Elija un idioma principal para aprovechar al máximo nuestras páginas de la sección Artículos:
English 日本語 Español Português

Hemos realizado muchas mejoras en las páginas de la sección Artículos. ¡Por favor, envíe sus comentarios a editor@DiscoverNikkei.org!

COPANI & KNT (2007)

La era de la innovación: canalizando la sabiduría nikkei - Parte 1

48ª Convención de Nikkeis y Japoneses en el Exterior y 14ª Convención Panamericana Nikkei
“Volviendo a las raíces de la sociedad nikkei en el exterior con el fin de buscar el desarrollo y el papel que ésta ha cumplido”

Introducción

Gracias por la presentación, soy Kotaro Horisaka, profesor de la Facultad de Lenguas Extranjeras de la Universidad Sofía. Desde junio del año pasado ejerzo el cargo de director ejecutivo de la Asociación Kaigai Nikkeijin Kyokai.

Mi especialidad es la política económica de América Latina, principalmente la de Brasil. Debido a que he estado estudiando la región latinoamericana, he tenido siempre un vivo interés en los hechos relacionados con los emigrantes, los ciudadanos nikkeis y los trabajadores nikkeis en Japón. Sin embargo, como no soy un experto en este tema, debo admitir que sentí ciertas reservas cuando me presentaron como “director ejecutivo”. Aunque, si lo pensamos bien, el mundo tiende hacia la unificación a un ritmo vertiginoso, no solo en los aspectos de la información y las finanzas, sino también en lo que se refiere a los desplazamientos humanos y culturales que eso conlleva. Es decir, en las actuales circunstancias, en que se aprecia una notable tendencia a la globalización, me he puesto a reflexionar en la posibilidad de que también se hayan estado produciendo cambios en la manera de ser de los nikkeis. Deseo poner a mis conocimientos a disposición de todos ustedes, esperando que sean de alguna utilidad.

La presente Convención Conjunta es el resultado de un pacto con la Asociación Panamericana Nikkei. Se puede decir que esta organización, fundada en 1981 principalmente con el fin de ayudar a las personas nisei del continente americano, refleja a la perfección la transformación que ha estado ocurriendo y en la que también se han visto inmersos los ciudadanos nikkeis. Esta es la segunda ocasión en que la Asociación Kaigai Nikkeijin Kyokai celebra su Convención fuera del territorio japonés: la primera fue, de hecho, hace 39 años, y se trató de la 9ª Convención, celebrada en mayo de 1968 en Hawai para conmemorar el Centenario de la Emigración Japonesa a Hawai. Estoy convencido de que el mensaje que transmitirá esta Convención Conjunta tendrá una enorme trascendencia no solo para Japón, sino también para todo el mundo.

Teniendo en mente esta idea, el título que he puesto a mi conferencia inaugural es: “La era de la innovación: canalizando la sabiduría nikkei”. La palabra sabiduría, que en japonés se dice “Chi ”, significa en inglés “wisdom ” y en portugués “sabedoria ”. Los ciudadanos nikkei constituyeron un “lazo de unión” que ha vinculado a lo largo de muchos años a Japón con el exterior. Como es natural, ese papel se mantiene, por supuesto, en vigencia. No obstante, éste no se limita a tales ámbitos, ya que nos encontramos en una era de innovación a escala mundial en la que se requiere de la sagacidad de los seres humanos. Ahí surge mi pregunta: La “sabiduría” cultivada en Japón y en los países de asentamiento, que se canaliza a través de una etnicidad nikkei definida por los términos Japonês , Japonés y Japanese , ¿no podría convertirse en un canal de flujo mutuo? Ése es el tema que deseo plantear en esta conferencia.

Me da la impresión de que en el tema general de esta Convención: “Volviendo a las raíces de la sociedad nikkei en el exterior”, está surgiendo la imagen de los emigrantes, que se abrieron camino por su propio esfuerzo en un mundo desconocido, como modelo del género humano.

La Convención de Nikkeis y Japoneses : un espejo en el que se refleja la historia

Al estar preparando mi discurso inaugural, reflexioné nuevamente en la historia de las Convenciones de Nikkei y Japoneses en el Exterior. Si hacemos un recuento sobre el número de años transcurridos, en esta 48ª Convención podremos apreciar que ha pasado exactamente medio siglo desde la 1ª Convención, inaugurada en mayo de 1957. Debido a que las primeras dos convenciones no se realizaron en forma anual, surgió una diferencia entre la cantidad de celebraciones y el número de años. Digamos que la huella dejada por las convenciones ha sido, precisamente, el espejo en el que se ha reflejado la historia de los ciudadanos nikkeis durante estos 50 años.

La 1ª Convención se celebró bajo el título: “Conmemoración de la admisión en la ONU: Convención de la amistad de los ciudadanos nikkei en el exterior”. Fue una época que marcó un hito en la historia, ya que habían transcurrido seis años desde la firma del Tratado de Paz y en 1956, un año antes, Japón había sido admitido como miembro de las Naciones Unidas después de recuperarse de su derrota en la Segunda Guerra Mundial y tras haberse reintegrado a la comunidad internacional. Perdónenme si narro mis recuerdos personales, pero esta época corresponde precisamente con la de los pasos iniciales que di por primera vez al abordar el barco de la emigración a Brasil a raíz del nombramiento de mi padre a un trabajo. El motivo para la celebración de la 1ª Convención fue que los ciudadanos nikkeis de América del Sur y del Norte, quienes tendieron una cálida mano a Japón para ayudarle a paliar los efectos devastadores de la guerra, incluyeron su ayuda en los “Productos LARA”, es decir, los artículos de asistencia que inmediatamente después del fin de la guerra proporcionó la organización de ayuda para Asia “Licenced Agency for Relief in Asia”, integrada por agrupaciones cristianas estadounidenses, sindicatos laborales y otros grupos.

Es justo elogiar el esfuerzo que realizaron numerosos parlamentarios para lograr que la Convención se materializara. En la ceremonia de inauguración se pudieron ver los rostros de los presidentes de ambas cámaras del Parlamento, los principales ministros del gabinete gubernamental, legisladores, gobernadores y representantes del ámbito económico. Es probable que para Japón, que se había convertido en un “huérfano del mundo” a causa de la guerra, la presencia de los ciudadanos nikkeis en el exterior haya sido, por decirlo así, un gran apoyo moral, y no es difícil imaginarse la influencia que ejerció este hecho.

Por supuesto, parece ser que Japón no solo actuó movido por el agradecimiento, sino que también tenía en mente una idea más urgente, y era la de obtener la colaboración de los ciudadanos nikkeis para los planes políticos de restablecer la emigración como una válvula de escape al exceso de población, así como para expandir el comercio internacional y promover el flujo de turistas. La emigración posterior a la guerra se inició en 1952.

La falta de tiempo me impide explicar en detalle cómo fue cada una de las Convenciones, pero, como un dato, podría decir que el número total de ciudadanos nikkeis que han participado en ellas ascendía a 17.247 hasta la 47ª Convención, celebrada el año pasado. En esta cifra no están incluidos los participantes japoneses residentes en Japón. ¿17.247 personas son muchas o pocas? Eso es algo que prefiero dejar a juicio de todas las personas presentes en esta Convención.

Dentro de este número sí están incluidos los estudiantes que se encontraban asistiendo a cursos en Japón y las personas que participaron en repetidas ocasiones. El año en que menos participantes hubo fue durante la 47ª Convención, en 2003, con 130 personas, y el año más numeroso fue 1970, cuando se consiguió reunir en Japón a 1.012 ciudadanos nikkeis. Tampoco se puede soslayar, de ninguna manera, el significado que ha tenido la reiteración de intercambios de opiniones. Con respecto a los países participantes, en el año menos numeroso fueron cinco (esto ocurrió en la Convención de Hawai, la primera que se celebró fuera de Japón), mientras que el más numeroso fue en 2001, con la participación de 21 países. En cuanto al índice de participación en cada Convención, éste ha sido, en promedio, de 367 ciudadanos nikkeis procedentes de 12,8 países, excluyendo a Japón.

Con el transcurrir del tiempo he llegado a percibir los tres puntos que expongo a continuación:

El primero es que, a partir de 1999, año en que se empezó a anunciar la llegada del nuevo siglo, la cantidad de participantes nikkeis en las Convenciones se ha estado reduciendo de manera considerable. Pero, por otro lado, el número de países participantes ha aumentado. El número promedio de participantes en ocho convenciones, es decir, entre la 40ª y la 47ª fue de 206. Es decir, la cifra se sitúa muy cerca de la mitad de la participación promedio que hubo hasta la 40ª Convención. Por otra parte, el número promedio de países participantes fue de 17,3, lo que representa un aumento de 50% con respecto al promedio de participación de países hasta la 40ª Convención. Podríamos decir que la influencia de la situación internacional, y la de Japón, así como las condiciones económicas tanto de Japón como de los países participantes se puede apreciar en cada año en que se celebraron las Convenciones. Creo que en estas cifras se están viendo reflejados dos factores: el “cambio generacional” de la comunidad nikkei por un lado, y la expansión local de la comunidad nikkei por el otro.

El segundo factor que deseo mencionar es la evaluación del papel que cumple en Japón la Asociación Kaigai Nikkeijin Kyokai, el organismo que se encarga de coordinar la Convención de Nikkeis y Japoneses en el Exterior. En la historia transcurrida en los últimos 50 años, esta Asociación ha reafirmado su posición como una “ventana” de Japón para los ciudadanos nikkeis en el exterior. Sin embargo, por otra parte, no solo han ejercido su influencia los cambios que han ocurrido en la situación internacional y en la comunidad Nikkei en el exterior desde la década de 1990, sino que la Asociación también se ha visto afectada por la reforma administrativa de Japón y actualmente se encuentra en un proceso de búsqueda a tientas de un nuevo papel que cumplir.

La Convención de Ciudadanos Nikkei en el Exterior empezó a organizarse cada año a partir de la 3ª Convención, en 1962. A partir de la 5ª Convención, en 1964, se le unió la “Asociación de Gobernadores Prefecturales” y los presidentes de la Asociación de Gobernadores Prefecturales empezaron a ejercer cargos como los principales presidentes de la Asociación. Desde la 6ª Convención, en 1965, nos han honrado con su participación los miembros de la familia imperial, y en la 40ª Convención, en 1999, pudimos contar con la presencia de Sus Majestades el Emperador y la Emperatriz de Japón. Recuerdo que por enésima vez salió a relucir el deseo de los ciudadanos Nikkei de establecer en Tokio un “Centro de Nikkeis y Japoneses en el Exterior”, cuyo papel sería servir como un lugar para el intercambio.

Por otra parte, el ambiente que ha influido sobre la Asociación ha cambiado considerablemente desde alrededor de 1990, cuando un gran número de ciudadanos nikkeis procedentes de los países de América del Sur, principalmente de Brasil, empezaron a llegar a Japón con el propósito de trabajar. En medio de la prolongada depresión a la que se ha dado en calificar como “la década perdida ”, las empresas y el Gobierno se vieron obligados a poner en marcha reformas estructurales y llegó a su fin la continua actitud de ayuda que se había mantenido hasta entonces, durante el proceso de crecimiento.

Por otra parte, después del fin de la migración masiva, la Agencia de Cooperación Internacional del Japón (JICA), una organización que apoyó durante muchos años a los emigrantes, decidió encargar numerosos proyectos a nuestra Asociación, que se especializa en asuntos relacionados con los ciudadanos nikkeis en el exterior. Actualmente, la Asociación cuenta con 20 proyectos encargados por JICA, entre los cuales se encuentra la gestión del “Museo Japonés de la Emigración ”, así como otros. Lamentablemente, en 1999 tuvo que ser disuelta la “Federación Japonesa de Asociaciones de Familias Emigrantes ”, pero eso es también un reflejo del transcurso de los tiempos. Por otra parte, en 1991 fue fundado el “Centro de Asesoramiento para Nikkei”, que ofrece su apoyo a los ciudadanos nikkeis trabajadores, y en 2004 se estableció el “Centro de educación del idioma japonés como cultura heredada”, mientras que en 2005 se creó el “Consejo de la Red Nikkei Internacional”.

Quiero hacer énfasis en que la Asociación, que ha cumplido un importante papel como “ventana” de Japón para los ciudadanos nikkeis en el exterior, debe continuar mostrando una razón de ser (raison d’être) que se adapte a la era de la globalización, es decir, que obtenga la comprensión no solo de todos los ciudadanos nikkeis, sino también del pueblo japonés. De no ser así, se verá en una situación en la que no podrá realizar sus actividades de manera cabal. Espero que todas las personas presentes en esta Convención nos aporten un gran cúmulo de conocimientos.

En tercer lugar, mirando el proceso de la Convención de Nikkei y Japoneses en el Exterior, ha cambiado la postura de los participantes desde la presentación de las “solicitaciones ” hasta las “resoluciones”. La Convención Nikkei, que se celebra cada año, no solo ha sido un lugar de convivencia para los ciudadanos nikkeis, sino también un lugar donde se han puesto de manifiesto los deseos con respecto a Japón. La primera vez que se aprobaron las solicitaciones fue en la 3ª Convención, en 1962. Haciendo un resumen sobre las solicitaciones de esa ocasión, éstos fueron: (1) el establecimiento de un centro para el exterior, (2) la promoción de la emigración, (3) la financiación de los emigrantes y (4) las relaciones públicas de Japón a través de las organizaciones de ciudadanos Nikkei. Con el transcurso del tiempo, se añadieron a esas solicitaciones las del apoyo a las personas en edad avanzada Issei y Nisei, el reconocimiento de los hibakusha (víctimas de las bombas atómicas)residentes en el exterior, el mejoramiento de las condiciones laborales de los trabajadores nikkeis en Japón, la consideración de los ciudadanos nikkeis de Filipinas y Corea, y la realización por parte del Gobierno de Japón, de elecciones en el exterior, entre otras solicitaciones.

Una solicitación que se ha estado debatiendo en cada Convención ha sido, en particular, el fortalecimiento de la educación en japonés: la importancia de la educación en japonés, reconocida por las generaciones siguientes a la de los sansei, está llamando la atención como una solicitación que lleva implícito el problema de la herencia de la identidad de los ciudadanos nikkeis.

A partir de la 45ª Convención, en 2004, se empezaron a adoptar las “resoluciones”, junto con las “solicitaciones”. Presentaré las cuatro principales decisiones de las seis que se tomaron en la 47ª Convención del año pasado:

    (1) Reflexionar en la historia de la emigración al exterior y en la sociedad nikkei a fin de que la sociedad nikkei en el exterior avance dinámicamente rumbo a la prosperidad y el desarrollo.

    (2) Fomentar la participación activa de las jóvenes generaciones de ciudadanos nikkeis como miembros de la sociedad nikkei, promoviendo y fortaleciendo positivamente el cambio generacional en las diversas organizaciones de la sociedad nikkei.

    (3) Hacer el máximo esfuerzo para enseñar el idioma japonés a los ciudadanos nikkeis.

    (4) Reconocer que, mediante su trabajo en Japón, los ciudadanos nikkeis han contribuido en gran medida al progreso del país, haciendo esfuerzos aún mayores para enfrentar los múltiples problemas laborales que surgen, logrando así que el trabajo sea aún más sencillo y estable.

En cuanto a las “solicitaciones ” de la 47ª Convención, éstos fueron dos: la “colaboración para la celebración del centenario de la emigración a Brasil” y las “medidas para promover la participación en elecciones en el exterior”. Si nos ponemos a pensar en que a partir de la Convención de 1995 hubo más de 10 “solicitaciones ” en cada ocasión, se podrá comprender que la postura ha cambiado de manera notoria.

Me da la impresión de que en las Convenciones se han empezado a apreciar cambios en el papel protagónico de los ciudadanos nikkeis en el exterior, ya que éstas empezaron con un formato en el que Japón era el organizador y los ciudadanos nikkeis en el exterior eran considerados como “invitados”. En el Consejo de Representantes, que se efectúa anualmente, el cargo de presidente ha empezado a ser ejercido por un ciudadano nikkei del exterior a partir de 2004 en la 45ª Convención; además, en la 46ª Convención, efectuada hace dos años, se estableció el “Consejo de la Juventud”. Pienso que esta tendencia está relacionada con la celebración de la Convención Conjunta con la Convención Panamericana Nikkei.

Se ha dado inicio a los preparativos de un nuevo presupuesto para facilitar la infusión de nueva sangre, es decir, la participación de las jóvenes generaciones nikkeis. Por eso, estoy convencido de que esta Convención va a tener un significado de dimensiones históricas.

Parte 2 >>

© 2007 Kotaro Horisaka

community COPANI copani 2007

Sobre esta serie

Esta es una serie de informes y reportes de la Convención Conjunta de la COPANI (Convención Panamericana Nikkei) y la KNK (Kaigai Nikkeijin Taikai) realizada entre los días 18 al 21 de julio en San Pablo, Brazil.