Elija un idioma principal para aprovechar al máximo nuestras páginas de la sección Artículos:
English 日本語 Español Português

Hemos realizado muchas mejoras en las páginas de la sección Artículos. ¡Por favor, envíe sus comentarios a editor@DiscoverNikkei.org!

culture

ja es

La vida de un gran escultor: Isamu Noguchi - Parte 9 de 9

Parte 8 >>

En el año 1969, en la prefectura de Kagawa, en la ciudad de Takamatsu en el poblado de Mure, vivió Isamu; el motivo es que quedó encantado, entre otras cosas, con el granito negro (piedra berroqueña) de Japón. Tomó la decisión, dentro de su corazón, de establecer su residencia y su estudio en la región donde se produce la piedra aji. Su buen compañero, Masatoshi Izumi, como asistente comenzó a obtener una gran fuerza para trabajar. En el año 1986 comenzó la producción de Slide Mantra, para exponer en la edición 42 de la Bienal de Venecia como representante de Estados Unidos. En 1987 recibió, de manos del presidente Reagan, la Medalla Nacional de las Artes de America. En el año 1988 fue condecorado con Tercer grado de la medalla Orden del Tesoro Sagrado.

El proyecto de realización del paisaje del parque Moerenuma de Sapporo, fue definido en el año de 1988, por lo que Isamu se alegró mucho. Sin embargo, en ese mismo año, sin haber podido ver ni una sola vez el parque Moerenuma terminado, abandonó este mundo. Después de su muerte, el parque Moerenuma fue terminado en el año 2004.

En la ciudad de Mure, Kagawa, nació la escultura de piedra gigante llamada Energía Vacía de 3.6 metros de alto y 17 toneladas de peso, es una obra que va de la forma de una rosquilla transformándose a un cuadrado y que despide un imponente negro mate. Si tuviera que elegir un punto de entre todas sus obras, sería éste. Justo ahí se resume todo sobre Isamu: se pueden encontrar las señales de cuando comenzó con las esculturas abstractas, en sus obras de madera, las esculturas de piedra, de repente aparece frente a nuestros ojos un agujero, ¿qué habrá querido decirnos con esto?

Pie de foto: 3.6 metros de altura, peso: 17 toneladas. "Energía vacía." Museo Jardín de Isamu Noguchi en la Provincia de Mure, Prefectura de Kagawa

Haciendo un análisis, se puede entender que fue creado durante su infancia. Desde que era niño, Isamu se preguntaba cómo había nacido; él no quiso nacer en este mundo, quería regresar al útero materno. Este pensamiento no desapareció hasta que falleció. En sus últimos años, la obra Energía Vacía se convirtió en su conclusión. Con el significado de fuerza y aire, tal vez quería decir “que el origen de la fuerza, está en donde no hay nada”. Era el mundo a donde Isamu llegó, en otras palabras, también se puede decir que es “la unión del mundo de la nada (vacío) y el existir”. Estas esculturas parece que serán aplastadas por un sentimiento de opresión y un aura que está flotando. Allí, entre la vida y la muerte, el mundo de la nada y el existir, la oscuridad y la luz, la vida y el universo entre otros, se puede ver el mundo de toda la creación, se puede captar la raíz de las cosas. Es por eso que las personas que ven algo en esta escultura, pueden sentir la fuerza de su exigencia.

Cuando se tiene la obra frente a los ojos, salta a la vista el útero al fondo del gran anillo negro. Además, viéndolo desde el lado contrario, atraviesa este mundo y aparece como si el universo se abriera al espacio exterior. Éste era el mundo de Isamu. Así estaba vagando en estos dos mundos: en medio de este mundo y el útero…

Isamu tenia la costumbre de escuchar música de jazz siempre que terminaba un trabajo. También mientras lo escuchaba le venían los recuerdos de su madre, aunque le guardó rencor hasta el final de sus días. Los dos caracteres con los que se escribe soledad (kodoku 孤独) nunca los pudo borrar de su vida. Por otra parte, recitaba del libro de poesía titulado Peregrinación, que tomó de su amado y respetado padre Yonejiro, un pasaje que hablaba del mar interior de Seto. Este hermoso poema conmovía mucho a Isamu y hacia que le salieran las lágrimas; salía de la casa, mientras contemplaba el atardecer del cielo y dirigiéndose al resplandor dorado, nadaba en la hermosa extensión del mar, confiando en su cuerpo; las lágrimas no se detenían y al agrandarse se derramaban. Esas lágrimas derramadas fueron absorbidas por el mar de Seto.

Isamu fue a Paris para ver una obra que le estaba siendo pedida. Antes de regresar a Japón, hizo una corta visita a Nueva York, donde se desvaneció. Irónicamente, ésta fue la tierra de donde Isamu salió como escultor y donde llegó a la meta de su vida. Con esto terminó el maratón de su vida llamada soledad. En un frío invierno, en un cuarto del Hospital de la Universidad de Nueva York, dejó de respirar. La causa de muerte fue una insuficiencia cardiaca: falleció el 30 de diciembre de 1988 a la edad de 84 años.

¡Isamu! Está bien que descanses en donde se encuentra tu padre Yonejiro, está bien que regreses al vientre de tu madre, ¡Isamu!, ya que no tienes nada, está bien si vuelas libremente al universo, porque ya no puedes sentir la soledad en ninguna parte… así es, en ninguna parte… 

(Fin) 

**Artículo publicado originalmente en el Boletín Informativo Nichiboku Kyoukai, de la Asociación México Japonesa, A.C. Nº 148 (mayo de 2011).

© 2011 Koji Hirose

isamu noguchi mexico