Select a primary language to get the most out of our Journal pages:
English 日本語 Español Português

We have made a lot of improvements to our Journal section pages. Please send your feedback to editor@DiscoverNikkei.org!

culture

es

Nomi Sasaki se inspira en Chabuca Granda para dibujar la migración

Expresarse con la palabra, con una canción o un dibujo. Estas tres formas confluyen en la aventura creativa de la artista visual Nomi Sasaki quien, luego de varios viajes, horas escuchando a Chabuca Granda y de meditar sobre el origen de la gente, la migración y la conexión con la tierra creó “En la grama”, una serie de 30 dibujos inspirados en la canción del mismo nombre que escribió la compositora e intérprete peruana. 

“No sé qué me picó”, dice Nomi, recordando que todo empezó en agosto del 2017, en la época en que viajaba junto a su hermana, la violinista Pauchi Sasaki, en su gira. “Sentir esa elegancia en el andar, eso es Chabuca Granda. Como la gente que baila marinera, que tiene otro semblante, todo eso se siente en su música”. Lo siguiente fue llevar esas sensaciones al papel, buscar un estilo que conecte con esa sensibilidad que trata del arraigo de las personas con su lugar de nacimiento.

“Quiero perder la espalda entre la grama, y así echar las raíces donde quiero”, canta Chabuca en una de sus composiciones menos difundidas, editada en 2005, en un disco con varios temas inéditos que fueron grabados cuando la artista tenía cerca de 50 años. Esa canción ha llevado a Nomi a pensar en sus abuelos migrantes, en la inquietud que los llevó a venir al Perú, un acto que ella agradece porque se siente afortunada de haber “nacido en este maravilloso país”.

Exposición “En la grama” presentada por Nomi Sasaki en el Centro Cultural Peruano Japonés. . (Foto: © APJ / Ricardo Espinoza)


LECCIONES EN TINTA

Nomi Sasaki se inspiró en una canción para presentar su exposición “En la grama”, que la llevó a pensar en sus abuelos migrantes. (Foto: © Leonardo Ramírez)

Desde niña, Nomi viajaba a Japón para visitar a su abuela en Tokio. Allá aprendió el shodō, la caligrafía japonesa que se hace con un pincel y tinta china. Considerado todo un arte, para ella fue difícil aprenderlo. “Es difícil hasta para los japoneses y es peor si no se sabe el idioma porque vemos textos de hace más de dos mil años”, cuenta. Tenía quince años y esa inquietud la acompañó al volver a Perú, donde no encontraba un lugar donde perfeccionar este arte.

“Hay una carga cultural muy fuerte sobre la tinta china. Algunos la subestiman, pero es un universo que no solo demanda técnica, es una tradición que aquí no se ha tomado”, añade. Actualmente, Nomi se dedica a la gestión cultural y el videoarte, pero siempre le gustó dibujar, así que de forma autodidacta ha probado con diversas técnicas y estilos, desde acuarela al dibujo en vivo. Hacerlo con tinta china presentó sus dificultades particulares.

“El papel de arroz es difícil de trabajar porque se forman ondas, se tiene que engrudar y es un proceso que no se encuentra aquí”. Por suerte, en 2017, Nomi encontró un papel similar que la motivó a dibujar, creando una gran producción de la que son parte los treinta dibujos, de más de ochenta, que seleccionó para la muestra que se exhibe del 10 de enero al 3 de febrero en la galería de arte Ryoichi Jinnai del Centro Cultural Peruano Japonés junto a un video.

HOMENAJE FAMILIAR

Piezas que forman parte de la exposición “En la grama”. 

Para Nomi, esta muestra es un homenaje a sus abuelos migrantes y a su identidad, que siente muy peruana pero en la que siempre aflora esa sensibilidad oriental. “Siempre he sentido esa conexión”, añade, por lo que la ha emocionado saber que su madre se está dedicando a traducir el cuaderno de su abuelo para conocer qué inquietudes tenía al venir al Perú. 

Mientras dibujaba, a la joven artista le daba vueltas al tema del proceso migratorio, algo que ha llevado consigo siempre pero que en los últimos años, en viajes personales y acompañando a su hermana en su gira, en la que ella se encargaba del concepto visual, se ha hecho más frecuente. “Siempre nos preguntan si somos japonesas, entonces les contamos la historia de nuestros abuelos”.

Ahora Nomi se prepara para un viaje más: en febrero de 2018 realizará una maestría de Arte y Tecnología en la Universidad de las Artes y el Diseño Industrial de Linz, Austria. Por eso, presentar estos dibujos es una forma de cerrar un círculo que le ha permitido llegar a conclusiones filosóficamente bellas. “Me di cuenta de que somos más plantas de lo que creemos. Somos como flores, tenemos nuestras raíces, idiomas y creencias con las que crecemos condicionados por nuestro ambiente”.

PLANTAS CON SENTIDO

(Foto: © Leonardo Ramírez)

Esos trazos que Nomi Sasaki hacía en sus sesiones creativas la llevaban siempre a dibujar plantas, flores, que tienen que ver con la esencia humana y con la naturaleza. “La tinta china tiene que ver con el taoísmo, por eso en los paisajes chinos siempre hay un elemento vivo, las plantas, el río, que representa al movimiento, un elemento humano, que puede ser una choza o una persona, y que tiene que ver con el presente, y la montaña envuelta en niebla, que tiene que ver con lo que se esconde y se revela”. 

Esta mística está presente en los dibujos de Nomi, que guardan más significados de los que se pueden ver. “Un amiga que es ingeniera forestal me decía que la misma papa nativa que crece a más de cuatro mil metros y sale moradita, si se siembra en Lima sale blanca, y es por su genética. Hay cosas que salen más bellas en esas tierras a más de cuatro mil metros y tiene que ver con cómo influye en nosotros el entorno en que nos desarrollamos”.

Su mirada filosófica, acompañada por un pequeño lunar debajo de su ojo izquierdo, como una mancha de tinta china, aflora en la naturaleza de esta artista que ha vivido este proceso creativo de manera intuitiva, aprendiendo y experimentando la magia de la creación, “del papel en blanco en el que se anuncia el instante de la existencia”, dice parafraseando la sabiduría oriental. Bellas palabras que ha sabido llevar al dibujo.

 

* Este artículo se publica gracias al convenio entre la Asociación Peruano Japonesa (APJ) y el Proyecto Discover Nikkei. Artículo publicado originalmente en la revista Kaikan Nº 117, y adaptado para Discover Nikkei.

 

© 2018 Texto y fotos: Asociación Peruano Japonesa

art identity Nomi Sasaki peru sumi-en