Elija un idioma principal para aprovechar al máximo nuestras páginas de la sección Artículos:
English 日本語 Español Português

Hemos realizado muchas mejoras en las páginas de la sección Artículos. ¡Por favor, envíe sus comentarios a editor@DiscoverNikkei.org!

Experiencia de vida de una nikkei paraguaya

Nací en el medio de cinco hermanos en Paraguay. Mis padres me llamaban "ojimesama (princesita)" quizás por ser la más callada, por mis afinidades a las bellas artes y por ser delicada y frágil. Razón por la cual, no tenía vos ni voto en las decisiones familiares.

Siendo ya una adolescente viví en la capital paraguaya e ingresé a un colegio de niñas, de renombrada trayectoria de la capital, y a medida que pasaba el tiempo me di cuenta que la vida es un constante desafío para lograr un espacio y ser alguien en la sociedad.

A los 21 años me casé, quizás con un hombre equivocado para muchos. Por primera vez, había elegido mi destino por mi propia convicción. Allí comenzó un verdadero desafío y aprendí a enfrentar mi vida en otro ambiente social. Una de esas tardes soleadas, mi esposo me dijo, “Algún día voy a ser Embajador y te llevaré con honor al país de tus ancestros.” Y ese día llegó, justo a los 10 años. Sentados a bordo del avión rumbo a Japón, mi esposo mirando fijamente a mis ojos me dijo: “Desde hoy, tú también eres la Embajadora del Paraguay y quiero que te comportes como tal”. Esas palabras caló hondo y siempre las tuve en cuenta. Desempeñé al lado de mi esposo, con mucha responsabilidad. Yo era como un puente de unión por llevar en mi corazón a ambos países. Entre las tareas que desarrollé, fueron:

    - Ayudé al mantenimiento de las relaciones amistosas y de mutua comprensión entre los dos países.
    - Promocioné artística y culturalmente el Paraguay por los medios de comunicación y ofrecí muchas conferencias.
    - Fundé la Asociación de Damas Nippon Latinoamericana para promocionar un mayor intercambio cultural entre el Japón y la América Latina.
    - Traté de desempeñar con altura y dignidad en todo momento estas actividades.

Ya de regreso al Paraguay ofrecí numerosas conferencias sobre arte y cultura japonesa en especial sobre Ikebana y seguí fomentando la compresión entre ambos países.

Un año después nos trasladamos a Washington D.C., EE.UU, por el nombramiento de mi esposo como Director en el Banco Interamericano de Desarrollo. Mis inquietudes hacia la expansión cultural continuaron, pues me dediqué a organizar eventos en el mismo BID (Banco Internacional de Desarrollo), como ser las exposiciones de artesanía paraguaya y la creación de la Asociación de Esposas de Directores para la promoción cultural de cada país. Integré el Consejo Directivo de distintas entidades culturales de damas. Aproveché para tomar cursos de inglés, acuarela y oratoria.

En el año 1987, estando ya en Paraguay, me di cuenta de la necesidad de relacionarme con los nikkei (descendientes de japoneses) de otros países y reuní a un grupo de nisei (descendientes de segunda generación) paraguayos y fundamos el Centro Nikkei Paraguayo. Desde esa fecha hasta el presente año, concurrí como Delegada del Paraguay a todas las Convenciones Panamericanas Nikkei - COPANI, encuentro continental donde se fomenta el intercambio y el fortalecimiento nikkei panamericano. En el año 1991 fuí electa como presidenta organizadora de la VI COPANI, en el Paraguay, se realizó con la presencia del Jefe del Estado paraguayo y unos 450 participantes. Según los comentarios de los extranjeros fue la mejor organizada de todos los tiempos.

En el año 1996 fuí designada como Presidenta de OISCA Internacional Paraguay, filial de una ONG japonesa que ayuda a las comunidades más necesitadas de diversos países. Así mismo estuve como presidenta del Centro Nikkei Paraguayo, del Consejo Nacional de Voluntariado del Paraguay con el apoyo del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo para promocionar el trabajo de voluntariado en todo el país. Actualmente sigo desempeñando el cargo de presidenta del Centro Social de Beneficencia Japonesa del Paraguay para la asistencia a los japoneses y el fomento del voluntariado, así mismo del PEN Club del Paraguay.

Por otra parte, luego de haber cumplido las tareas cotidianas de mujer esposa/ madre, decidí hacer lo que siempre quise, ingresar a la Universidad y me gradué en las siguientes carreras; Letras, Antropología Aplicada, Post Grados en: Metodología de la Investigación, Gobernabilidad y Liderazgo (España), Didáctica especial para Profesores Universitarios, Cómo enseñar Etica en las Universidades de BID/OEA y Master en Género y Desarrollo, además de muchos cursos de capacitación

En cuanto a labores profesionales fuí catedrática en la Carrera de Letras, Profesora investigadora de la Facultad de Filosofía, Profesora de postgrado en el Diplomado en Agentes de Igualdad, todas en la Universidad Nacional de Asunción. Desde este año me desempeño como Coordinadora Académica y Cultural en el Centro Paraguayo Japonés para el Desarrollo de Recursos Humanos. Soy también Miembro del Parlamento Mujer en defensa de los derechos y la participación política de la mujer.

Pertenecí durante 10 años a varios talleres de literatura, pues la redacción era para mí uno de los puntos débiles. Empecé con cuentos cortos, luego poesía “haiku”, ensayos e investigaciones. Algunos de mis libros están publicados en español, inglés y japonés. Los últimos diez años me he dedicado a temas de género e inmigraciones japonesas del Paraguay y las América. Escribí varios artículos sobre este último tema para libros y páginas Web como la de “Discover Nikkei” de la Japanese American Nacional Museum de los EE.UU. (Mis columnas en Discover Nikkei: ¿Es o no una ventaja ser Nikkei?). Vengo ofreciendo numerosas conferencias sobre este tema en las universidades e instituciones culturales del Japón, EE.UU, Paraguay y en las COPANI realizadas en el Brasil, Bolivia, Chile, Canadá, México y EE.UU.

Entre los honores recibidos quisiera compartir como mujer nikkei con la medalla dorada “Konjiki Yuihoosho” de la Cruz Roja del Japón, Mención especial de la Asociación de Damas Nippo Latinoamericana, Ikebana Internacional, Diploma de reconocimiento al Mérito de la Ministra de Relaciones Exteriores del Japón, Miembro Honorario de la Asociación Panamericana Nikkei y Embajadora de la Prefectura de Kagawa-Japón para la América de Sur.

Como mujer nikkei deseo compartir lo siguiente:

    - Cuando uno planifica una acción con buena voluntad y para el bienestar de muchos, todo sale a la perfección.
    - Solo con esfuerzo, sacrificio y tenacidad se llega a la meta.
    - El camino para ser líder/ mujer está lleno de espinas y trampas. Se debe utilizar la habilidad y la calidad humana para abrir pasos en una sociedad discriminatoria y cerrada a otras culturas.
    - La experiencia es la mejor escuela de vida y es mejor considerar el fracaso no como una derrota, sino como una lección aprendida.
    - En la variedad de conocimientos, está la riqueza del aporte.
    - Hay que buscar la excelencia en lo que uno hace.

Este milenio se considera como la era de las mujeres. Se perciben nuevas aspiraciones de las mujeres del mundo, cada una se prepara y lucha por el reconocimiento y la igualdad de los derechos entre género. Valoremos antes que nada, que somos mujeres nikkei.

© 2007 Emi Kasamatsu