Select a primary language to get the most out of our Journal pages:
English 日本語 Español Português

We have made a lot of improvements to our Journal section pages. Please send your feedback to editor@DiscoverNikkei.org!

sports

es

Crónicas Nikkei #9—Más Que un Juego: Deportes Nikkei

Olga Asato Hichiya: amor y gloria por el vóley

Sudamericano en Santos Brasil en 1967.

Tres de la madrugada y el timbre del reloj hacía su trabajo. Muchos hogares del país tenían la vista puesta en el televisor y lejos, muy lejos de la patria, con la blanquirroja en un rectángulo de vida que nos mostraba la fuerza y el talento de seis chicas que con el poder del juego hacían del vóley peruano la costumbre de verlas en la portada de los diarios, en los artículos deportivos, en el clamor de las tertulias, en las figuritas de un álbum, en el reporte de un flash en la TV o en el paraje olvidado de algún caserío, ahí donde el polvo es parte de la vida y la costumbre fiel de un balón que se eleva entre manos y finge tener el misterio de un deporte justo y actualizado.

Sudamericano en Uruguay en 1971. 

La colonia japonesa de la década de los sesenta hinchaba de orgullo por una chiquilla que hacía del vóley su pasión diaria. Su fuerza prometedora, su talla inalcanzable, su apellido ligado a la colectividad, el asombro de su rostro imperturbable y el sentir de miles de nikkei que clamaban en silencio (porque así éramos, tal vez por la Segunda Guerra Mundial o porque de chicos nos inculcaban a no demostrar nuestros sentimientos).

¡Pero cómo saltábamos cuando Olguita Asato entraba a la cancha y nos demostraba el porqué de su puesto en la selección peruana de vóley! Ahí, en esa élite de grandes jugadoras, con Lucha Fuentes, Pilancho Jiménez, Irma Cordero, Maruja Ostolaza, Norma Velarde, Mercedes Gonzales, Ana María Ramírez, Alicia Sánchez, Anacé Carrillo, Teresa Núñez, Maruja Ponce, Rita Pizarro, Delia Córdova, Martha Vergara, Blanca Jiménez, Aída Reina, María Cervera y Gaby Cárdenas.

Las Olimpiadas de México en 1968

Sentíamos querer más a la patria y veíamos en el rojo y blanco volar nuestras ilusiones, gritábamos cada punto ganado o defendido, veíamos que todas las sangres eran una sola. La chola, la negra, la mestiza, la blanca y la amarilla que nos regalaban un concierto de saques y estrategias, de mates y defensas, de gritos y sudores, de hurras y victorias, de lágrimas y risas, de oles y murmullos, y de instantes cuando al fin la victoria llegaba.

Cuánto de aquello fue el trabajo, el esfuerzo, el tiempo, lo alejado de la familia, el no estar con los amigos, el sentir que un baile de juventud se perdía en el rectángulo de juego. Y que todas las miradas solo eran juzgar el partido dado, la estrategia encontrada, el dolor en la pérdida, el viaje apurado y sin la familia, y aquella lesión que sería la resignación en un futuro por el esfuerzo de una juventud brillante en vivas de un país. Aquello era la muestra de todo buen deportista que llega a la cumbre divina.

Y no olvidemos al gran Akira Kato, entrenador japonés que se ganó el respeto y cariño de sus jugadoras y que en el tiempo de trabajo y dedicación les enseñó la disciplina, las técnicas, los entrenamientos, los valores y el amor a la patria y la familia.

Olga Asato Hichiya nació en el Callao. Chalaca y porteña de corazón, sin duda. Nacida para triunfar, con una infancia de cuatro hermanos varones, Carlos, Augusto, Julio y Jorge. Olguita nada tenía que hacer en el hogar con tantos varones y salía a buscar a sus amigas a plena carrera y a todas las encontraba en sus casas. Luego volvía con el mismo entusiasmo de seguir corriendo, las calles chalacas eran el entrenamiento diario para aquella voluntad que tenía en sus piernas. Amiga de los policías en cada esquina, ellos la invitaban a que cantara algo de su repertorio. Olguita no se hacía de rogar y les cantaba lo último de la radio que estaba de moda. Años más tarde, ella contaría, se le fue esa virtud de cantar en público, pero ganaríamos a una atleta que competía en los undookai del Estadio La Unión, en carreras, lanzamientos y saltos; y nacería para el vóley peruano una estrella.

Tener un padre estricto en la disciplina diaria, como lo era el señor Zunshu Asato, es muchas veces agobiante, y ser la única hija de cinco hermanos tal vez la hacía la engreída de papá. Así de recto como buen practicante de lucha en el Japón era el padre de Olga. Simple en el quehacer de las cosas y disciplinado en la educación de sus hijos. Un padre que, en las primeras horas de la mañana, y sin que nadie lo notara, salía rumbo al kiosko de los periódicos solo para enterarse en los diarios cómo le iba a su querida hija en las giras deportivas alrededor del mundo. La razón de ser y el vínculo que los une hace que el padre, en su silencio, vele por la hija en su camino a la gloria.

Y tal vez la humildad de una madre, retratada en la señora Ushi Hichiya, sea la tradición de su querido Okinawa, aquella tierra de origen que supo regalarnos la fuerza y el carácter de una jugadora para el vóley de nuestro querido Perú. Olga Asato Hichiya en lo más alto del deporte peruano: los laureles deportivos. Esta es la máxima distinción otorgada por el Gobierno a un deportista y lucen colocadas en el frontis de nuestro principal recinto deportivo, el Estadio Nacional. Olga Asato es la única dama nikkei que ostenta este galardón. La acompañan tres caballeros deportistas de nuestra colectividad: Humberto Suguimitzu (billar), Akio Tamashiro (karate) y don Gerardo Maruy (dirigente).

Una década en la vida dedicada a su deporte favorito, el vóley. Olga Asato lo dio todo y fue la ausencia en la mesa familiar, el lugar vacío que siempre extrañaba. Aprendió la disciplina en la recta presencia del entrenador Akira Kato. Cada noche de juego o entrenamiento sus prendas personales eran lavadas por las mismas jugadoras. Una noche después de lavar se metió a la ducha y mientras se bañaba su polo se había caído y taponeaba el orificio del desagüe. Diez minutos después, la inundación atrajo la presencia de todas las chicas, que con trapos secaban y escurrían el cuarto del hotel. Hechos y anécdotas que aún hoy tienen presencia en cada conversación con sus amigas que nos dieron tantos lauros y alegrías en el deporte de la net alta.

Las nuevas generaciones de deportistas del AELU estarían más al tanto en sus respectivas disciplinas si existiera en el Estadio La Unión la “Galería de Deportistas Nikkei”. Aquello llevaría a que muchos aspirantes sientan el deseo de llegar a estar junto a sus ídolos. Olga Asato, Humberto Suguimitsu, Akio Tamashiro y Gerardo Maruy, acompañados de Gladys Moriyama (tenis de mesa), Teófilo Toda (ciclismo), Isabel Onchi (bowling), Luis Minami (boxeo), Juan Hasegawa (atletismo), Ricardo Nakagawa y Tito Ychikawa (tenis de campo), entre muchos otros deportistas que son ejemplos de distintas disciplinas.

Hoy el rumbo de muchas personas de la tercera edad son las instalaciones del AELU. En días de semana, y en espera de la salida de los nietos del Colegio La Unión, los abuelos somos un conjunto que acapara el “Rincón de la Señorita Conny”. Ahí su exquisito café es la sabia tolerancia de la espera y la noble actitud de hacer amistad en nuestros días de jubilación.                                                                                          

Fue ahí precisamente donde dio inicio mi amistad con la señora Olga Asato de Kochi. Los años siempre serán el respaldo de toda una vida de sacrificios, trabajo y gloria. Olguita tiende a callar toda una vida de glorioso vóley peruano. A simple vista, nadie creería estar frente a tan magnífica jugadora que nos representó en jornadas memorables de nuestra historia deportiva. Tal vez la veamos más menudita que en sus horas de gloria, pero la personalidad, actitud y temple siempre serán vistos como promesa de un pasado de vida, trabajo, enseñanza y cariño hacia lo que uno anhela.

Se va haciendo de noche y los primeros abuelos han partido con sus nietos a sus hogares. Olguita se levanta, con su café en mano, y dirige la mirada hacia el coliseo cerrado. Busca con la vista a su nieto Adrián, que enfila sus pasos al lado de sus padres Juani Sakuda y Naomi Kochi Asato, un verdadero trío de deportistas que hacen del AELU su segundo hogar.

Condecoración con los Laurelles Deportivos alrededor de 1969.


Presencia de Olga Asato Hichiya en la selección

Como jugadora

  • Juegos Olímpicos México                   cuarto lugar
  • Mundial de Bulgaria                            --
  • Copa del Mundo Uruguay                  cuarto lugar
  • Panamericano Winnipeg                    segundo lugar
  • Panamericano Cali                              segundo lugar
  • Bolivariano Maracaibo                        primer lugar
  • Bolivariano Panamá                            primer lugar
  • Sudamericano Santos                         primer lugar
  • Sudamericano Montevideo                primer lugar
  • Sudamericano Caracas                       segundo lugar
  • Sudamericano Bucaramanga            primer lugar

Como entrenadora  

  • Bolivariano Barquisimeto               primer lugar
  • Sudamericano Sao Paulo                primer lugar
  • Sudamericano Asunción                 primer lugar

© 2020 Luis Iguchi

13 Stars

Nima-kai Favorites

Do you like this story? Login or register to give it a star! The Nikkei Sports stories with the most stars will be translated into our other site languages! You have to be logged in to your Nima account to vote.

NikksiSports Olga Asato Hichiya peru volleyball

About this series

Con la mayoría de los grandes eventos deportivos, incluyendo los Juegos Olímpicos 2020 en Tokio, cancelados o postergados debido a la pandemia del COVID-19, la gente echa de menos experimentar los deportes en vivo. Para esta edición de Crónicas Nikkei, te invitamos a compartir historias sobre deportes nikkei. Esperamos que al compartir ideas y recuerdos de los pasatiempos que amamos, pueda ayudar a unirnos y reconfortarnos en tiempos difíciles.

¿Qué hace que los deportes nikkei sean más que solo un juego para ti? Probablemente, te gustaría escribir sobre tus héroes deportivos nikkei o el impacto de los atletas japoneses en tu identidad nikkei. ¿Tus padres se conocieron a través de una liga de básquetbol o de bolos nikkei? ¿Te intriga un capítulo importante de la historia de los deportes nikkei, como los equipos de béisbol issei y nisei de la época de preguerra?

Lea las historias de Deportes Nikkei y ayude a seleccionar la favorita de la comunidad Nima-kai >>

El último día de votación es el 30 de NOVIEMBRE.

*Los envíos para Deportes Nikkei cerraron el 31 de octubre. ¡Muchas gracias a todos los que enviaron las historias!


Mira también estas series de Crónicas Nikkei >>


<<Socio comunitario: Terasaki Budokan - Little Tokyo Service Center>>