo en uno de los mejores equipos del fútbol argentino de todos los tiempos, llegó a disputar 36 partidos (25 de ellos desde el inicio). Con la selección peruana participó en dos eliminatorias mundialistas y una Copa América, marcando cuatro goles por Perú. En 2002, regresó a la ‘U’ para seguir con su racha ganadora, al llevarse el Torneo Apertura de ese año. Se retiró en 2009 y en la actualidad se desempeña como director técnico de menores.

‘El Samurai’ blanquiazul

Si en los noventa Universitario de Deportes y Sporting Cristal dominaron el torneo local, con cinco y cuatro títulos, respectivamente, en la primera década del 2000 Alianza Lima fue el club más ganador, con cuatro campeonatos. Entre esos años, un defensa proveniente del Deportivo Municipal destacó en el equipo blanquiazul, por el que llegó a jugar durante nueve años. Ernesto Arakaki Arakaki se formó en el AELU pero su identificación es con el club del distrito de La Victoria.

Integró la selección sub-20 pero sus mejores actuaciones fueron con Alianza Lima, equipo con el que incluso marcó varios goles. Fue parte de los cuatro títulos de esa década (2001, 2003, 2004 y 2006) y disputó diversos torneos internacionales (Libertadores, Merconorte y Sudamericana). Se retiró del fútbol en el 2010, con solo 30 años, debido a una lesión, pero volvió en 2013 al equipo que lleva en el corazón para trabajar con los menores.

Tras estudiar para entrenador, crear una academia y hacer un máster en gestión deportiva, ‘El Samurai’, como le decían en su época de futbolista, llegó al Esther Grande de Bentín y luego fue asistente técnico de la selección sub-17. Actualmente, es gerente de las divisiones menores de Alianza Lima. “Es difícil encontrar en el Perú gente con vocación para la formación, en el extranjero inician a los ocho años”, ha señalado en una entrevista2.

Nuevos nombres, nuevos retos

En la última década, nuevos nombres nikkei han saltado al terreno de juego defendiendo distintos equipos del Perú, sobre todo de las provincias. Juan Carlos Nakaya, César Goya, Manuel Ugaz Nemotto y Christian Laura Senaga son algunos de ellos. Un caso especial es el de un nikkei nacido en Colombia pero de papá peruano que inició su carrera en el Esther Grande de Bentín y que llegó a las divisiones menores de Universitario de Deportes.

A Mario Kazuma Tajima (Bogotá, 1993) le dicen ‘Gokú’. Juega en el mediocampo y en el 2012 formó parte del equipo crema que ganó la Copa Libertadores sub-20 realizada en el Perú. De la misma generación es Oshiro Takeuchi Bambarén, que debutó en Alianza Lima, pasando luego al Juan Aurich y León de Huánuco. Recientemente, en las categorías de menores han surgido nuevos baluartes nikkei que han podido llegar a las selecciones juveniles y de los que se espera una consolidación que los lleve a retos mayores.

Pedro Ynamine Kitano (categoría 1998) ha defendido al Sport Boys en segunda división y al club de la Universidad de San Martín de Porres. En este equipo el arquero coincidió con Hideyoshi Arakaki Chinen, delantero de la misma edad, con quien ha jugado en la sub-15 y sub-17 de Perú. Arakaki fue parte del plantel que obtuvo el campeonato sudamericano sub- 15 en 20133, en el cual marcó tres goles (dos a Argentina y uno a Chile en semifinales).

Actualmente, el capitán de la sub-15 es Anthony Aoki Nakama (categoría 2000), que ha jugado por AELU y el Sporting Cristal. El volante es titular en el mediocampo al lado de Mauricio Matzuda Gusukuda, del Esther Grande de Bentín. Ellos esperan su oportunidad para competir en primera división y poder hacerse de un nombre que los sume a la cada vez más larga lista de nikkeis cuyas historias ruedan detrás de un balón.

La selección peruana Sub-15 con Anthony Aoki, de capitán, y Mauricio Matzuda Gusukuda. Crédito: Federación Peruana de Fútbol.

 

Notas:

1. Jerry Tamashiro (Inglés)
2. “El cambio generacional debe hacerse de a pocos” [VÍDEO]
3. El camino hacia el título: así fue la campaña del Perú campeón Sub 15

 

© 2017 Javier García Wong-Kit

AELU futbol peru soccer sports