Elija un idioma principal para aprovechar al máximo nuestras páginas de la sección Artículos:
English 日本語 Español Português

Hemos realizado muchas mejoras en las páginas de la sección Artículos. ¡Por favor, envíe sus comentarios a editor@DiscoverNikkei.org!

Los nikkei de América Latina y los nikkei latino

Participación de los extranjeros en la sociedad japonesa -Los Consejos de Extranjeros y los Consejos de las Ciudades de Alta Concentración de Extranjeros

Los Consejos que “representan” a los extranjeros

En la década de los ’90 por una reforma de la Ley de Migraciones llegaron a este país una cantidad muy importante de mano de obra fabril extranjera, la mayoría descendientes de japoneses “nikkei”, procedente de América Latina. Se los denominó y se autodenominan “dekasegui” por ser considerados una fuerza laboral temporal, pero la realidad ha demostrado que hoy son simplemente migrantes. Estos “nikkei” son descendientes de los inmigrantes japoneses que antes, durante y después de la IIº Guerra Mundial emigraron al exterior, por lo que su nacionalidad, sus pautas culturales, sus costumbres y valores, son del país donde nacieron y se criaron y desde luego son muy pocos los que dominan bien el idioma japonés.

Desde un comienzo los municipios y el Estado a través del Ministerio de Trabajo han implementado diversos programas de ayuda hacia estos extranjeros, sea confeccionado guías traducidos a diversos idiomas y organizando en forma conjunta con las asociaciones de intercambio internacional y agrupaciones civiles (ONGs) cursillos de idioma japonés. Hubo municipios como el de Oizumi-Cho, Prefectura de Gunma, que realizaron un enorme esfuerzo en traducir, esencialmente al portugués, buena parte de las documentaciones y formularios de uso municipal para facilitar la vida diaria de los extranjeros y otros, casi la mayoría, dispusieron de ventanillas de atención para orientar y asistir a los nuevos vecinos extranjeros. La incógnita que surgió es hasta cuándo, hasta dónde es necesario brindar estos servicios en varios idiomas, pues muchos comenzaron a preguntarse si esto no estaba “perturbando” el aprendizaje del japonés y la integración a la sociedad.

Paralelamente, algunos municipios y prefecturas decidieron organizar los Consejos de Extranjeros para discutir los diversos temas que afectan la vida de los extranjeros. En 1996, se creó por resolución municipal el Consejo de Extranjeros de Kawasaki1 y un año más tarde el de Tokio y en diciembre de 1998 el de Kanagawa2. Quien escribe ha estado como miembro del Consejo de Kanagawa en este primer período por dos años, en donde algunas de las propuestas se transformaron en proyectos. La cuestión es que unos años después se logró consolidar la formación de MIC-Kanagawa3, una NPO que se dedica a la capacitación y asistencia de intérpretes de la medicina y la creación de Kanagawa Sumai Support Center4 que orienta sobre temas inmobiliarios.

En los demás municipios también se han formado consejos similares5, pero el manejo y modalidad de los mismos ha sido diferente en cada caso, pues hay donde todos los miembros son extranjeros y otros donde se comparte con académicos o expertos japoneses. En cuanto al nombramiento las hay por concurso y otros por recomendación de las instituciones. La función es discutir e identificar los temas de prioridad y crear un consenso básico para diseñar una propuesta para la convivencia entre extranjeros y nativos. Algunas de las propuestas llegan a ser adoptadas en las diversas políticas municipales, como ser la promoción del turismo, el ingreso preferencial a las viviendas públicas, etc.6.

Lo que sí, no hay que olvidar que los intereses de los mismos extranjeros varía según la nacionalidad, el tiempo de estadía, la profesión o actividad que realizan, etc, por lo que a veces los miembros usan el Consejo para ejercer cierta influencia sobre determinados temas dentro de la administración municipal o prefectural, lo que de hecho provoca situaciones de tensión entre los miembros y pueden afectar muy negativamente en la discusión constructiva del que es objeto.

A este efecto, si Japón no ofrece una visión más clara sobre el tema de los migrantes extranjeros y una estrategia coherente en las políticas de convivencia multicultural todas estas iniciativas terminan en una dispersión de cientos de proyectos de poca eficacia y un uso poco efectivo de los recursos públicos.

A pesar de que han pasado 18 años, el problema de la selección de los residuos, los ruidos molestos en las viviendas municipales de alta concentración de extranjeros, el abandono escolar, los retrasos de los pagos de las tasas municipales y cuotas del seguro nacional de salud, etc, son los “eternos temas” que siguen hasta hoy día. Llámese políticas de internacionalización de los municipios o de convivencia multicultural, si tomamos en consideración todo lo que se ha hecho no son muchos los resultados obtenidos. Si bien los funcionarios suelen decir que estas ayudas públicas son para que los extranjeros puedan vivir por sí solos de manera más independiente, la realidad demuestra que a veces crean más dependencia sobre esas ayudas y solo beneficia a los organismos públicos y entidades civiles que dependen de esos subsidios municipales.

El Consejo que representa a las Ciudades de Alta Concentración de Extranjeros

A medida que han ido aumentando los trabajadores nikkei de América Latina los mismos municipios han formado un Consejo de Ciudades de Alta Concentración de Extranjeros (gaikokujin shuju toshi kaigi)7, cuya primera reunión se hizo en mayo del 2001 en la ciudad de Hamamatsu, prefectura de Shizuoka (aquí viven casi 20.000 brasileños). Luego se sumaron otras ciudades y hoy totalizan 26. La presidencia y el secretariado rotan cada año y en cada reunión se presentan informes y se discuten algunas propuestas. También se suele invitar a altos funcionarios de los Ministerios competentes y de la Agrupación de Grupos Económicos del Japón-Keindanren. La reunión del año 2008, cuya presidencia está en manos de la ciudad de Minokamo (Gifu), se hizo en Tokio para dar mayor impacto y exposición mediática ante el gobierno nacional.

Consejo de Ciudades de Alta Concentración de Extranjeros Auspiciado por el Municipio de Minokamo-Gifu, realizado en Tokio. (Foto: J. Alberto Matsumoto)

He podido presenciar en varias ocasiones estas reuniones y la impresión es que es una reunión de municipios de alta concentración de brasileños, pues los 26 municipios tienen como primera comunidad extranjera la brasileña con 128.000 registrados, casi el 40% del total. En segundo y tercer lugar están la coreana, la china, la filipina y la peruana, respectivamente, según la ciudad del que se trate. Los peruanos registrados en estos municipios ocupan apenas la décima parte de la población total en Japón8.

El Consejo señala entre otras cosas que por el empleo precario e indirecto es necesario un sistema donde el seguro de salud esté separado del aporte jubilatorio; sin embargo, el sistema jubilatorio de Japón a pesar de todo sigue siendo mucho más confiable que los sistemas de los países donde son oriundos estos extranjeros y siguen dando una total protección para aquellos que quedan inhabilitados por alguna lesión o enfermedad. El argumento de muchos extranjeros que dicen: “no quiero aportar porque me regreso en unos años, porque es caro y merma mi salario”, no es una excusa valedera9, pues tienen la obligación de asumir estos costos si desean trabajar dentro de la ley y no en negro que implica la desprotección total.

Hay que aclarar que no todos los extranjeros están pidiendo este tipo de medidas pues son conscientes de que en cualquier parte del mundo tienen esta obligación.

El otro tema es el alto índice de desescolarización de los niños y adolescentes brasileños10. En las peticiones del Consejo figura que es necesario más maestros o personal de apoyo bilingue en las escuelas e incluso asistencia para el mantenimiento del idioma materno, el portugués. Dentro de este contexto, se ha desregulado algunas condiciones para el reconocimiento como “escuelas varias” de los establecimientos educativos privados que podrían gozar de subsidio público y a la vez han proliferado las escuelas brasileñas, cuyo nivel escolar, el nivel de los docentes y la capacidad de manejo administrativo, salvo contadas excepciones, es bajo. Se dice que existen cerca de 100 escuelas de las cuales casi la mitad cuentan con el reconocimiento del Ministerio de Educación de Brasil, pero no con el apoyo financiero ni la cobertura de capacitación docente. Los expertos señalan que están muy lejos de llegar siquiera al nivel mínimo de educación obligatoria que tienen en ese país.

Algunas de las propuestas y requerimientos al Estado donde especifica la necesidad de un programa de japonés práctico para los trabajadores. (Foto: J. Alberto Matsumoto)

Esta situación se ha dado por las indefiniciones del gobierno de Japón en no incluír legalmente a los extranjeros a la educación obligatoria como debe ser y lo es en la mayoría de los países del mundo11. Lo incomprensible es que algunos municipios e instituciones admiten a estas escuelas como una alternativa de la enseñanza formal, cuando son conscientes de las enormes limitaciones que tienen estos establecimientos. Si se tratare de una escuela para mantener el idioma de los padres por iniciativa y por cuenta de los mismos y como un complemento de la educación obligatoria nadie pondría objeciones, pero que las mismas autoridades japonesas consideren este tema como parte de la agenda es una tergiversación de la política de convivencia multicultural12.

Los japoneses que emigraron a los países de América Latina también han construído escuelas para enseñar el japonés, a fin de transmitir la lengua y la cultura, pero en ningún momento tuvieron la insensatez de solicitar ayuda económica a las autoridades locales con el pretexto de mantener esas instalaciones. En México como en la Argentina existen escuelas autorizadas bilingües en castellano y japonés, pero en ambos casos han pasado las severas exigencias para ser admitidas como escuela formal13.

El otro punto a aclarar es que este Consejo de Ciudades no cubre todos los municipios donde habitan un importante número de extranjeros, pues no está ni la ciudad de Kawasaki, Yokohama, Fujisawa, Yamato, Aikawa, ni las prefecturas de Chiba, Saitama y Tokio. Estos distritos no participan de este “show político” y brindan todos sus esfuerzos en ir resolviendo lo que es viable con un perfil más bajo y realista.

El concepto de convivencia multicultural suele dar una imagen de que todo lo que hay dentro de ella es “lo correcto y lo adecuado”, pero cuando se parten de premisas y diagnósticos equivocados puede provocar un relajamiento de las obligaciones y esfuerzos que los extranjeros deben realizar para integrarse a una sociedad, y eso es lo que está pasando en una sociedad donde muchas de las cuestiones básicas están organizadas y sistematizadas y que lo único que debe realizar el migrante extranjero es comprenderlo y cumplirlo. No hay que inventar un sistema nuevo. Los extranjeros pueden pedir ajustes o correcciones pero no un cambio de sistema.

En abril del 2008 cuando el ministro Corvacho asumió la cartera de Trabajo y Migración de España en la segunda administración de Zapatero señaló de modo anecdótico que las reglas no los pone el último que se ha empadronado, haciendo hincapié en la importancia que el extranjero que llega debe hacer también un importante esfuerzo en comprender el idioma, la cultura y las normas españolas14.

Anotaciones:
1. Web del Consejo de Extranjeros de Kawasaki
http://www.city.kawasaki.jp/25/25zinken/home/gaikoku/kaigi/index.htm

2. Web del Consejo de Extranjeros de Kanagawa
http://www.pref.kanagawa.jp/osirase/kokusai/seisaku/gaikokuseki/gaikokuseki-index.htm

3. Web de MIC Kanagawa “Tagengo shakai Resource Kanagawa”.
http://www.clair.or.jp/j/forum/forum/closeup/178_1/index.html
http://mickanagawa.web.fc2.com/top_page.html

4. Web de Centro de Asistencia para Viviendas “Kanagawa Sumai Support Center”
http://www.sumasen.com/

5. Algunos de los Consejos de Extranjeros dentro de Japón (web del prof. Keizo Yamawaki-Meiji Daigaku)
http://www.kisc.meiji.ac.jp/~yamawaki/kyosei/gaikokujinkaigi.htm

6. Muchos miembros de nacionalidad china y coreana son miembros de comisiones asesoras relacionadas al turismo internacional y demás asuntos de orden internacional. Quien escribe ha estado desde el 2001 en la Comisión de Políticas de Viviendas de Kanagawa y en el de Internacionalización de la Ciudad de Yokohama.

7. Consejo de Ciudades de Alta Concentración de Extranjeros
http://homepage2.nifty.com/shujutoshi/
http://www.city.hamamatsu.shizuoka.jp/admin/policy/kokusai/conferenceindex.html

8. Los brasileños en Japón son unos 320.000, según datos de diciembre de 2007, pero en las 26 ciudades que forman el Consejo totalizan unos 128.167. Y en el caso de los peruanos, de los casi 60.000 apenas contabilizan unos 5.924 en esas ciudades.

9. En muchos países de América Latina, tanto dentro de la región como con España e Italia existen convenios de seguridad social para que el aporte jubilatorio en un país tenga validez en el otro.
En Japón existe un sistema de reintegro de la jubilación solo para extranjeros que contempla un máximo de 36 meses. El gobierno ha sentado su posición de que no es adecuado ampliar este margen porque eso socavaría la esencia del sistema jubilatorio de Japón.

10. Desde luego que hay niños desescolarizados de nacionalidad peruana o filipina, pero son casos esporádicos, pues casi todos concurren a las escuelas japonesas. En ningún municipio se ha mencionado que estos colectivos son un “problema en la educación”. En el caso de los brasileños muestran índices alarmantes de no concurrencia que en promedio es del 20% al 30% en la primaria, más del 40% en la secundaria básica y mucho más alto en la secundaria superior. Apenas el 10% estaría terminando la secundaria superior.

11. Notas del autor sobre la enseñanza del japonés de los nikkei en America Latina y del japonés en Japón.
http://www.ideamatsu.com/nihongo/nikeijin/1100-4-1.htm

- Hay que obligar la educación obligatoria -Musashi Nº51, 2006, abril
http://www.ideamatsu.com/nihongo/nikeijin/1100-1-25.htm (en japonés)
http://www.ideamatsu.com/educacion/200-6-5.htm (en castellano)
- Otros artículos referidos a los nikkei:
http://www.ideamatsu.com/nihongo/nikeijin/indice-nikkeijin.htm (en japonés)?
http://www.ideamatsu.com/educacion/edu-indice.htm (en castellano)
- Museo Nacional de los Nikkei de los Estados Unidos-Programa Discover Nikkei. Notas del autor:?
http://www.discovernikkei.org/forum/ja/taxonomy/term/98 (en japonés)?
http://www.discovernikkei.org/forum/es/taxonomy/term/99 (en castellano)

12. Es indiscutible la importancia de respetar la lengua y la cultura de los extranjeros, pero eso no significa ni justifica que un municipio tenga que asistir, directa o indirectamente (vía subsidios a Asociaciones de Intercambio Internacional y otras entidades), la enseñanza de una lengua extranjera de un determinado colectivo. Ambos objetivos son importantes pero el sector público lo que debe hacer es garantizar la educación obligatoria. En Perú como en Brasil eso es lo más normal y siquiera es motivo de discusión. Las escuelas japonesas o coreanas son de administración totalmente privada sin que interfiera la educación pública local. Aquí en Japón, la inmensa mayoría de peruanos y brasileños en ningún momento ha exigido que se destine dinero público a la enseñanza del castellano o del portugués.

13. Es posible que las autoridades locales hayan ofrecido algunas facilidades pero bajo ningún punto de vista ha destinado recursos fiscales a estas escuelas de la comunidad ni las ha exigido.

14. Cuando asume el cargo declara que: "El fenómeno de la inmigración se coloca en una escalera, se coloca en un barrio y se coloca en una ciudad, pero mi opinión es que ni la escalera, ni la ciudad, ni el barrio, pueden funcionar nunca con la norma del último que se empadrona".

© Alberto J. Matsumoto

Sobre esta serie

El licenciado Alberto Matsumoto encara las distintas facetas del Nikkei en Japón. Desde la política migratoria sobre la inserción al mercado laboral del inmigrante hasta su inculturación a las costumbres y lenguaje japonés a través de la educación primaria y superior. Analiza la vivencia interna del Nikkei latino con su país de origen, su identidad y su convivencia cultural personal y social en un contexto cambiante de globalización.