Elija un idioma principal para aprovechar al máximo nuestras páginas de la sección Artículos:
English 日本語 Español Português

Hemos realizado muchas mejoras en las páginas de la sección Artículos. ¡Por favor, envíe sus comentarios a editor@DiscoverNikkei.org!

Un escenario de hechos amargos y dramáticos, la isla prisión de Anchieta: Por los enfrentamientos entre ganadores y perdedores fueron recluídos 170 japoneses. Fuente de agua “grifo SHINDO RENMEI”

Es muy conocido la Prisión de Alcatraz que está ubicada en la isla del mismo nombre en el Estado de California, Estados Unidos, pues además de haber sido una isla prisión imposible de escapar se ha hecho famosa por la película “Fuga de Alcatraz”, donde Clint Eastwood es el protagonista (1979, Director Don Siegel). Y en la costa noreste del Estado de Sao Paulo, en la Isla de Anchieta, hay una isla prisión muy parecida que finalizada la Segunda Guerra Mundial unos 170 inmigrantes japoneses estuvieron recluídos. Es una historia poco conocida que ha estado bajo reserva, aunque a principios de 2014 cuando las autoridades locales colocaron una señalización en la fuente de agua con la denominación “Grifo SHINDO RENMEI” (Bica Shindo Renmei), nosotros el Grupo “Caminando por Liberdade” (Coordinador Tsutomu Ogasawara) decidimos visitar estas instalaciones junto a otras 35 personas, durante los días 22 y 23 de noviembre (2014).

Museo y muelle de la Isla Anchieta  


En 100 días murieron 151 personas,
la tragedia de los inmigrantes búlgaros

Es paradójico pero cuando llegaron los primeros inmigrantes japoneses en el barco Kasatomaru, en 1908, es cuando se inauguró esta prisión de Anchieta.

 En esta isla también llegaron hacia el año 1926 unos 2.000 búlgaros y gagaúzos (étnica turca) y otros migrantes oriundos de la Europa Oriental. Muchos de ellos sufrieron las dos guerras de los Balcanes y en la Primera Guerra Mundial su territorio quedó desvastado y es por eso que muchos optaron por emigrar a Sudamérica en busca de paz y tranquilidad.

Sin embargo, el guía de este Museo, Fabiano Teixeira, prisión nos comentó que: “Unos 2.000 inmigrantes búlgaros fueron casi obligados a asentarse en esta isla y en medio de la escasez de alimentos comieron la mandioca brava (una variedad de este bulbo pero en estado venenoso), provocando la muerte de más de un centenar de ellos. Fue toda una tragedia”. El hecho se produjo a los 100 días de haber llegado a estas tierras y en este incidente murieron 151 nacionales búlgaros.

El guía cuenta además que: “Ellos no sabían cómo preparar el bulbo para desenvenenar”. En setiembre de 2014, los descendientes de esta colectividad entregaron un listado de los fallecidos en esa tragedia para que sea colocado una placa en el Museo.

Lista de migrantes colonos búlgaros fallecidos  

Y cuando Harunori Tanaka (65 años, oriundo de Hiroshima), que es uno de los miembros del Grupo “Caminando por Liberdade”, visitó este museo comentó que “la no existencia de ninguna evidencia de los inmigrantes japoneses es un tanto triste”.

Es cierto, no hay ninguna cosa expuesta pero sí hay un grifo donde dice: “Grifo (Bica) SHINDO RENMEI”. Entonces la pregunta es, qué es Shindo Renmei.


Una Isla Prisión imposible de fuga

Entre la isla y la ciudad de Ubatuba, la corriente marina es muy fuerte por lo que esta pequeña isla hecha prisión era considerada imposible de fuga. Desde los años 1930 cuando comienza la gestión de Getúlio Vargas, en esta prisión llegaban los criminales más peligrosos y los presos políticos de todo el Brasil.

 Y desde 1946, durante tres años, son recluídos unos 170 inmigrantes japoneses. Y la razón es que después de finalizada la IIº Guerra los japoneses entraron en un conflicto interno entre los que seguían convencidos de que Japón había ganado la guerra denominados “kachigumi” y los que asumían la derrota y se llamaron “makegumi”. Las discusiones y diferencias de percepción terminaron en asesinatos y en un verdadero enfrentamiento dentro de la colectividad japonesa. Y dentro de las ganadores “kachigumi” el grupo más importante e influyente era el llamado “SHINDO RENMEI”.

Radicales japoneses como Tokuichi HIDAKA fueron autores de esos asesinatos, por eso junto a otros 10 condenados fueron enviados a esta prisión de Anchieta. Los demás involucrados en estos hechos eran miembros de la sede central y de las oficinas regionales del Estado de Sao Paulo de la Shindo Renmei, y que habían sido recluídos por no pisar la foto del Emperador o la bandera japonesa en los interrogatorios efectuados por la policía política DOPS (Departamento de Ordem Política e Social).

Algunos, solo por tener un hermano o familiar en este grupo radical fueron detenidos e interrogados y hasta torturados por la polícia secreta o por los guardias de la misma prisión de Anchieta. Como consecuencia de esos atropellos algunos terminaron muy mal psicológicamente y personas como Fukuo IKEDA se quitaron la vida envenenándose.

Sin embargo, por buena conducta los japoneses lograron ser bien tratados por los guardiacárceles de la prisión y se les admitió festejar el Cumpleaños del Emperador “Tenchosetsu” y realizar actividades recreativas como el “undokai” (festival de competencias deportivas). Dentro de estas competencias había uno que se denominaba “fuga de la carcel” (Nota: Artículo publicado en Nikkei Shinbum, 2014.05.14, Basado en un escrito de Tokuichi Hidaka sobre su experiencia en la Prisión Isla de Anchieta, Nº 11).

Hay algunas anécdotas (escrito en el artículo Nº 12, mencionado anteriormente) como las que por solicitud de los presos brasileños unos cinco japoneses se enfrentaron en lucha libre con ellos, una lucha a riesgo de sus vidas pero que por haber sido buenos judokas le ganaron a los desafiantes.

También hay historias de reclusos que por resistir a los guardias fueron colocados en habitaciones totalmente oscuras sin ventanas llamados “calabozos de las tinieblas” y que una persona de color llegaba a ser casi violeta (Historia Nº 9, Hidaka). También en la misma historia, HIDAKA comenta que cuando eran castigados con un látigo hecho a base del pene de un buey “con unos 10 latigazos podían terminar desequilibrado psicológicamente o muerto”.

Restos abandonados de la prisión .


Obras y películas documentales sobre el conflicto en la colectividad japonesa

Entre sangriento enfrentamiento entre los “ganadores” y “perdedores” dentro de la comunidad japonesa brasileña dejó un sabor muy amargo y durante mucho tiempo quedó sellado en el silencio y no se transmitió a las siguientes generaciones.

Pero en el año 2000, un periodista brasileño muy famoso llamado Fernando Morais publicó la obra “Coracoes Sujos” (Corazones Sucios y en japonés se lo denominó “Kegareta Kokoro”), en calidad de no ficción. Tomó hechos reales aunque algunos críticos sostienen que varios episodios no reflejan la realidad, sin embargo, la sociedad brasileña tuvo por primera vez conocimiento de esta tragedia ocurrida en la comunidad japonesa de la posguerra inmediata.

En base a esta obra de Morais, con el mismo título se estrenó en el año 2012, de manera casi simultánea en Brasil y Japón, una película dirigido por Vicente Amorín. Varios actores japoneses de renombrada trayectoria, como Tsuyoshi IHARA, Takako TOKIWA y Eiji OKUDA, fueron los protagonistas y aunque fuere una película brasileña buena parte del film fue hablado en japonés.

Sobre la obra escrita, dado que los descendientes nikkei no sabían nada de lo ocurrido ni tenían referencia alguna de sus padres, que el Shindo Renmei sea catalogado como un grupo terrorista no cayó bien y se produjo un fuerte debate y rechazo en la manera de identificar a estos radicales. Dentro de este contexto revisionista, salió en escena un film documental dirigido por Mario Jun OKUHARA, titulado “Yami no Ichinichi” (Traducido literalmente sería: Un día en las tinieblas, 2012, IMJ). (Sobre esto está detallado en un artículo del diario nikkei de Sao Paulo, Nikkey Shimbun.)


La peor revuelta en la historia de Brasil

Hacia el año 1948 los japoneses que estaban recluídos en Anchieta fueron liberados, pero la prisión se llenó de criminales peligrosos y presos políticos (principalmente activistas de la izquierda) brasileños. Dado el pésimo tratamiento en la prisión, en junio de 1952, se produjo una enorme revuelta donde 118 personas (110 convictos y 9 guardiacárceles) murieron muy trágicamente. Fue la peor revuelta de la historia brasileña y dada la presión internacional Anchieta fue clausurada totalmente en 1955.

Al menos hasta octubre de 1992 cuando se produjo una masacre en la prisión más grande de Sudamérica, la de Carandirú en la ciudad de Sao Paulo, donde murieron en la represión 111 presos, la de Anchieta había sido la revuelta más escandalosa en la historia brasileña.

Teniendo en cuenta que la revuelta de Anchieta fue en 1952 o sea 4 años después de la salida de los japoneses, se puede decir que cuando se produce la revuelta la mayoría de los guardiacárceles eran los mismos que habían custodiado a los japoneses pero éstos casi nunca tuvieron objeto de represiones y en su gran mayoría fueron considerados reclusos ejemplares.

* * * * *

Teixeira, quien es empleado de este museo-exprisión, ha comentado que fue la primera vez que un grupo tan grande de japoneses lo visitasen, sin dejar de mostrar su asombro. Anchieta está cerca del centro turístico de Río de Janeiro y del resort Angra dos Reis donde los artistas y personas famosas tienen sus casas de veraneo. Es por eso que últimamente llegan muchos turistas hasta esta isla. Durante el Mundial de Futbol de Brasil (2014) fue visitado por muchos turistas de Chile, Holanda y los Estados Unidos.

Acerca del “grifo Shindo Renmei”, está ubicado a 5 minutos caminado en la derecha de las ruinas de la prisión por el lado costero. Teixeira señala que no sabe cuándo fue denominado de esa manera ese pequeño manantial de agua pero lo que no cabe duda es que ha sido en memoria de los inmigrantes japoneses que fueron recluídos en la prisión.

La fuente de agua donde su denominación es “Grifo SHINDO RENMEI” (Bica Shindo Renmei)  

Sin embargo, después de averiguar, dado que el lugar fue también escenario de las filmaciones de la película “Yami no Ichinichi”, el que colocó ese cartel fue el que en ese momento era el administrador del museo, llamado Luis Bidetti, hacia el mes de marzo de 2014. Es el único lugar público de Brasil que un objeto o monumento tenga el nombre de “Shindo Renmei”.

Quien actuó como guardia, Carlos Bacalline (de 32 años), y que en la parte final de la película despliega la bandera japonesa comenta que la obra fue muy emotiva y que es todo un testimonio histórico de que inexorablemente hubo inmigrantes japoneses en Anchieta.


“Es un poco triste, hay que orar por ellos”

Será por eso que cuando visitamos la isla, uno de ellos dijo: “Por fin hemos llegado los japoneses para tranquilizar las almas de los que sufrieron aquí y ya no están”.

La señora Hisae Yamamuro, nikkei sansei (tercera generación) de 72 años, quien su abuelo llegó en el segundo barco migrante “Ryojun-Maru” al Brasil, al arribar a la isla dijo: “Es una historia muy interesante la que hay aquí, pero siento que el destino quiso que el año en que llegó el primer barco “Kasato-Maru” con los inmigrantes japoneses se haya inaugurado también esta prisión en esta isla”.

Y la señora Fujie Takeuchi, de 73 años y oriunda de la Prefectura de Fukui, señaló al desambarcar lo siguiente: “Parecería que las almas de los que han fallecido aquí todavía no han encontrado la paz. Siento tristeza y creo que sus espíritus también. Me hubiera gustado hacer una misa o una ceremonia religiosa budista para el eterno descanso de estas almas”. Cuando el barco se estaba alejando para retornar, esta señora juntó sus manos y cerrando sus ojos imploró por esas almas.

Miembros del Grupo “Caminemos Liberdade” que han visitado el Parque Estadual Isla Anchieta de Sao Paulo

 

▼ La película documental “Yami no Ichinichi” se trata del enfrentamiento entre los “ganadores” y “perdedores”, basado principalmente en las declaraciones de Tokuichi HIDAKA. Esta obra que es hablado en portugués ya está con los subtítulos en japonés y publicado en Youtube. Quienes están interesados por este incidente dentro de la comunidad nikkei es una obra digna de verla. (1 hora 22 min., Director Mario Jun Okuhara, 2012). 


▼Protagonista de “Yami no Ichinichi”, Tokuichi Hidaka, relata en una serie de 14 notas en el diario Nikkey Shimbun su experiencia en la Isla Anchieta.

http://www.nikkeyshimbun.jp/2014/140429-61colonia.html


▼ Website de publicaciones sobre la Inmigración Japonesa al Brasil “Brasil Imin Bunko”. Aquí están las referencias bibliográficas de unas 150 obras relacionadas a la inmigración japonesa en archivo PDF y publicadas de manera gratuita. Dentro de ellas están las Memorias en prisión “Kachigumi Anchieta-to Yoryu-Ki”, escrito por Yoshii, en el año 1952. Yoshii era miembro de Shindo Renmei en la sucursal de Lince y sus escritos tienen una visión diferente a la de Hidaka.

http://www.brasiliminbunko.com.br/Obras/36.pdf

 

© 2015 Masayuki Fukasawa

Anchieta Island Brazil Kachi-gumi Make-gumi post-war prison sao paulo Shindo Renmei