Select a primary language to get the most out of our Journal pages:
English 日本語 Español Português

We have made a lot of improvements to our Journal section pages. Please send your feedback to editor@DiscoverNikkei.org!

culture

es

La herencia documental de Kiyoshi Sato

El pasado martes 17 de julio falleció don Kiyoshi Sato, experimentado fotógrafo que retrató durante más de seis décadas eventos de la colectividad peruano japonesa. Muchos álbumes conservan como reliquia las fotos captadas por este recordado creador de imágenes.

Don Kiyoshi Sato en su estudio fotográfico.

El señor Kiyoshi Sato (Yamagata, Japón 1919 - Lima, Perú 2007), poseedor de un carácter vivaz e inquieto, decidió a los 16 años realizar una travesía de 40 días para conocer el extranjero. Su destino, Perú.

Aquí lo esperaba su tío Heikichi Sato, quien trajo del Japón el oficio de la fotografía, instalando Fotografía Oriental en la cuadra 7 de la Calle Billinghurst (hoy Mercado Central), quien transmite la magia y la pasión por la fotografía a su sobrino llegado del Japón.

El tío le enseña con el método conocido como el minarai o aprendizaje por observación. Ya con su segunda cámara en mano empieza a retratar exteriores, como los carnavales de 1938 en la Plaza de Armas de Lima. Algunos años después, en 1949, abre las puertas de un moderno estudio fotográfico que bautiza como Foto Asahi en el centro de Lima.

Foto de una locería en Chacra Colorada, 1952.

Característica particular de Kiyoshi Sato era portar la cámara fotográfica de manera itinerante, sea a casas, negocios o locales sociales. Es así como registra los momentos más importantes y significativos de la vida familiar y comunal: el miai shashin o fotografía con fines matrimoniales, los matrimonios mismos, las celebraciones al cumplir 60 años (kanreki ), las bienvenidas, las despedidas, inauguraciones de locales comerciales, aniversarios de clubes y reuniones de año nuevo.

La tarea de salir del estudio y fotografiar en distintos escenarios requería de un equipo portátil. Este estudio transportable constaba de un baúl donde se acomodaban la cámara de galería que utilizaba negativos de 18 x 24cm y un trípode de 20 kilos aproximadamente. Cuando el grupo de personas a fotografiarse era de cuarenta o cincuenta personas, llevaba un químico de magnesio que al detonarse iluminaba sorprendentemente. Posteriormente incorpora el uso de flashes.

Carnavales de Lima, 1938.

El señor Sato, poseedor de un espíritu generoso, no escatimó esfuerzos en transmitir sus conocimientos: fotógrafos de distintas generaciones tuvieron como escuela a Foto Asahi, continuando así la tradición fotográfica de los Sato.

Con los años, propició la creación del Andes Camera Club, cuyo primer presidente fue el peruanista Yoshitaro Amano, contando con más de medio centenar de asociados.

Las fotos de Kiyoshi Sato representan así testimonios de época, retratos de vivencias irrepetibles que quedarán siempre en el recuerdo.

* Adaptado del texto biográfico publicado en el catálogo de la muestra “Kiyoshi Sato. Las imágenes como memoria”, organizada por el departamento de Cultura de la Asociación Peruano Japonesa en el año 2002.

** Este artículo fue publicado originalmente el 19 de julio de 2007 en el sitio web de la Asociación Peruano Japonesa (APJ), Afiliado a Discover Nikkei. ©Texto y fotos: APJ.

© 2007 Asociación Peruano Japonesa and Harumi Nako

kiyoshi sato photographer