Select a primary language to get the most out of our Journal pages:
English 日本語 Español Português

We have made a lot of improvements to our Journal section pages. Please send your feedback to editor@DiscoverNikkei.org!

¿Es o no una ventaja ser Nikkei?

La contribución en la agricultura de los inmigrantes japoneses

La apertura de la inmigración japonesa en el Paraguay, ocurrido en el año 1936, se concretó bajo el gobierno del Coronel Rafael Franco, para el efecto se estableció la siguiente cláusula en la que el gobierno del Paraguay aceptada a 100 familias japonesas agrícolas en forma experimental. La Compañía Colonizadora del Paraguay, PARATAKU*, establecida para tal efecto en el país. Para un adecuado ordenamiento en el desarrollo de la colonia, había traído primero a inmigrantes guías desde el Brasil de manera que, con sus experiencias previas pudieran orientar a los que llegasen posteriormente desde Japón. Entre ellos vino Kichigoro Moriya, experto en las plantaciones del algodón, por haber sido Paraguay uno de los principales exportadores de ese rubro en la América del Sur.

De esta manera, tanto la colonizadora como los inmigrantes, fieles al contrato inicial se dedicaron a la agricultura. A pesar de muchas dificultades sorteadas como la helada, la sequía, la invasión de langostas, el aislamiento geográfico, los inmigrantes han dado ejemplo de laboriosidad y calidad de sus productos, mediante la diversidad y la opción de plantar otras especies de cultivos de las semillas que ellos habían traídos desde el lejano Japón como el caso de la soja, que solo consumían las familias japonesas. Era interesante la interacción y la solidaridad en compartir las cosechas y sus productos entre las distintas familias. Se saboreaba todas las comidas posibles de la cosecha convertidas en manjares japoneses. Cada hogar fabricaba su propio miso, salsa de soja,tofu, nattoo y el infaltable mochi y el sushi para el año nuevo y el wagashi para los casamientos.

Mientras que los inmigrantes de la segunda etapa de inmigración, es decir los que llegaron después de la Segunda Guerra Mundial también fueron agricultores y llegaron establecer colonias agrícolas en la rica zona del sur este del Paraguay con tierra roja, apta para la agricultura. Era impresionante observar, durante los inicios de la colonización (1955-1960) cuando todavía no existía la ruta asfaltada hacia esos asentamientos, el polvo rojo que se levantaba en la carretera con el paso de los motores, que no dejaban divisar ni diez metros por delante y, que hacía enrojecer desde la cabeza hasta las prendas íntimas. En los días de lluvia se convertía en lodo rojo muy resbaladizo que obstaculizaba el transito.

En los años cincuenta, los bosques vírgenes cubrían más de las 3/4 parte del territorio nacional y era necesario la talla de árboles para preparar terrenos aptos para la agricultura. En aquellos tiempos, no existían exigencias de reforestación ni protección ecológica como programa de gobierno. En viajes por avión se observaba el color verde tan intenso de los bosques del Paraguay al cruzar la frontera con el Brasil. Por tratarse de suelos vírgenes, muy pronto la agricultura floreció en esas zonas con una exuberancia increíble. Su principal producción era la soja, el trigo, maíz, sorgo, variedad de frutales, la macadamia y las hortalizas, con un impacto especial en el cultivo del tomate hasta el punto que todos los paraguayos decían; “Desde que vinieron los japoneses comemos tomate todo el año.”

Las cooperativas agrícolas y su repercusión social y económica

A los 12 años de la fundación de la primera colonia japonesa, se crea la Cooperativa Agrícola en La Colmena con un total de 74 miembros, lo que permitió reactivar la producción y comercialización de sus productos e implementar algunas fábricas de extracción agrícola y frutícola. Así mismo en el año 1952, debido a la considerable producción de algodón entre japoneses y paraguayos se instaló grades acopiadores de algodón y era considerado “el oro blanco” paraguayo entre los mejores del mundo.

La labor de la cooperativa agrícola fue de mucha importancia en la comunidad tanto en los que se refiere a la ayuda social y educacional como la construcción de caminos y la apertura del colegio secundario en La Colmena. En el año 1973 recibe una mención especial del Ministro de Agricultura y Ganadería, Henando Bertoni por considerar como un modelo de cooperativa en el Paraguay y por el desarrollo agroindustrial que promovió.

Como se ha señalado la inmigración de la post guerra se inicia en el año 1954, época en la que el Paraguay estuvo envuelto en constantes revoluciones internas e inestabilidad económica. Por lo tanto, la creación de las cooperativas agrícolas en cada colonia era una prioridad, teniendo en cuenta el modelo exitoso de La Colmena se fueron creando en la medida de la organización de las nuevas colonias en el país. En el año 1984 se creó la Central Cooperativa Nikkei Agrícola Limitada que aglutinó a seis cooperativas existentes de las colonias japonesas. Su primer presidente fue Yoshihiko Koda quien dio a la entidad suficiente garantía y prosperidad para el logro el éxito.

Ente los principales logros alcanzados por las cooperativas japonesas se pueden mencionar los siguientes:
- Unidad de criterio para la consecución de un objetivo común.
- Mejoramiento de la producción agrícola mediante la mecanización y la “siembra directa.”
- Comercialización de sus productos en el mercado nacional e internacional.
- Mejoramiento de la calidad de semilla de la soja, mediante el apoyo e la JICA
(Agencia de Cooperación Internacional del Japón).
- Industrialización de sus productos.
- Acceso a créditos de bancos nacionales y la JICA.
- Convierte al Paraguay, la producción agrícola como el principal fuente de ingreso de divisa al país.

Lo que en los años sesenta, el cultivo de la soja era casi exclusividad de todas las colonias japonesas, en la actualidad se ha convertido en el principal rubro de exportación del Paraguay y uno de los mayores exportadores de soja del mundo.

En casi todos los países de las Americas, las actividades de los inmigrantes japoneses de la primera época radicaba en la agricultura, horticultura y fruticultura y en algunos países la floricultura. Esto era, tanto en el norte como en el sur. Sólo que, en la actualidad los países que mas del 50% de la población japonesa y Nikkei dedican a la agricultura son Bolivia y Paraguay y, luego viene el Brasil. Este importante rubro de alimentación es tan significativo en la protección del futuro de los habitantes del planeta y, estos japoneses y Nikkei siguen produciendo calidad, y excelencia con tanto esmero y cuidado necesario que es, sin duda, una garantía para todos los consumidores.



Nota:
* PARATAKU es la subsidiaria de la Brasil Takushoku Kumiai, BRATAKU (Brataku es la subsidiaria del BRATAKU) que a su vez dependía del TAKUMUSHO, Ministerio de Emigración del Japón. Se fundó en el Paraguay en el año 1936 con el propósito de organizar la inmigración japonesa por primera vez en el país. Sus tareas consistieron en la gestión con el Gobierno del Paraguay, la búsqueda del terreno, la planificación de la colonia y su posterior asistencia en el asentamiento de los japoneses en La Colmena.

 

BIBLIOGRAFÍA:

Banco Interamericano de desarrollo. En Cuando oriente llegó a las Americas. Capitulo 12. Paraguay. Las cooperativas agrícolas y el boom de la soja. Por Emi Kasamatsu. Washington D.C. 2005.

Kasamatsu Emi. La presencia japonesa en el Paraguay. Biblioteca de estudios paraguayos Universidad Católica. Asunción 1997.

© 2007 Emi Kasamatsu

About this series

Emi Kamatsu hace un desarrollo histórico del Paraguay desde los primeros inmigrantes hasta la actualidad. Indaga en las barreras de los países receptores de inmigración japonesa: económica, política, cultural. La herencia organizacional, moral y ética de la era Meiji, la expulsión postguerra de los kimines , su gran aporte al desarrollo cooperativo y asociativo a pesar de la segregación. Finalmente, el cambio generacional y contextual.