Elija un idioma principal para aprovechar al máximo nuestras páginas de la sección Artículos:
English 日本語 Español Português

Hemos realizado muchas mejoras en las páginas de la sección Artículos. ¡Por favor, envíe sus comentarios a editor@DiscoverNikkei.org!

Los nikkei de América Latina y los nikkei latino

La enseñanza del idioma japonés en el mundo

En este último decenio se puede apreciar que hay muchas personas en todas partes del mundo que influenciados por el animé, el manga o la comida japonesa, estudian el idioma japonés y hasta vienen la Japón para conocer este país o estudiar más profundamente el idioma y la cultura.

Según un estudio de la Japan Foundation del año 20121, en el mundo hay cerca de 4 millones de personas en 16.000 establecimientos con 63.000 docentes que toman cursos de idioma japonés. En estos 30 años el número de cursantes ha aumentado un 300% y el de los docentes el 600%, principalmente es notorio en los países del sudeste asiático y China (En Taiwán y Corea del Sur hay una tendencia en baja).  Muchos de los alumnos se han motivado por las manifestaciones culturales del COOL JAPAN porque les resulta interesante, divertido y simplemente “cool”. Son muy pocos los que buscan estudiar el japonés para trabajar en una firma japonesa o para estudiar en el Japón (Según el estudio mencionado esos objetivos figuran en el 5º y 7º lugar).

Si bien hay una minoría que estudia este idioma en claustros universitarios, más del 80% lo hace al igual que los descendientes nikkei en escuelas o academias totalmente privadas. Solo algunas de estas escuelas han podido ser reconocidas como establecimiento educativo oficial por el Ministerio de Educación, donde la currícula principal es en el idioma local con un complemento de idioma japonés. Es el caso del Liceo Mexicano-Japonés (Nichiboku Gakuin), el Colegio La Unión - de AELU Perú y el Instituto Privado Argentino-Japonés (Nichia Gakuin), entre otros2. Son establecimientos privados con enseñanza cuasi bilingüe y la particularidad es que la mayoría de los alumnos son no nikkei que se matriculan por el interés hacia la cultura y las tradiciones japonesas.

De los docentes solo el 23% son nacionales o que la lengua materna es japonesa y el resto son descendientes o no nikkei. En el mismo reporte de la Japan Foundation indica que la falta de material didáctico adecuado como la poca dedicación al estudio de los alumnos y la insuficiente infraestructura y capacidad de metodología de enseñanza, no han permitido aumentar más el número de cursantes. Sin embargo, hoy en día no es difícil comprar material y libros para enseñar el japonés e incluso si el docente es bien consciente de las necesidades de los cursantes uno mismo puede diseñar y armar el material bibliográfico3. Acerca de la falta de motivación en algunos alumnos es porque las necesidades e inquietudes son muy variadas y no es fácil o es casi imposible satisfacer en un curso a todos los que están en una misma aula. También es necesario comprender que aunque el cursante quiera comprender el lenguaje de los animé la existencia de expresiones en “kanji” (ideogramas) requiere mucho esfuerzo y dedicación.

Y aquellos que anhelan hacer un carrera de grado o de posgrado en japonés (ahora hay muchos posgrados en inglés) con una beca completa en Japón es indispensable estudiar y rendir el examen de Nivel de Idioma Japonés (JLPT - Japan Language Proficiency Test)4 en sus distintos grados hasta alcanzar por lo menos el N2, lo que facilitaría el ingreso y cursado en Japón. Si tienen las posibilidades económicas sería conveniente estudiar previamente en las academias de enseñanza de idioma japonés para extranjeros que hay en Japón.

Del total de esos 4 millones de cursantes, el 54% pertenecen a Asia Oriental y el 28% al Sudeste Asiático, lo que implica que entre ambas regiones ocupan el 82%. América del Norte ocupa el 4.5% y Sudamérica que es donde residen muchos nikkei es de apenas el 1%. En esta última región por los cambios generacionales en las instituciones de la colectividad japonesa se están observando mejoras en la gestión de las escuelas de idioma japonés para motivar la matriculación de más alumnos no nikkei como también en las condiciones de trabajo de los maestros y se percibe más apoyo a la elaboración de material didáctico adecuado a los cursantes. Todavía quedan muchos cambios por realizar pero se han visto avances en estos años.

El interés por el idioma japonés generara motivaciones para viajar y conocer el Japón, sea como turista o estudiante. Si partimos de algunos datos de que China ocupa el 23% con un millón de cursantes de idioma japonés, Indonesia 21.9% con 870.000, Corea del Sur 21% con 840.000, Australia 7.4% con 300.000, Taiwán 6% con 230.000 y los Estados Unidos 4% con 150.000, es indefectible que estos números se reflejan también en los estudiantes y turistas que vienen al Japón. Las estadísticas del 2015 indican que hubo cerca de 20 millones de turistas extranjeros en Japón5 y si vemos por nacionalidades es China, Corea del Sur, Taiwán, Hong Kong, Thailandia, Singapur, Malasya, Indonesia. Y si tomamos los datos de los estudiantes extranjeros que estudian en este país6 como no residentes son 208.379 (2015), que están matriculados en universidades, escuelas técnicas y academias de idioma japonés. En este último cursan 56.317 alumnos donde muchos de ellos al aprobar el N1 buscan continuar los estudios superiores.

Es un Congreso sobre Japón organizado por la Universidad de Zaragoza, España. Este evento ha sido realizado en febrero de 2015. Los estudiantes que estudian el idioma japonés tienen la posibilidad de postularse en un programa de intercambio de la Universidad de Lenguas Extranjeras de Kobe. Mucho entusiasmo en ellos.

Dentro de todo este contexto se puede apreciar que hay academias de idioma japonés que además de la gramática, lectura y conversación básica, ofrecen cursos de cultura japonesa y animé con material didáctico de elaboración propia para adecuarlos a las necesidades de los alumnos extranjeros de hoy7. Hay cursos y programas donde no exigen niveles muy elevados de gramática y escritura y enfocan de manera acelerada a los objetivos más precisos. Desde luego, cuando es un programa para ingresar a una universidad o escuela técnica es obvio que las materias son las tradicionales. Y últimamente, por los requerimientos y posibilidades del mercado laboral hay cursos cortos para asistirlos en la búsqueda laboral y en el reacomodamiento como asalariado en Japón, y desde luego cursos de japonés para negocios. También, dentro de las nuevas necesidades hay algunas escuelas y programas de capacitación de la Japan Foundation que forman docentes no nativos o de no habla japonesa para que luego puedan enseñar en cualquier parte del mundo. Generalmente son extranjeros no descendientes de japoneses que buscan perfeccionarse para aprender más sobre metodologías de enseñanza de japonés8.

Cabe recordar que el 93% de los estudiantes extranjeros que vienen a Japón son de países asiáticos: el 45% con 94.111 son chinos, el 18.7% con 38.882 son vietnamitas y el 7.8% con 16.250 son nepaleses. En estas dos últimas nacionalidades se observa un incremento muy notorio desde hace cinco o seis años atrás y muchos de ellos desean ubicarse laboralmente en Japón al finalizar los estudios9. Para ellos el aprendizaje y manejo del idioma japonés es la principal herramienta para mejorar sus posibilidades de trabajo, pues aunque retornen no siempre tienen acceso a un buen empleo. Muchos están endeudados por los estudios y por ende tienen un objetivo muy preciso de estudio y posterior inserción laboral en Japón.

Como se puede apreciar, las necesidades e inquietudes de aprendizaje del idioma japonés son muy variadas y por ende los maestros también requieren capacitarse para estos requerimientos, algo que no siempre es posible. Por ejemplo, para citar un caso, la JICA (Agencia de Cooperación Internacional de Japón) recibe al año miles de solicitudes de envío de maestros de idioma japonés, que vienen de instituciones y escuelas de la colectividad nikkei como de universidades y academias públicas y privadas de todo el mundo10, pero no es para nada fácil satisfacer todas las necesidades y exigencias, pues depende del nivel de los cursantes, motivaciones y objetivos, etc. Muchos señalan que necesitan un “maestro de japonés”, pero no especifican bien el ámbito y las particularidades donde requieren ese servicio o capacitación.

La actual política gubernamental del COOL JAPAN11 apunta a la difusión del idioma y la cultura japonesa en el exterior a fin de complementarlo con la diplomacia pública de asentar la presencia de Japón en el mundo y promover la apertura de nuevos mercados. Japón necesita abrirse más para cubrir el achicamiento del mercado interno y por ende no solo es necesario los programas de cooperación internacional sino también las diversas iniciativas privadas de intercambio cultural, artístico, académico y de negocios. Los japoneses puede ofrecer mucho de sus conocimientos para mejorar el mundo pero a la vez pueden aprender y recibir nuevos estímulos del exterior que retroalimenten aún más la diversidad. Si no aprenden a gestionar mejor la diversidad y la globalización, se les reduce los márgenes de maniobrabilidad en el exterior o en los asuntos externos, como así también en el turismo receptivo de extranjeros.

Y para quienes están estudiando el idioma japonés es importante que dentro de sus posibilidades profundicen más los conocimientos de la cultura, de las tradiciones y la historia japonesa, pues de esa manera podrán comprender mejor esta sociedad y este país. Desde luego, cada uno le dará el alcance que quiera y sabrá aprovecharla o no, pero para Japón es de suma importancia que el idioma japonés en el exterior sea la ocasión de que más extranjeros vengan a hacer turismo, a estudiar o a trabajar al Japón y fomenten la mutua comprensión.

Grupo Japón del CARI-Consejo Argentino de Relaciones Internacionales. El Grupo es dirigido por el Embajador Sanchiz Muñoz quien en su momento estuvo acreditado en Japón. En este grupo hay funcionarios o ex-funcionarios de instituciones japonesas o relacionados con Japón, ex-becarios y jóvenes nikkei y no nikkei que tienen un verdadero interés por el Japón.

Notas: 

1. Japan Foundation, Informe 2012 sobre la Enseñanza del Idioma Japonés. Está también la versión en inglés.

2. Liceo Mexicano-Japonés (Nichiboku Gakuin), Colegio La Unión (Aelu), Institito Privado Argentino-Japonés

3. Japan Foundation Hirogaru Nihongo (ひろがる日本語)、Nihongo Gakushu Kyozai (日本語学習教材)

4. Nihongo Noryoku Shiken - Japanese Language Proficiency Test 

5. JNTO-Japan National Tourist Organization 

6. JASSO-Japan Student Services Organization 
De los más de 200.000 estudiantes extranjeros, 67.472 están matriculados en las carreras de grado, 56.317 en academias de idioma japonés y 41.396 en carreras de posgrado. No hay que olvidar que hay 38.654 que están en las escuelas técnicas llamadas “senmon gakko” donde muchos asiáticos aprenden especialidades técnicas durante 2 años.

7. Solo a modo de referencia: TIJ Tokio Nihongo Kenshujo - TIJ Tokio Institute of Japanese, Sendagaya Nihongo Gakko - SJI Sendagaya Japanese Institute

8. El Centro Internacional de Idioma Japonés de la Japan Foundation posse diversos programas de capacitación para los maestros del exterior. La mayoría es por concurso público. 

9. JASSO tiene préstamos y subsidios escolares también para estudiantes extranjeros que no tienen beca, cuya sus oscila los 48.000 yenes al mes. Algunas academias, instituciones y universidades tienen sus propios programas de subsidios y becas privadas.

10. JICA Knowledge Site (Capítulo Idioma Japonés) Estadísticas de solicitudes recibidas y maestros despachados. 

11. Ministerio de Economía e Industria “Cool Japan - Industria Creativa
Organización COOL JAPAN FUND

 

© 2017 Alberto J. Matsumoto

education japanese school

Sobre esta serie

El licenciado Alberto Matsumoto encara las distintas facetas del Nikkei en Japón. Desde la política migratoria sobre la inserción al mercado laboral del inmigrante hasta su inculturación a las costumbres y lenguaje japonés a través de la educación primaria y superior. Analiza la vivencia interna del Nikkei latino con su país de origen, su identidad y su convivencia cultural personal y social en un contexto cambiante de globalización.