Select a primary language to get the most out of our Journal pages:
English 日本語 Español Português

We have made a lot of improvements to our Journal section pages. Please send your feedback to editor@DiscoverNikkei.org!

Nikkei Chronicles #11—Itadakimasu 3! Nikkei Food, Family, and Community

El Nantu, el mochi de Uchina

Los nikkei heredamos una cultura que trajeron nuestros antepasados de Japón. Para mis abuelos, que vinieron de Okinawa con la inmigración, algunas de sus costumbres se han adecuado a nuestro país, mientras otras se han conservado al pie de la letra, pese a que en su lugar de origen ya han caído en el olvido, como si con ellos se hubiera congelado el tiempo. A veces siento que hemos crecido queriendo el lugar ideal que vieron en sus mentes.

Nosotros en Perú tenemos un pequeño emprendimiento llamado “Chawakí y algo más”, nació para preparar las ofrendas al butsudan (altar para veneración de los difuntos), además de otras comidas, para así seguir con las costumbres sobre la veneración de nuestros difuntos, además de preparar algunos platillos tradicionales. Entre los que seguimos estas costumbres, muchos las realizan como se la enseñaron, aunque en Okinawa haya variado; otros han optado por simplificar las cosas, algunas familias en sus siguientes generaciones han abandonado esta tradición por la rigidez de algunos antepasados.

La cocina es parte de la cultura, para nosotros que deseamos seguir con las tradiciones, buscamos saber un poco más de algunos alimentos que preparamos, en este caso de un dulce propio de la pequeña isla al que llamamos nantu, el mochi de Uchina.

Nuestro nantu es preparado con harina de arroz glutinoso (mochigo), se le agrega camote, azúcar, miso, ajonjolí y el colorante vegetal para darle los colores. Algunos dividen las partes, el camote que se usa en nuestro país es de color entre ocre y amarillo, y la otra parte se tiñe de rojo, algunos usan también el color verde. Antiguamente, cuando no se tenía harina de arroz, lo que hacían era moler arroz y tratar de formar la masa con agua y de esa manera reemplazarlo. Se debe amasar bastante y luego se coloca sobre las hojas de sanniba, que son la del jengibre (o kion para nosotros). De esa manera van al vapor.

Al ser un emprendimiento de comida, tenemos presencia en las redes sociales, lo cual nos ha permitido conectar y conocer a muchas personas, no solo de nuestro país. Al publicar nuestro nantu, una nikkei argentina se sorprendió de lo colorido de nuestro dulce, que en su país su comunidad no lo hacía así, incluso me comentó que tampoco en Okinawa. Al investigar me di con una sorpresa, el nantu que nosotros comemos en Perú no era igual al de Okinawa.

Buscando información, me encontré que ellos lo hacían de miso, azúcar morena y pasta de maní (jimami, que significa maní de la isla), y se cubre con ajonjolí (semillas de sésamo). También hay los que tienen el camote morado o taro (taanmu en uchinaguchi). Mientras nosotros hacemos uso de colores por medio de colorantes vegetales, los de ellos eran de un solo color, unos marrones por el miso, en otros casos morado por el uso de su camote (batata), diferente al de Perú. En Okinawa tienen una infinidad de variaciones de este dulce con el uso de mango, zapallo y fruta del dragón (pitahaya en Perú). Además de envolver todo con las hojas de sannin, mientras nosotros solo las ponemos por debajo.

Quisiera encontrar una explicación para que nuestro nantu sea diferente al que se come en Okinawa. Lo primero que se me viene a la mente es el verlo cuando era niño, aquel pastelito muy colorido que, cuando te lo llevabas a la boca, era como una goma de mascar, con dulzor acompañado de un olor diferente que le da la hoja, aunque este si te la podías comer y no solo mascarla. Dulce que participa de alguna celebración en nuestra casa, la de familiares, amigos o de algún paisano, llamando la atención por sus colores, el rojo con el ocre y a veces con verde. El color ocre es por el camote que se tiene en nuestro país y el rojo, me imagino, por ser una celebración.

La mayoría de los inmigrantes inicialmente se dedicaron a la agricultura, algunos permanecieron en el campo, en esos tiempos no había la harina de arroz glutinoso que nos trajo la modernidad. El camote no era el mismo de su lugar de origen, de ahí el color distinto, tal vez al usarse en las festividades lo complementaron con colores llamativos. La gran incógnita sería cómo es que en todos los hogares nikkei de Perú lo adoptaron de esta manera, lo que me hace suponer es que nuestra comunidad estuvo siempre centralizada y la mayoría se agrupaban en asociaciones, clubes, grupos de paisanos okinawenses, los shimanchu (del mismo pueblo en okinawense), en Lima, capital del Perú.

En algunos distritos era común ver a familias nikkeis con negocios, muy cercanos unos de otros. En esos tiempos, en el campo también sucedía que sus parcelas eran vecinas, nosotros le decimos chacra (término usado en Hispanoamérica, del quechua chakra), es por eso que muchas familias nikkei se juntaban para una celebración y tanto en el trabajo como para un acontecimiento, los paisanos, vecinos, amigos y familiares se unían para ayudarse mutuamente.

Los hombres se encargaban de adecuar el lugar que iba a albergar a todos los participantes con grandes tableros sobre caballetes para las mesas, acompañadas de largas bancas de madera. Mientras las mujeres, en la cocina, eran las encargadas de preparar toda la comida, uno de estos dulces era el nantu, usando grandes ollas con agua, al fondo unas latas de leche vacías, sobre estos azafates con todos los nantu que alcanzaban en cada tanda, para así cocinarlo al vapor. Ya desde una distancia determinada se podía sentir ese olor característico que le daba esta hoja, se dice, según la creencia en la pequeña isla de Okinawa, estos olores fuertes alejaban los malos espíritus.

En “Chawakí y algo más” el nantu es muy importante para nosotros. En el Perú, cuando se inició la pandemia, se formaron grupos en Facebook para poder comprar y vender productos, formado por nikkei y todas aquellas personas que, sin serlo, aceptaban ser parte de nuestra comunidad. De esa forma nos ayudamos mutuamente, recuerdo una persona pidiendo quién vendiera los nantu, una persona nos recomendó, en ese momento nosotros no podíamos hacerlo, no teníamos las hojas de sannin, por lo que me disculpé a nombre de nuestro emprendimiento. Lo que siguió a mi respuesta fueron varias personas que se ofrecieron a darme la hoja para que pudiéramos prepararlo, nunca pensé que otros nikkei me lo ofrecieran para nosotros beneficiarnos.

Finalmente, la persona que pedía el nantu me ofreció las hojas, incluso la planta para poder sembrarla en mi jardín. Al no tener uno, lo hicimos en una maceta, luego vinieron otras personas que también nos dieron la planta, es por eso que hoy, al verlas en casa, creciendo y aumentando, pienso que ellas representan la solidaridad nikkei en tiempos difíciles como la pandemia, por lo que creo que esta nos trajo lo mejor de cada persona y de nuestra comunidad.

 

© 2022 Roberto Oshiro Teruya

5 Stars

Nima-kai Favorites

Do you like this story? Login or register to give it a star! The stories with the most stars will be translated into our other site languages! You have to be logged in to your Nima account to vote.

community family food mochi Nantu okinawa peru uchina

About this series

Back by popular demand, our theme for the 11th edition of Nikkei Chronicles is Itadakimasu 3! Nikkei Food, Family, and Community. We invite you to submit your personal stories, essays, memoirs, academic papers, restaurant reviews, and other prose works on Nikkei food–how Nikkei use local ingredients, cooking techniques, agricultural practices, and tastes to create their own versions of Japanese food. We are particularly interested in sharing Nikkei family and community stories behind favorite recipes. 

All submissions that meet the guidelines and criteria will be published in the Discover Nikkei Journal on a rolling basis as part of the Itadakimasu 3! series. The submission deadline is Friday, September 30, 2022 at 6 p.m. PDT.  

Visit 5dn.org/itadakimasu3 for more information!

*Itadakimasu 3! Nikkei Food, Family, and Community is presented in partnership with:

     

     

 

Check out these other Nikkei Chronicles series >> 

*Logo design by Jay Horinouchi