Elija un idioma principal para aprovechar al máximo nuestras páginas de la sección Artículos:
English 日本語 Español Português

Hemos realizado muchas mejoras en las páginas de la sección Artículos. ¡Por favor, envíe sus comentarios a editor@DiscoverNikkei.org!

COPANI & KNT (2007)

La era de la innovación: canalizando la sabiduría nikkei -- Parte 2

>> Parte 1

2. La sociedad nikkei avanza de manera diversificada en medio de la globalización

Con respecto a esta comunidad nikkei, me da la impresión de que recientemente en Japón está empezando a producirse un nuevo ímpetu hacia la reestructuración de la sociedad nikkei en el exterior a partir de un nuevo punto de vista. Antes se apreciaba una tendencia a considerar al “nikkei” como un “emigrante”, pero, a partir de la década de 1990, creo que se ha empezado a ver una imagen de ciudadanos nikkeis residentes en Japón, que han venido a este país para trabajar.

Este año me han enviado a mi oficina dos libros que exponen teorías sobre la sociedad nikkei en el exterior. Uno de ellos se titula: “Norteamérica, Sudamérica y Japón en la era global”, mientras que el otro “La sociedad nikkei de América del Norte y del Sur”. A estas obras las precedió la publicación el año pasado de “Los ciudadanos nikkeis y la globalización”, y, en 2002, la “Enciclopedia de los ciudadanos nikkei en el continente americano”. Estos dos últimos libros han sido traducidos al inglés bajo los títulos Encyclopedia of Japanese Descendents in the Americas y New Worlds, New Lives: Globalization and People of Japanese Descent in the Americas and from Latin America in Japan como parte de un programa de estudio, realizado principalmente por investigadores nikkeis en los Estados Unidos.

Al leerlos, la primera impresión que me he llevado es que, a pesar de hablar de ciudadanos nikkeis en el exterior, hay una variedad que supera lo imaginable. Según dice Harumi Befu, autor de New Worlds, New Lives , los “ciudadanos nikkeis” se dividen por lo menos en ocho categorías, dependiendo de factores tales como la época en que realizaron su travesía oceánica, su lugar de destino, etc. Normalmente, para nosotros no solamente surge en la mente la imagen de los emigrantes antes y después de la guerra, así como la de sus hijos y nietos, sino que también se incluye a las personas japonesas que se casan con extranjeros, los empleados de empresas japonesas que al jubilarse deciden quedarse junto con sus familias en el lugar al que estuvieron destinados, etc.

Si nos situamos en un campo de visión que no solo abarque el “eje temporal” vertical, constituido por las generaciones denominadas yonsei, gosei y rokusei, sino que también contemple el “plano” que se extiende de forma horizontal, es decir, los japoneses que por diversas razones se trasladaron a vivir al exterior, incluyendo a los hijos que han procreado, entonces podremos decir sin temor a equivocarnos que la sociedad nikkei en el exterior es muchísimo mayor en número que los aproximadamente 2.600.000 personas que calcula el Ministerio de Relaciones Exteriores de Japón. Además, es probable que continúe habiendo transformaciones en lo que respecta a la “calidad” del “plano”, que sigue expandiéndose. Si los japoneses continúan considerando a la sociedad nikkei en el exterior desde dos puntos de vista: “emigrantes” y “trabajadores en Japón” (los elementos de ambos son extremadamente importantes desde el punto de vista constitutivo), no puedo dejar de sentir otra cosa que el temor de que se malinterprete la razón de ser de los ciudadanos nikkeis.

A continuación cito las palabras de los tres editores de New Worlds, New Lives , que probablemente se encuentren presentes en este evento.

    “La identidad de los ciudadanos nikkeis no es la de una existencia solitaria. Todos los ciudadanos nikkei poseen una identidad que abarca múltiples estratos. Del mismo modo, su identidad es fluctuante, temporal (…) su postura se sitúa en una situación de reajuste con respecto a las condiciones nacionales o internacionales (…) el concepto de ‘ciudadano nikkei’ se caracteriza por su flexibilidad y su moderación en cuanto a sus líneas de demarcación”.

Además, desde las décadas de 1980 y 1990, se aprecia entre los ciudadanos nikkeis una “identidad híbrida”, que está cobrando mayor ímpetu por la globalización.

En este siglo XXI, al que se denomina como la era de globalización, la identidad de los ciudadanos nikkeis en el exterior ¿se está fortaleciendo o se está atenuando? Ambos casos registran un porcentaje que abarca aproximadamente la mitad, según concluye un estudio de casos realizado por 18 investigadores en siete países de América del Norte y del Sur que participaron en el International Nikkei Research Project basado en la publicación de New Worlds, New Lives . Eso significa que “alrededor de la mitad de los investigadores hacen hincapié en la cohesión, mientras que la otra mitad denuncia un claro bloqueo morfogenético, o bien, una situación que lleva a percibir un bloqueo morfogenético”.

¿No sería apropiado decir que, probablemente, la sociedad nikkei en el exterior de hoy en día posee estos dos aspectos? Según los editores de New Worlds, New Lives , la importancia de los “vínculos entre generaciones” y la “formación comunitaria” es un factor que estimula la regeneración de la identidad del ciudadano nikkei. Se puede decir que también se adaptan a esta línea las resoluciones (que resumí hace unos momentos) de la 47ª Convención, celebrada el año pasado.
Deseo indicar que a los dos aspectos señalados como factores de estímulo en la identidad del ciudadano nikkei: “el vínculo entre generaciones” y la “formación de la comunidad”, yo le agregaría un aspecto adicional, que, por cierto, es el título de mi discurso de hoy y se trata de la “canalización de la sabiduría” entre la sociedad nikkei y Japón, así como entre los miembros de dicha sociedad.

3. La “estrategia de innovación” de Japón y la presencia de los ciudadanos nikkeis

Como todos ustedes deben saber, en septiembre del año pasado empezó a gobernar en Japón el gabinete del primer ministro Abe. El ex primer ministro Koizumi puso en marcha una serie de objetivos valerosos, destruyendo las viejas estructuras y las ideas conservadoras ya obsoletas en esta era de la globalización. Ahora, la tarea de la administración Abe es crear el nuevo sistema que necesita el Japón del siglo XXI.
Uno de ellos es la “Estrategia de innovación 25”, cuyo objetivo se sitúa en el año 2025.
Es probable que para las personas nikkeis no sea necesario este comentario, pero la palabra innovación es una declinación procedente del latín “innovare”, es decir, el término “novare” situado dentro de “in”. Este término se podría traducir al japonés como “kakushin”, “shinkijuku”, “shinketsugo ”, etc. Es un término conocido por la aplicación que le dio el economista estadounidense nacido en Austria, Joseph A. Schumpeter, para explicar el patrón de conducta de los empresarios que se formaron en el nuevo ámbito económico de principios del siglo pasado.

En Japón avanza a ritmo acelerado el descenso de la población y el envejecimiento de la sociedad. Del mismo modo, las sociedades que poseen conocimientos, las sociedades en red y la globalización avanzan con un entusiasmo inaudito. Por otro lado, se están acumulando los problemas a escala mundial, como la explosión demográfica, el calentamiento del planeta, el cambio climático, la degradación del medio ambiente, la expansión de la disparidad entre el norte y el sur, etc. El régimen del primer ministro Abe opina que la “innovación” es una de las pautas para encontrar una solución a esta situación, ya comparable a un callejón sin salida.

Estas son las palabras que pronunció el primer ministro Abe:

    “La ‘innovación’ a que yo me refiero no se limita tan solo a la innovación tecnológica, sino que busca, mediante un enfoque diferente al que ha habido hasta ahora, la obtención de resultados revolucionarios y progresistas en un amplio sistema social y en la vida de la ciudadanía, etc., en el que se incluyan nuevas ideas y mecanismos, así como planes comerciales”.

Un mes después de la formación del gabinete del primer ministro Abe, se hicieron las gestiones para formar el “Consejo para la estrategia de la innovación”.

El “Informe provisional sobre Innovación 25 ” fue hecho público en febrero de este año por Kiyoshi Kurokawa, presidente del “Consejo para la estrategia” y catedrático del Instituto Nacional de Graduados para Estudios Políticos. En este documento se señalan los siguientes problemas de la sociedad japonesa en medio de la globalización:

    “Si se refuerza demasiado a la tradicional estructura mental y social vertical japonesa, ésta entraría en conflicto con los valores de esta era de globalización que ha generado unas relaciones humanas sin desnivel más allá de las fronteras, y me temo que la posibilidad de actuar en desventaja es más bien alta. En el sistema de promoción por edad de la sociedad vertical tradicional, las estructuras sociales y empresariales con bajo nivel de liquidez horizontal pueden llegar a ser factores de debilitamiento de la competencia, ya que se corre el riesgo de caer en una cultura que tema al fracaso y lo oculte, así como en un ambiente de investigación abierto y de competencia amigable, y en una falta de claridad en las decisiones y las responsabilidades para las actividades comerciales arriesgadas. En otras palabras, la sociedad vertical reduce la posibilidad de la innovación, es decir, la posibilidad de una destrucción creativa”.

Ante estas indicaciones, pienso que es probable que todas las personas presentes en esta Convención lleguen a mencionar que recuerdan haber tenido hasta ahora sus propias ideas con respecto a Japón.

El profesor Kurokawa hace referencia a las condiciones que despiertan la innovación, preguntándose si éstas residen en “¿la posibilidad de hacer frente a las diversas combinaciones, sin importar las fronteras ni las nacionalidades? O bien, ¿hay ese tipo de redes humanas y relaciones comerciales?” y hace hincapié en que “al aumentar la posibilidad de entrar cotidianamente en contacto con una gran variedad de recursos humanos, de aptitudes y de genialidades, la manera de pensar y los objetivos de los jóvenes japoneses se enfocarán hacia el amplio mundo y serán capaces de reconocer las diversas culturas y habilidades, con lo cual aumentará la posibilidad de que florezca un gran número de talentos apropiados para la era de la globalización. Así se formará una red humana integrada por individuos de todo el mundo. Aumentar aún más el número de esta clase de personas innovadoras será, sin duda, un recurso inapreciable y la fuente del ímpetu de Japón”.

Estarán de acuerdo conmigo en que este patrón de conducta es precisamente el que han experimentado día con día todos los ciudadanos nikkeis.

En el Consejo de la Estrategia, la política básica de fomento a la innovación está integrada por la promoción de la “innovación científica y tecnológica”, la “innovación social” y la “innovación de los recursos humanos”.

Debido a que estamos cortos de tiempo, pienso “concluir” mi ponencia presentándoles el contenido de “la mentalización de todos y cada uno de los ciudadanos” esbozada por el Consejo de Estrategia en relación con la “innovación de los recursos humanos”.

    ? De la “filosofía organizativa” a la “filosofía de la práctica de las capacidades individuales”.
    ? De la “competencia introvertida” a la “competencia y la cooperación con el mundo”.
    ? De la “filosofía individualista” a la “filosofía de la apertura y la participación”.
    ? De “una sociedad que no tolera los errores” a “una sociedad que aprende de sus errores”.
    ? De una “cultura recelosa y precavida” a una “cultura que da importancia a la rapidez”.
    ? De la “reunión de personas que poseen los mismos valores” al “aumento de los encuentros con opiniones diferentes y las oportunidades de fusionar ideas”.

Conclusión

Me pregunto si los japoneses podrán lograr esta clase de cambios en un corto período de tiempo. Es probable que haya personas que se muestren escépticas a este respecto. Incluso a mí, como profesor universitario que se mantiene en contacto día a día con la juventud, me da la impresión de que se trata de un tema extremadamente desafiante.

Aparte de la conclusión, lo importante es que las personas que hacen la política en Japón se adentren en estos temas y den inicio a los debates en torno a ellos. Además, quiero hacer hincapié en que se trata de algo que está muy relacionado con el modelo humano independiente de los emigrantes y los ciudadanos nikkeis, que crearon su propio entorno rodeados por culturas ajenas y etnicidades diferentes.

Como mencioné al principio de mi ponencia, los ciudadanos nikkeis del exterior han canalizado la etnicidad nikkei denominada Japonês, Japonés, Japanese, con la sabiduría cultivada en los países que los acogieron, y ello ha llegado a ser un estímulo para la innovación mutua con Japón y con la sociedad nikkei.

Aunque no pienso que sea necesario emitir muchas palabras, es probable que la fuerza de Japón como país manufacturero logre fluir a través de ese mismo caudal.
En esta Convención, celebrada en Sao Paulo, justo en las antípodas de Japón en este planeta, quisiera poner el punto final a esta ponencia, expresando mi deseo de que se llegue a vislumbrar la posibilidad de crear una estructura que canalice esta clase de “sabiduría”.

Muchas gracias por su amable atención.

© 2007 Kotaro Horisaka

community COPANI copani 2007

Sobre esta serie

Esta es una serie de informes y reportes de la Convención Conjunta de la COPANI (Convención Panamericana Nikkei) y la KNK (Kaigai Nikkeijin Taikai) realizada entre los días 18 al 21 de julio en San Pablo, Brazil.