Elija un idioma principal para aprovechar al máximo nuestras páginas de la sección Artículos:
English 日本語 Español Português

Hemos realizado muchas mejoras en las páginas de la sección Artículos. ¡Por favor, envíe sus comentarios a editor@DiscoverNikkei.org!

culture

ja es

Entrevista con el maestro Luis Nishizawa Flores

Como es del dominio público, el maestro Nishizawa es uno de los distinguidos artistas que ha dado México al mundo. Tiene origen japonés por parte de su padre, Kenji Nishizawa, y origen mexicano por parte de su madre, María de Jesús Flores. El maestro Luis Nishizawa nació en Cuautitlán, Estado de México, el 2 de febrero de 1918. La cercanía con la naturaleza durante su infancia representa actualmente una gran influencia en su obra pictórica.

En 1925 se mudó con su familia a la Ciudad de México, donde trabajó la joyería y estudió música con el maestro Rodolfo Halfter antes de ingresar, en 1942, a la Academia de San Carlos, donde recuibió instrucción de maestros tan reconocidos como Alfredo Zalce, Julio Castellanos, Benjamín Coria, José Chávez Morado y muchos más. Cinco años después de su ingreso a la Academia obtuvo el Título como Maestro en Artes Plásticas. Hacia el año de 1955 inició su carrera como docente en la Escuela Nacional de Artes Plásticas, la cual ejerce hasta la fecha.

Por otra parte, durante sus inicios como artista formó parte de la Escuela Mexicana de Pintura, cuya característica principal es el sentimiento nacionalista que buscaban expresar. Sin embargo, Nishizawa ha logrado evolucionar al grado de no reducirse a una sola tendencia estética, lo que lo condujo a explorar otros estilos y corrientes pictóricas que van desde el expresionismo hasta el abstraccionismo y el figurativismo, entre otras.

La conjugación de sus raíces mexicanas y japonesas ha constituido un rasgo sumamente significativo en su obra, llena de expresivas formas y gran colorido; estos elementos ha logrado plasmarlos mediante diversas técnicas: pintura mural, caballete, dibujo, cerámica, vitral e incluso la escultura.

"Camarones" 1987, mixta. 54 x 116 cm (Luis Nishizawa)

Entre los reconocimientos que lo distinguen destacan la mención Honoris Causa por parte de la Universidad Nacional Autónoma de México, el Premio Nacional de las Artes; ostenta la condecoración Tesoro Sagrado del Dragón por parte del Gobierno de Japón, y es miembro de la Academia de Artes y del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Representando un eslabón importantísimo en las relaciones culturales entre los países hermanos México y Japón, la Asociación México Japonesa, representada por su Presidente, Isawo Toda, quiso entrevistarle. Un día lunes, por la tarde, El sr. Toda y representantes de la AMJ acudieron a la casa del Maestro, ubicada en el corazón de Coyoacán, en el cuadrante de San Francisco. Concordaron la cita con varios días de anticipación, ya que tiene una agenda muy ocupada por clases en la UNAM, presentaciones y, sobre todo, sus trabajos de creación pictórica, a los que le dedica, como siempre, una buena parte del día; por tal motivo se convino realizar la cita a las 7 de la noche para no interferir con sus actividades. Al llamar a la puerta, asomó por la ventana del segundo piso la afable figura del Maestro, quien reconoció a sus invitados y bajó para recibirles.

"Autorretrato" 1965, mixta. 71.3 x 49 cm (Luis Nishizawa)

Tras una breve y amistosa recepción, inició la entrevista.

IT: ¿Cómo se desarrolló su gusto por la Pintura?

LN: Desde muy pequeño estuve en contacto con la naturaleza; recuerdo que mi padre, quien tenía a su cargo un rancho, nos mandaba a pastorear rebaños y ganado al campo. Me gustaba mucho porque podía ver como los colores iban cambiando con la luz del día; en la época de lluvias se formaban charcos donde se reflejaba el azul del cielo y contemplaba la maravilla del inicio de la vida con los renacuajos que en poco tiempo les crecían las patitas, perdían la cola y después desaparecían; además, descubrí que tenía habilidad para el dibujo, por lo que considero que fueron los aspectos que me definieron a tomar esta carrera profesional más adelante con el apoyo de mis padres.

IT: ¿Cómo fué su infancia en la Ciudad de México?

LN: Llegamos de San Mateo, poblado ya conurbado, a Cuautitlán. En aquél tiempo se viajaba por tren a la Cd. de México. Habitamos en nuestra casa, ubicada en la colonia Morelos, en Tepito, desde entonces es el “barrio bravo”. Aunque hubo ocasiones en las que fuí acosado por pandilleros, siempre, no se por qué, me dejaron ir sin lastimarme; incluso en algunas ocasiones imprecaba su jefe “déjenlo”.

En ese entonces dibujaba y dibujaba. Al darse cuenta mis padres, me apoyaron para iniciarme en el campo de la pintura; antes de eso yo me dediqué a la filigrana en oro y como artesano. Después de mi trabajo acudía al Conservatorio de Música, donde mi hermana tomaba sus clases de piano y, para mi fortuna, en ese mismo lugar me dieron las facilidades de concluir mis estudios secundarios para poder ser admitido en la Academia de San Carlos. Puedo decir que durante mi niñez, adolescencia y primera juventud fuí muy feliz apesar de las carencias que nos tocó padecer. Desde pequeño me gustó la soledad y caminar, por lo que no perdía ocasion para ir a los cerros y a las orillas de la ciudad para contemplar largo rato los paisajes que me tenían maravillado por los colores y la vida cambiante a cada minuto.

"Los Frailes" 1997, suiboku. 94 x 185 cm (Luis Nishizawa)

IT: ¿Como estudiante y pintor, cuáles fueron sus experiencias?

LN: Me siento afortunado por haber convivido con los maestros de la corriente muralista mexicana y tener la oportunidad de conocer al maestro de obra de caballete Fujita, a Isamu Noguchi y Tamiji Kitagawa. Conviví con Koji Toneyama y muchos otros artistas japoneses que sería prolijo ennumerar sin omitir a alguno de ellos. En mis primeros años de pintor aprovechaba cualquier oportunidad para dar a conocer mi obra, así participé en muchas colectivas y bienales de las que guardo gratísimos recuerdos, así como gratitud a las instituciones y organizadores de esas exposiciones.

IT: Finalmente me gustaría que nos comentara algo sobre su extensa obra.

LN: Me gusta todo lo que he pintado. El muralismo por las grandes dimensiones donde es posible desarrollar los temas, en el caballete, la época de la pintura abstracta, la época de la tinta, el figurativo, expresionismo, el paisajismo, en fin todo lo que he hecho como respuesta de mi pensamiento y sentir sobre la vida.



Así es como concluyó la entrevista, no sin una despedida afectuosa del Maestro y la constancia de invitarle a disfrutar de la hospitalidad de la Asociación como invitado distinguido.

* Artículo publicado originalmente en el Boletín Informativo Nichiboku Kyoukai, de la Asociación México Japonesa, A.C. Nº 132, Volumen XIV, julio de 2008.

© 2008 Isawo Toda

artists Luis Nishizawa mexico